Análisis

Análisis de WWE 2K16 para PS4 y Xbox One

Por Daniel Acal
-

Versión comentada: PS4

Publicamos nuestro análisis de WWE 2K16 justo el día en el que juego se pone a la venta en nuestro país para gozo y deleite de una fiel parroquia de fanáticos que continúan siguiendo todo lo que rodea a este fabuloso espectáculo aunque ya no goce de tanta popularidad aquí como antaño.

Hace unos años, la WWE gozaba de gran popularidad en nuestro país (fruto de una "segunda fiebre" por el wrestling que vivimos cuando cierta cadena volvió a emitir estos combates por la tele). En los tiempos de PS2, los Smackdown vs Raw vendían como churros, y esa inercia les hizo mantener el tipo en la anterior generación sobreviviendo incluso a la bancarrota de su anterior editoria (la tristemente extinta THQ). Y así llegamos hasta la presente generación de consolas, en la que los WWE también han sabido adaptarse.

Como viene siendo habitual desde que 2K se hiciera con la franquicia tras el cierre de THQ, el modo Mi Carrera sigue teniendo mucho peso en WWE 2K16. Nuestro objetivo vuelve crearnos una superestrella y llevarla hasta lo más alto, desde sus primeros combates en NXT hasta conquistar el llamado Hall of Fame. Antes de comenzar deberemos crear a nuestro luchador usando un editor más completo que el otras entregas (complexión, cara, peinado, tatuajes, complementos varios…), aunque también podremos hacerlo a partir de una foto nuestra o importar superestrellas que hayamos modificado previamente. Y hablando de esto, tendremos que habilitar la opción de si queremos que las superestrellas de nuestros amigos puedan invadir nuestra partida. Obviamente según vayamos progresando en este modo podremos potenciar nuestros atributos (unos 30 en total), aunque eso sí, ya os avisamos de que el avance es bastante lento en este sentido.

En el Centro WWE Performance de Florida daremos nuestros primeros pasos en el mundillo, para luego empezar a pelear en la NXT. Y a partir de ahí, las cosas empezarán a ponerse serias... Pero en esta edición se deja más libertad de elección al jugador. La idea es que no haya dos modos “Mi Carrera” iguales, con lo que tu trayectoria dentro de esta disciplina no tendrá nada que ver con la de tus amigos. El objetivo será, como hemos mencionado, conquistar el Hall of Fame (que se compone de multitud de de desafíos, algunos principales y otros secundarios como triunfar en los Wrestlemania, ser capaz de mantener en posesión cualquier título durante como mínicmo un año, ganar tres Royal Rumble, ser capaz de alzarse con la victoria en cada uno campeonatos..,). Pero el “cómo lo hagamos” dependerá más que nunca de lo que nosotros decidamos. Por ejemplo, podemos decidir estar muchos años reinando en NXT Championship sin movernos de ahí. Más adelante nos esperan United States Championship, Intercontinenta Championship, Tag Team Championship, World Heavyweight Championship…. pero seremos nosotros quienes decidamos a qué cetro queremos optar

Afinidades y rivalidades según nuestra actuación

En nuestro camino iremos grajeándonos afinidades y rivalidades con otras estrellas según nuestras actuaciones y declaraciones. Los periodistas nos preguntarán al terminar cada combate y según lo que digamos y lo agresiva (o no) que sea nuestra respuesta, nuestra carrera trascurrirá por unos derroteros u otros. Cada luchador contará con una serie de parámetros (ególatra/orgulloso; respetuoso/irrespetuoso; valiente/cobarde…) que en nuestro caso irán modificándose en función de lo que hagamos. Eso sí, las conversaciones muchas veces son un tanto absurdas y las preguntas se terminan repitiendo y convirtiéndose en un mero instrumento para modelar el carácter de nuestro luchador de una forma un tanto mecánica. El planteamiento del modo Mi Carrera no dista demasiado de lo visto el año pasado y aunque en líneas generales ha mejorado, aún está lejos de lo que ofrecen los últimos NBA 2K en este sentido. Tal vez si el argumento lo escribiera Vince McMahon como hizo Spike Lee en NBA 2K16, la cosa mejoraría…

El otro modo estrella es el llamado Showcase, una modalidad que como sabréis repasa algunos de los momentos más memorables de la historia de la WWE y que en esta edición estacentrado en la figura de Stone Cold Steve Austin. Repasaremos la carrera de este mítico luchador desde sus inicios (la primera pelea que disputaremos data de 1997 contra el no menos mítico Jake “The Snake” Roberts y en el juego se respeta su presentación televisiva de la época, con su “grano” en la imagen y todo), continuaremos con su liza con Bret Hart y así hasta el punto álgido de la carrera del que es considerado máximo exponente de la Attitude Era, una de las etapas más exitosas de la historia de la WWE (aunque en aquellos tiempos se llamaba WWF).

