Análisis

Análisis de Warface para PC

Por Jorge S. Fernández
-

Versión comentada: PC

El Análisis de Warface para PC nos ofrece mucha acción, conflictos internacionales y frenéticas partidas multijugador.

ACTALIZADO (8/6/2015): Recuperamos nuestro análisis de Warface para PC, con motivo de nuestro concurso especial, en que repartimos más de 400 claves del juego, para que podáis disfrutar de este FPS multijugador "free to play" con ventajas exclsuivas. 

ORIGINAL (1/6/2015): Hemos jugado a Warface, el FPS multijugador de Crytek que ha recibido una gran actualización que añade nuevos mapas cooperativos situados en Africa. Se trata de un Free to Play que se renueva para intentar enganchar a aquellos jugadores que por alguna razón hasta ahora no se han sentido identificados con este juego.

Debatirse entre el bien y el mal

Como siempre el bien debe luchar frente a el mal. El bien en esta ocasión lo encarnan las fuerzas Warface, un conglomerado de unidades que siguiendo la estela del General norteamericano Lee Warton, darán todo lo que tienen y ofrecerán toda su destreza en el campo de batalla por acabar con el dominio mundial de las fuerzas corruptas de Blackwood.

En el otro lado se sitúa Blackwood, una fuerza destinada a defender los lobbys del dinero y el poder a toda costa, para ello disponen de unidades pesadas en mayor número, incluso de temindos titanes, una especie de Mechs a lo Titanfall a los que no les temblará la mano para acabar con  las fuerzas de Warface.

Cuatro clases con las que sentirnos identificados

En Warface vamos a poder elegir entre distintas clases de soldado, y en ese aspecto desde Crytek no han sido demasiado originales.  Podremos elegir entre ser Rifleman, comenzando con el rifle de asalto R4A1, en una configuración en la que predomina el arsenal pesado y el fuego a media distancia.

No podía faltar el Sniper que como la mayoría sabéis está especializado en el fuego a distancia y con gran precisión. Nuestro equipo de partida en esta clase es el rifle SVK. En cuanto al médico, sus características son obvias, y nos permitirá poder ayudar a nuestros compañeros cuando se encuentren en una situación delicada. Su arma de salida es la escopeta Richmond 770. El ingeniero es el encargado de dar soporte y mejorar la armadura y capacidades defensivas de sus compañeros, mientras abre fuego gracias a la Z84 especial que porta.

Cada una de estas clases se complementan entre sí y potencian sus habilidades en pleno combate gracias a las posibiliades de interactividad entre los distintos jugadores que brinda el juego. Este aspecto sin duda es uno de los más destacados de Warface, ya que en numerosos momentos de cada misión nos toparemos con lugares donde será crucial la ayuda de nuestros compañeros.

Una mano lava a la otra

En Warface cobran especial protagonismo la interacción de los jugadores con los demás compañeros de equipo y con el escenario que nos rodea en cada misión. Una vez terminas el tutorial de Warface, que por otro lado es bastante sencillo, conciso y breve, tendremos aprendidas unas serie de técnicas que nos serán útiles durante el combate. Y es que en este juego nos encontraremos con numerosos lugares de cada escenario donde tendremos que echar mano de los compañeros.

Hay determinadas zonas, como paredes o vallas donde necesitaremos de la ayuda de un compañero para poder sortear estos obstáculos. Por ejemplo, si nos encontramos ante alguno de estos obstáculos y necesitamos sortearlos, podremos pedir a uno de nuestros compañeros  que nos sirva de plataforma para impulsarnos y poder saltar el obstáculo. Una vez nosotros estemos arriba, podremos tender la mano a nuestro compañero y ayudarle a su vez a sortear la valla o pared de turno.

Todos estos lugares están bien diferenciados dentro del mapeado, con gráficos en color verde que nos muestran que en esos lugares debemos utilizar la ayuda de nuestros compañeros. Pero además de esto, aunque no es Parkour ni de lejos, podemos dar unos buenos brincos e infiltrarnos en edificios con ágiles movimientos. Con la barra espaciadora podremos saltar por aquellas fachadas y grietas de cada edificio donde veamos una flecha de color verde. Esto nos viene muy bien cuando nos vemos bajo intenso fuego enemigo y queremos encontrar un buen sitio donde resguardarnos.

En cuanto a la interacción con nuestros compañeros, nos permitirá también compartir munición cuando se le haya acabado a un compañero, recogerles del suelo, darles una segunda oportunidad tras haber sido abatidos y varias opciones que ahondan en este aspecto tqan especial de Warface.

