Análisis

Análisis de World War Z para Android e iOS

Por Sergio Gracia
-

La última gran película de Paramount Pictures, basada en la novela de Max Brooks, da el salto, como no podía ser de otra manera, a la industria de los videojuegos, llegando por todo lo alto a terminales con sistemas operativos Android e iOS.

¿Qué ocurre si juntamos tres de los fenómenos más populares del momento en un único campo? Por un lado tenemos el estreno de la película Guerra Mundial Z, dirigida por Marc Foster y protagonizada por Brad Pitt de la cual os 'acabamos' de traer nuestra crítica. Por otra tenemos el renacer del género 'survival horror' y los títulos de supervivencia zombie. Para terminar nos encontramos con el cada vez más próspero mercado de los juegos para terminales móviles. Vaya, como suele decirse, blanco y en botella...

Paramount Digital Entertainment, Plan B y Phosphor Games Studio han visto la ocasión perfecta para darle aún más bombo a la llegada de la película basada en la novela de Max Brooks a la gran pantalla, y claro, no podía haber una súper producción de Hollywood sin su homónimo en la industria de los videojuegos, pero la pregunta es, ¿estará World War Z a la altura del film y, sobre todo, del libro?

La invasión zombie más salvaje

Puede que, para aquel que no sepa absolutamente nada sobre el fenómeno Guerra Mundial Z, éste no sea más que otro juego de supervivencia zombie clónico de otros tantos que llevan en el mercado mucho tiempo, y lo cierto es que, en esencia, así es, sin embargo la creativa mente de Max Brooks creó un tipo de muertos vivientes temible, mucho más terrorífico que todos cuantos hemos visto hasta ahora, el tipo de zombie más brutal y salvaje que hayamos conocido, y eso da mucho miedito.

La mayoría de encuentros que tendremos en World War Z con la mismísima muerte serán 'esporádicos', enfrentándonos a unos pocos zombies que aparecerán por uno u otro rincón, en ocasiones esperado, en otras sorpresivamente, sin embargo también seremos testigos y partícipes en secuencias mucho más frenéticas, llenas de tensión y espectacularidad, sacadas directamente de la idea de la novela y la película. Montañas de muertos vivientes capaces de alcanzar la azotea de un enorme rascacielos, auténticos ríos de zombies que se llevan por delante coches y todo tipo de mobiliario urbano como si de cajas de cartón se tratasen. Estos bichos son fuertes y rápidos y están hambrientos, así que no podremos despistarnos ni por un segundo.

Adaptándose a los tiempos

World War Z es, ante todo, un FPS en el que el buen control es vital para poder salir vivo de cada situación de peligro, y por ello necesita una mecánica de juego acorde a su planteamiento. Normalmente jugar con la pantalla táctil de nuestro 'smartphone' o 'tablet' no llega a alcanzar el resultado deseado, ni mucho menos comparable con la experiencia que nos proporciona un pad, sin embargo Phosphor Games Studio han hecho un gran trabajo con éste.

Las opciones del juego nos permiten ajustar a antojo cómo desplazarnos y cómo apuntar, pudiendo realizar diferentes combinaciones hasta encontrarnos totalmente cómodos con el resultado. Probablemente nos encontremos ante uno de los mejores controles adaptados para este tipo de terminales móviles en un 'first person shooter' y, aunque aún hay cosas que pueden mejorarse, la experiencia final es más que gratificante. Uno de los grandes aciertos en este sentido, por ejemplo, es la inclusión de un botón que nos permite girar 180º de golpe y rápidamente para hacer frente a cualquier peligro que nos venga por la espalda.

Podría decirse que World War Z se divide en dos tipos de sistemas de combate: a distancia, con armas de fuego, y cuerpo a cuerpo. El juego se adapta en todo momento a cada situación, así pues, si en un punto concreto aparece un zombie demasiado cerca entraremos en modo melee, teniendo que esquivar al muerto viviente para, después, realizar el contraataque. Esto quiere decir que no podremos escoger de qué forma afrontar un combate, pues el juego elige por nosotros, bloqueando todos nuestros movimientos (no podremos desplazarnos) hasta que acabemos con la oleada de enemigos. El resultado no está del todo mal, pero desde luego habría sido mucho más interesante que ofrecieran total libertad.

El juego resulta bastante compasivo en muchos momentos, pues a lo largo de toda la partida encontraremos munición, botiquines para curarnos o elementos con los que obtener experiencia para, más tarde, mejorar nuestro equipamiento. Ahora bien, estos bonus no nos 'saltarán a la cara', pues tendremos que dedicar un mínimo de tiempo a explorar las diferentes zonas que, por otra parte y al ser cerradas, no nos restarán más que unos pocos minutos.

La experiencia la conseguiremos a lo largo de la aventura, ya sea con documentos que encontremos o registrando cadáveres pero, ¿para qué sirven estos puntos? No, World War Z no cuenta con un sistema de niveles, en esta ocasión la experiencia hace las veces de moneda de cambio para adquirir nuevo equipamiento, un concepto que no terminamos de entender pero que, oye, así es.

En todo momento podremos adquirir nuevas armas y armaduras. En total encontramos ocho armas de cuerpo a cuerpo y de fuego y 14 tipos de armadura, tan dispares y estrambóticas como revistas enrolladas con cinta, una cota de malla o, citando literalmente, 'brazaletes con pinchos tipo Emo'. Podremos mejorar todos estos elementos de ataque y defensa gastando más experiencia, al igual que también podremos adquirir munición o botiquines.

Varios modos de juego

World War Z nos ofrece dos modos de juego diferentes. El primero, el modo Historia, nos cuenta todo lo que está sucediendo en el mundo de la mano de Doug, quien intentará sobrevivir para reunirse con su hijo Rob. Recorreremos diferentes partes del globo, desde Denver hasta Kioto, en Japón, donde supuestamente se encuentra nuestro primogénito. Por otra parte nos encontramos con el modo Reto. Aquí, tal y como indica su nombre, se nos propondrán diferentes tipos de 'logros' para cada escenario. A medida que los vayamos cumpliendo recibiremos puntos de experiencia como recompensa para el modo campaña.

A grandes rasgos ambos modos son 'más de lo mismo', pero al menos ofrecen un pequeño toque de variedad que no le sienta nada mal y, sobre todo en el modo Reto, un componente de superación y, por qué no, entrenamiento de lo más adictivo.

Puede que World War Z no vaya a pasar a los anales de la historia como el mejor juego de Android e iOS. En momentos se hace repetitivo y algo tedioso, pero las escenas de pura acción son increíbles y, desde luego, merece la pena por menos de 1€, más aún después de haber resuelto, presumiblemente, un importante problema que nos impedía iniciar el juego en sus primeras versiones.

Valoración

Un juego que podría haber sacado mucho más partido de una licencia que está en pleno estreno.

Hobby

76

Bueno

Lo mejor

La ambientación y el sistema de evolución.

Lo peor

Algunos momentos aburridos y pequeños fallos gráficos.

Lecturas recomendadas