Pero no sólo se trata de ganar. En los distintos combates del modo Showcase nos irán proponiendo objetivos principales y secundarios (que nos darán acceso a multitud de desbloqueables). Un modo de juego para nostálgicos que no está nada mal, aunque se queda lejos de aquel añorado modo 30 años de Wrestlemania que disfrutamos hace un par de entregas y que, a nuestro juicio, sigue estando en lo más alto del podio del “fan service”. En WWE 2K16 si queremos una ración extra de nostalgia tendremos que recurrir al pase de temporada en que se incluyen algunos míticos combates más (como el encuentro entre los "Sacamantecas" y The Natural Disasters). No serán los únicos contenidos del pase de temporada (que cuesta 24,99 euros) ya que ofrecerá también packs de luchadores como Leyendas (con Big Boss Man, Mr. Perfect y Roddy Piper “el Gaitero”, entre otros) y grandes promesas de la NxT (como Samoa Joe, Diego, Fernando, Blake y Murphy, 30 nuevos movimientos, posibilidad de desbloquear de un plumazo los 270 desbloqueables que hay en el juego…

Y si hablamos de luchadores, WWE 2K16 ofrecerá el plantel más elevado de su historia. Un “roster” que supera los 120 luchadores (el año pasado contaba con unos 80 en total) aunque, eso sí esta cifra incluye los del mencionado pase de temporada y hay que tener en cuenta que hay distintas “versiones” de un mismo luchador. ¡Incluso está presente Arnold Schwarzenegger en su papel de Terminator como incentivo de reserva! Eso sí, este año no encontraréis ni a CM Punk (debido a su salida de la WWE), ni al legendario Hulk Hogan (apartado tras un vídeo publicado en el que hacía comentarios racistas).

Modos de juego para dar y tomar

Siguiendo con los modos de juego de WWE 2K16, también regresa Universo WWE, que recrea el propio calendario, permitiéndonos simular los combates programados, participar en ellos o modificarlos, pudiendo ver cómo se desarrollan y generan todo tipo de rivalidades y alianzas entre las Superestrellas de la WWE y cómo los resultados de los combates anteriores afectan a los siguientes. Y nos queda el modo Exhibición, en el que se concentra toda la variedad y riqueza que encierra este grandioso espectáculo. La oferta es abrumadora. Tipos de combates 1 vs 1 tenemos, además de los normales, bastantes variantes con sus propias reglas y particularidades como “extreme rules”, “falls count anywhere”, “last man standing”, “steel cage”, “submission”, “hell in a cell”, “table” o “TLC”. Por si os parece poco, tenemos también distintas variantes de combates para 3, 4 y 6 luchadores, tres campeonatos distintos, Royal Rumble para 10, 20 o 30 luchadores… Seguimos echando en falta la variante “Inferno” (ausente desde WWE 2K14), aunque se han añadido otras como “ladder” o “tornado tag”. Y no nos olvidamos del Online, que ha sido mejorado tomando buena nota de las sugerencias de la comunidad de fans de la franquicia.

En cuanto al sistema de control, en esta entrega se han introducido algunos cambios dignos de mención y que mejoran la experiencia. A grandes rasgos podemos decir que utiiizamos un botón para los golpes, otro para iniciar la llave (que puede desencadenar un minijuego tipo “piedra, papel o tijera cuyo ganador será quien lleve la iniciativa), otro para lanzar al rival a la esquina o contra las cuerdas y un cuarto para remates y movimientos especiales de cada luchador. Todo ello potenciado con el uso de los gatillos, uno para correr y el otro para los reversals. Y es que, cuanto estemos a merced de nuestros rival, si pulsamos R2 (en la versión PS4, que es la que hemos usado para hacer este análisis) en el momento preciso, podremos cambiar las tornas del combate contrarrestando los movimientos del rival y colocándonos en posición de ventaja.

Algunos cambios en el sistema de control

Dominar esta técnica no es sencillo porque el “timing” depende de varios factores (empezando por el movimiento que nuestro luchador va a recibir). Pero, una vez interiorizado este sistema, a nosotros nos parece un acierto ya que trata de reflejar las frecuentes alternativas y “cambios de rumbo” que presentan estos combates. Eso sí, en esta entrega se han introducido un par de variantes. Para empezar, contamos con una “barra de reversals” justo debajo de la vitalidad. Cada vez que la usemos irá decreciendo y con esto se trata de limitar el uso de las contras, buscando que lo usemos en el momento adecuado y no que aporreemos el botón sin ton ni son como podíamos hacer en WWE 2K15. También hay determinados movimientos a los que se puede reaccionar con dos tipos de reversals (representados con los colores verde y rojo). Si logramos ejecutar correctamente el verde no sólo le daremos la vuelta a la llave sino que infligiremos más daño a nuestro rival además de dejarle indefenso de cara a nuestros próximos ataques.