Pero además de esto, hay una serie de factores que le confieren cierta personalidad a Warface, como por ejemplo la configuración en tiempo real de nuestro arma. En cualquier momento de la misión, podemos pulsar la tecla C para abrir este menú. En este momento nuestro personaje mostrará completamente el arma y a su vez todas las opciones que hay a nuestro alcance para personalizar su uso. Por ejemplo podemos modificar aspectos como la mirilla, por lo que en una misma misión podemos luchar con ella sobre el arma o prescindir totalmente de ella y apuntar directamente a ojo. También en un momento dado nos puede venir mejor enroscar un silenciador al arma, por lo que no hará falta configurar este aspecto antes de comenzar la partida, sino que durante su desarrollo podemos configurar estos aspectos como queramos.

Modos de juego

Como en todo Free to Play, y más siendo un FPS, el grueso de modos de juego es bastante común a otros títulos similares. Podemos encontrar team Deatmatch, asalto a la bandera, dominación o modo libre en el que nos lanzamos solos al ruedo para sobrevivir de entre decenas de otros jugadores. Destacan tres modos de juego sobre el resto, al menos a nuestro parecer. Uno se llama destrucción, y nos propone capturar un puesto de control común para ambos equipos, desde donde además podremos lanzar un ataque aéreo contra el enemigo. En total son tres raids los que podremos hacer en cada partida contra el enemigo para destruir sus posiciones. Si el puesto de control pasa más de 120 segundos sin ser tomado por nadie, la partida terminará de forma automática.

 

El modo Plant the Bomb nos propone introducir en la base enemiga una bomba para luego detonarla. En este tipo de misiones el trabajo en equipo es crucial para que la misión llegue a buen puerto. La coordinación entre todos los jugadores es clave para poder derrotar al enemigo plantando la bomba en ese lugar que terminará con su complejo militar, aquí las dotes de infiltración y estrategia del equipo quedan más a la luz que nunca.

Partidas cooperativas

A nuestro modo de ver, este es el modo de juego más divertido, las que nos enfrentan a varios jugadores distintos frente a un enemigo común, controlado por la IA de Warface. Estos escenarios vienen a ser de alguna manera una especie de modo campaña de Warface, pero es un modo campaña que debemos compartir con los demás jugadores. Y es que cada día se añaden nuevas misiones para completar junto a nuestros amigos o junto a perfectos desconocidos.

Es en este modo donde se han añadido los nuevos escenarios situados en Africa, en un grupo de misiones que pretenden sacar a Blackwood de su guarida. En este modo de juego podemos jugar escenarios múltiples, esto quiere decir que para conseguir superar una misión tendremos que salir victoriosos de dos mapas distintos encadenados entre sí. Normalmente todas las partidas comienzan en el helicóptero que nos lleva hasta el punto de despliegue. Para completar cada misión, tendremos que llegar hasta un punto de extracción donde nos esperará de nuevo el helicóptero.

Por el camino, tendremos que desbloquear pouertas informatizadas, activar mecanismos y terminales de comunicaciones, sabotear equipos informáticos, y un largo etcétera de situaciones donde nos da la sensación de estar ante partidas más propias de una campaña individuial que de un multijugador. Si a esto le unimos a los enemigos, que son bots controlados por el ordenador, la sensación de juego en campaña es mucho mayor.

Hay que reconocer que es el mejor modo para inciarse en Warface, porque nos proporciona una diversión manejable. ¿Y a qué me refiero con esto? Pues a que a pesar de ser novatos en este juego e incluso en el género, podremos luchar junto a otros jugadores y no caer a las primeras de cambio como en las partidas deathmatch tradicionales. La IA de los bots es bastante sencilla y nos proporciona una acción asumible desde el minuto uno para cualquier aficionado. Una vez controlemos estas misiones, lo ideal será lanzarse a retos más difíciles, como los modos a muerte por equipos o individuales.Y por supuesto, siempre con la emoción de esperar a ver qué misión suben cada día los de Crytek.

Armas y equipamiento

Aquí entramos en la zona sensible del juego, ya que como buen Free to Play, las armas, armaduras, aspecto visual y una largo etcétera de opciones estarán a nuestra disposición dependiendo del dinero que invirtamos. Con la experiencia del juego obtendremos dinero, lo que nos permitirá hacernos con mejores armas y equipamiento.

