Análisis

Análisis volteado de Inversion

Por Daniel Quesada
-

Las circunstancias que sufren los héroes de Inversion son para subirse por las paredes... Literalmente. Para Davis y Leo, las leyes de la gravedad son más inestables que la nariz de Belén Esteban.

Los policías Davis Russel y Leo Delgado son dos auténticos "bros" en la comisaría de Vanguard City. Todo iba bien: Davis iba a acudir al cumple de su hija, pero de repente, todo se pone patas arriba. Unos extraños humanoides llamados Lutadores (que, por su apariencia, parecen extras de una peli de Mad Max) han aparecido de la nada, destruido las ciudades y esclavizado a los pocos supervivientes que quedan.

Estos tipos tienen la capacidad de alterar la gravedad mediante un dispositivo llamado Gravlink. Los muy ladinos pueden hacer que cualquier objeto flote o que una persona camine por las paredes como si fueran el suelo. Ahora, Davis y Leo han de escapar de la siniestra prisión de los Lutadores, encontrar a la hija del primero y, ya que estamos, librar al mundo de estos invasores. ¿Qué pretenden hacer con los desdichados humanos? ¿De dónde han sacado esa tecnología tan revolucionaria? Son preguntas que habrá que resolver a base de metralla...

Armas convencionales, métodos atípicos

Ya desde el acto inicial, todo huele a "Gears of War wannabe". El sistema de combate nos "invita" a disparar, parapetarnos mediante botón contextual y volver a disparar. Por supuesto, todo el escenario está convenientemente atestado de barricadas (¿por qué nunca se combate en medio del Paseo de la Castellana?) que facilitan la tarea. Unos flashforward en los primeros compases nos hacen ver que usaremos las típicas armas de fuego: rifles de francotirador, escopetas, granadas, ametralladoras de posición... Y unas armas de medio alcance que son clavadas a los lancers que usan Marcus Fenix y su escuadrón. Pero todas estas armas se van "descubriendo" a medida que avanzamos en el juego.

 

Después de que Inversion nos ha mostrado a todos los personajes y el escenario de juego, nuestra primera tarea es ayudar a Davis y Leo a escapar de una prisión Lutadore. Puesto que estamos desarmados y en territorio enemigo, la jugabilidad coquetea con la infiltración en esos momentos, pero es algo que no volverá a repetirse en el resto del juego. Después primará la acción pura y dura.

Los ya citados cambios de gravedad son los que aportan el toque diferenciador. Por un lado, hay momentos en los que, por exigencias del guión, se nos obliga a movernos por las paredes o el techo (solo sucede en determinadas ocasiones, nosotros no decidimos cuándo hacerlo). Esos fragmentos son divertidos y recuerdan a ese clásico del cine reciente que es Origen. También hay secciones en las que nos movemos en gravedad cero: nuestros personajes flotan por el escenario y hemos de buscar puntos de apoyo para impulsarnos hacia la salida. También resulta entretenido desenvolverse en estos entornos, aunque no acaban de ser tan interesantes como los vistos en el muy superior Dead Space 2. En parte, porque el control no está tan depurado.

Las otras alteraciones de la gravedad sí dependen de nosotros y del uso que le demos al cañón Gravlink. Su manejo es, en principio, simple: con él disparamos un rayo hacia donde queramos provocar el efecto. Hay dos variantes en nuestro disparo: la gravedad baja sirve para hacer flotar a nuestros enemigos y dejarlos indefensos. Es la que más usamos. Con ella podemos mover objetos (nada nuevo, Half-Life 2 lo hacía mejor hace 8 años), primero pequeños y luego tan grandes como un coche. De esta forma improvisamos parapetos o desbloqueamos partes del camino. También hay algún puzle sencillito en el que hemos de usar esta función. Por si los retos no fueran lo bastante fáciles, nuestros compañeros de acción (además de Leo, a veces van con nosotros otros soldados) nos dirán cómo resolverlo si tardamos más de diez segundos en pensarlo.

La otra función del Gravlink es la gravedad alta, que provoca que ciertos objetos "pesen más" y genera una potente onda de choque que arrasa con todo. De propina, tiene la función secundaria de generar un campo de fuerza que nos protege de los ataques enemigos. A medida que avancemos, será más y más importante combinar la gravedad baja con la alta.

El inevitable "bromance"

Davis y Leo siempre van juntos. Han de cooperar para superar ciertos obstáculos: sujetar un portón mientras otro pasa, auparse para llegar a lugares altos... Puesto que ambos compañeros siempre no se separan y es evidente lo que hay que hacer, ¿qué sentido tiene provocar estas situaciones? ¿Qué aportan a la jugabilidad más que ralentizar? Por otro lado, aunque son comunes los diálogos en los que se recuerdan que lucharan juntos hasta el final y que son amigos del alma, todo suena muy genérico, muy de manual. Desde luego, quedan muy lejos de la química vista, por ejemplo, en Kane & Lynch. Y, por cierto, ¿por qué esa obsesión con que nuestro sidekick sea latino? Dom Santiago se va a poner celosote...

Una oportunidad para el multijugador

Llegados a este punto, quizá penséis que todo en Inversion resulta soso, pero no es así. Los modos multijugador son muy interesantes. Esto se debe en gran parte a que sacan mucho más partido que la Campaña a los cambios de gravedad. La verdad es que montar una batalla de grupo, mientras unos flotan por un lado y otros están cabeza abajo es tan loco y divertido como cabe esperar. ¿El problema? Que sólo se puede jugar online y, al menos desde nuestra experiencia, el número de personas con las que jugar es escaso. La competencia multijugador de los Call of Duty y compañía es demasiado fuerte... En cualquier caso, veremos si en los primeros días de puesta a la venta aumenta el número de jugadores, pues sería una pena desperdiciar sus posibilidades. Hay siete modos de juego, que van desde el clásico todos contra todos, un modo horda y hasta un original reto en el que hay un solo Gravlink en el escenario y debemos luchar por atraparlo. También es posible cooperar durante la campaña. Una vez más, solo online. 

 

A pesar de todas estas bonanzas multiplayer, da la sensación de que Inversion no termina nunca de cuajar. Los héroes son muy genéricos, el desarrollo es lineal y predecible y no se saca partido a las potenciales ventajas de los cambios de gravedad. ¿Por qué hay tan pocas partes en las que nos movemos por las paredes, si son tan curiosas? Hay algún momento suelto que no está mal (esa parte en la que un enorme rascacielos se viene abajo, por ejemplo), pero da la sensación de que ya hemos visto todo esto en otros juegos.

 

Dejamos para el final el que quizá sea su peor defecto: el control. El sistema de puntería es impreciso y acertar con los disparos de gravedad baja es más una cuestión de suerte que de maña. Además, resulta demasiado lento disparar la gravedad baja, atraer un objeto y lanzarlo a los enemigos, por lo que al final te rindes y acabas disparando los enemigos para ahorrar tiempo. Y es que, en el fondo, no hay nada como una buena dosis de plomo...

Valoración

A nivel técnico, llega unos 5 años tarde. La historia apunta maneras, pero no acaba de despegar y el control está descuidado. Eso sí, si conseguís organizar una partida con amigos, el multijugador es muy digno.

Hobby

64

Aceptable

Lo mejor

Ciertos momentos en gravedad cero o boca abajo. El multijugador es muy completo.

Lo peor

Gráficamente está muy anticuado. La campaña es lineal y predecible.

Lecturas recomendadas