Los movimientos de sumisión también se ha retocado. Ahora se resuelven con una ruleta en la que el color rojo representa el que hace la llave y el azul en el la recibe. Usando el stick, el rojo debe ponerse encima del azul y el azul evitar que el rojo le cubra para zafarse de esta maniobra. Y esta ruleta se conserva en los pinfall, aunque el concepto es el mismo que el del año pasado: pulsar X dentro de la zona correcta (que será más grande o más pequeña en función de la energía que nos quede) y tendremos tres oportunidades para hacerlo (coincidiendo con las palmadas en el suelo del arbitro) o perderemos el combate.  Con un poco de práctica y habilidad, este minijuego se domina bien pero ojo que como os durmáis, os puede dar un disgusto... en otro intento más de captar la “imprevisibilidad” de estos combates y dar la oportunidad de que un luchador, por muy hecho polvo que esté, pueda hacerse con la victoria.

Además, hay movimientos y situaciones concretas que desatan su propio minijuego, como por ejemplo la forma de evitar que te saquen del ring en un Royal Rumble. En suma, los combates son variados y en cierto modo técnicos, aunque una vez más tienen el problema de que, al ser tan “contextuales”, tenemos que tener muy en cuenta las posiciones y distancias y como haya más de un luchador con el que interactuar en pantalla, a veces podemos “agarrar el aire” o hacer algo que no era exactamente lo que queríamos hacer,

Poca evolución en el apartado gráfico

En cuanto al apartado gráfico, es lo que menos ha evolucionado en WWE 2K16. La televisiva puesta es escena sigue siendo de lo más aúténtica y conserva todo el sentido del espéctaculo. Y por supuesto todos los luchadores están recreados hasta el más mínimo detalle. Pero ciertas animaciones, sobre todo las faciales, y detalles como el pelo nos remiten a entregas previas. Para la parcela sonora, se ha introducido a un tercer comentarista, John “Bradsaw”  Layfield, que se une al dúo habitual en las últimas entregas formado por Michael Cole y Jerry “The King” Lawler. Sobra decir que la “autenticidad” de los combates gana muchos enteros con estos comentaristas, (aunque nos quedemos con las ganas de escucharlos en castellano).Y la banda sonora incluye temas muy bien elegidos de bandas e intérpretes como Skid Row, Run-DMC o Marilyn Manson.

La guinda para WWE 2K16 la pone su completísimo editor, que no sólo nos permitirá crear a nuestro luchador con todo lujo de detalles como hemos explicado más arriba. También podremos editar su entrada en el ring con todo lujo de detalles (por cierto, ahora las entradas se pueden interrumpir para iniciar las “hostilidades· antes de llegar al cuadrilátero y muchas cosas más (arenas, divas… ). Como novedad en esta entrega, también podremos crear nuestro propio show e inclusso campeonatos (diseñando detalles como el cinturón de campeón. Eso sí, los tiempos de carga ralentizan este proceso.

En suma, WWE 2K16 corrige algunos fallos de su precedesor y se presenta como un producto más sólido y “redondo” que los fanáticos de este glorioso espectáculo van a disfrutar y mucho. Eso sí, como juego, detectamos ciertos síntomas de anquilosamiento. Para que nos entendáis rápido y, salvando las distancias, la sensación que nos deja WWE 2K!6 es parecida a la de FIFA 16: un producto maduro que da a sus fans lo que piden. Pero a la vez, empieza a necesitar una renovación profunda más alla de las típicas capas de “chapa y pintura” que mejoran el producto todos los años. Para terminar, dejamoa claro que aún no hemos podido probar las versiones de PS3 y 360. En cuanto las echemos el guante, actualizaremos este análisis y os contaremos qué tal rinden.

Valoración

WWE 2K!6 lima algunas asperezas de la edición anterior e incluye algunas novedades interesantes que redondean un producto maduro que sabe dar a sus fans lo que piden. Sin embargo, comienza a dar algunos síntomas de anquilosamiento...

Hobby

85

Muy bueno

Lo mejor

Incontables horas de diversión para los fans de la WWE. Muchas opciones y más luchadores que nunca.

Lo peor

Gráficamente no se aprecia un gran salto. Y comenzamos a verlo algo estancado...

Lecturas recomendadas