Lo malo es que este equipamiento se podrá alquilar por días, y no podremos quedárnoslo salvo que invirtamos grandes sumas de dinero virtual, lo que al final desinfla un poco las expectactivas. Evidentemente tiene que haber un negocio detrás de todo juego y como es lógico no nos van a dar todo gratis desde Crytek. No obstante, sin gastar nada de dinero podemos avanzar en el juego, de forma lenta, pero avanzar al fin y al cabo.

Apartado técnico

En este aspecto Warface cumple bastante bien. Hay que comprender de que se trata de un juego Free to Play, por lo que la compatibilidad del hardware con las distintas configuraciones de juego debe ser amplia. Es por esto que aunque cuenta con el Cryengine, no vamos a encotrarnos con un Ryse ni nada por el estilo. Warface tiene un aspecto visual atractivo, con buenos gráficos y un aspecto bastante fiel a la realidad.

A esto le ayuda el sonido, que en lo que se refiere a efectos de los disparos, sonidos de cada arma, órdenes entre compañeros y ambientación general, el trabajo de Crytek ha sido execelente. Por carácter general Warface tiene un apartado técnico muy digno y que va a satisfacer a la mayoría de jugadores, ya que se mueve de forma muy fluida y esto ayuda a aportar esa sensación de acción permanente de las que disfrutan sus partidas. Como suele ser norma no está traducido al español pero en este tipo de juegos no es algo que importe realmente, porque la verdad es que hablar, hablamos poco y disparamos mucho.

Conclusión

Warface nos ha gustado mucho, no es para nada el juego del año ni un título que nos ha dejado con la boca abierta. Quizás el secreto de este juego para bien y para mal, es que no destaca ni por arriba ni por abajo. Es un juego muy divertido, y lo que más nos ha gustado es el amplio número de misiones y modos de juego de los que dispone. El modo cooperativo para nosotros es sin duda lo más divertido y cercano a cualquier jugador, ya sea veterano o nuevo.

Si te descargas Warface y te metes de lleno en su cooperativo, te lo vas a pasar en grande. Quizás lo peor del juego sea la IA de los bots enemigos, que en algunos casos rozan lo surreal porque no son capaces de darnos ni aunque estén a medio metro. Pero por lo general nos ha gustado mucho que sin tener que gastar un duro hayamos podido enfrentarnos a titanes portando enormes lanzacohetes, o a helicópteros Apache sobrevolando la ciudad.

Lo que no nos gusta es la poca originalidad en algunos aspectos, como las clases de soldado, que son muy similares a las de cualquier otro free to play, o el dichoso dinero que necesitaremos si queremos mejorar nuestro arsenal y acceder, aunque solo sea por unos días, a mejores armas y complementos de guerra. Nos da la sensación de que lo mejor que podría hacer Crytek con este juego sería convertirlo en un título individual, con su precio final, campaña y multijugador y lanzarlo con su CryEngine en todo su esplendor, como ya ocurrió en otras ocasiones.

En cualquier caso y resumiendo, con la última actualización, Warface ha mejorado bastante, no tiene problemas notorios de lag y además tiene mucho contenido nuevo que lo hace un buen Free to Play. Eso es lo malo, que sólo podemos decir que es bueno, divertido, para pasar un buen rato, pero quizás no es ese título por el que te dejarás los cuartos. En cualquier caso, hay que agradecer que Crytek está forzando la máquina para ofrecer mucho más contenido y en esa trayectoria ascendente se encuentra actualmente.

Si queréis pasar un buen rato con los amigos e incluso de forma individual jugando el cooperativo, este juego es perfecto, si esperáis la quinta escencia técnica y un juego con un sello inconfundible, habrá que seguir esperando un poco más, porque Crytek, ahora sí, se empieza a centrar y a ofrecernos un Warface de cierta calidad. Si os gusta experimentar el combate bélico moderno, dadle una oportunidad, lo vais a pasar bien. Las últimas actualizaciones han conseguido que Warface pase de ser un jugo mediocre a un título de combate bélico multijugador medianamente recomendable, aunque puede que ya se hayan perdido muchos jugadores por el camino. No sería mal momento para volver a darle una oportunidad.

Valoración

Las últimas actualizaciones le han sentado bien, no es la revolución del género, pero sí un FPS Free to Play lleno de divertidos enfrentamientos militares con multitud de modos de juego

Hobby

80

Muy bueno

Lo mejor

Variedad de modos de juego, el cooperativo, interacción con los de más jugadores en el escenario

Lo peor

Crytek sigue sin arriesgar, clases de soldado escasas y poco originales, IA del modo cooperativo

Lecturas recomendadas