Análisis

Análisis en la zona de NBA 2K13

Por David Alonso Hernández
-

El baloncesto al más alto nivel se traslada a una cancha más modesta, pero con un montón de potencial. ¿Será capaz NBA 2K13 de mantener el tipo en la pista "táctil" de iOS?

Tras dejarnos un genial sabor de boca en PC, PS3 y Xbox 360, la verdad es que teníamos muchas ganas de ver lo que habían sido capaces de hacer 2K Sports con la nueva entrega de su simulador de balocesto estrella, NBA 2K13, en los dispositivos móviles de Apple. (Recordad que también tiene su versión en Android)

Lamentablemente, y aunque nuestras expectativas eran altas, la versión para iPhone, iPad, e iPod Touch de NBA 2K13 no alcanza el nivel de su 'hermano mayor' (algo que, lógicamente, ya nos esperábamos), pero tampoco consigue crear una experiencia de juego realmente satisfactoria incluso para este tipo de dispositivos.

Esta sensación de falta de homogeneidad parte de varios factores que a continuación os explicamos con detalle, pero lo más grave es que la mayoría de ellos vienen arrastrados de la anterior edición del juego, como el sistema de control o la extraña IA, lo que consigue que se potencie aún más la sensación de que "se podía haber hecho mucho más" con un poco de esfuerzo. Y es que, dejando a un lado sus fallos, las virtudes del título no son pocas:

Toda la NBA en poco más de 1 GB

Sin duda, uno de los mayores reclamos de NBA 2K13 es la inclusión de la licencia oficial de la liga de baloncesto norteamericana, lo que nos asegura que todos los equipos y estrellas de la NBA están presentes en el juego. 

En este apartado no hay nada que objetar y, salvo algunos 'transfer/trades' desactualizados, la mayoría de plantillas, equipaciones y estadios están fielmente reflejados en el juego, lo que convierte al título de 2K Sports en toda una "enciclopedia portátil" de la liga de basket más importante del mundo.

Con cualquiera de sus equipos podemos demostrar nuestro dominio en la cancha en cuatro modos de juego diferentes: Partido Rápido (un amistoso), Multijugador online y bluetooth, Práctica y Multiseason, el modo estrella del juego.

En esta modalidad iniciamos una serie de temporadas con el equipo que elijamos. Es posible configurar diferentes aspectos, como el número de partidos (que puede llegar a los 82), la fatiga progresiva o lesiones de los jugadores, el número de encuentros a los que se disputan los Playoffs...

Una vez elegido nuestro equipo y opciones pasamos directamente al calendario de encuentros, desde donde pasamos a disputar (o simular) los diferentes partidos, y a gestionar -de una forma sencillísima- los posibles 'trades' de los jugadores que consideremos en cada momento.

Completa sus posibilidades el modo Greatest Game, en el que podemos revivir y emular algunos momentos históricos de la historia de NBA, como el mítico partido entre los Boston Celtics y los Chicago Bulls, donde un inmenso Michael Jordan consiguió nada menos que 63 puntos, récord de anotación por un jugador en un partido de Playoffs.

Lo malo es que si emular a Jordan es ya una tarea casi imposible de por sí, hacerlo con un sistema de control no del todo bien optimizado se nos antoja algo casi frustrante...

Un control de poca altura

El sistema de control de NBA 2K13 es la mayor lacra de esta entrega para iOS y su falta de afinación nos impide controlar el desarrollo de los encuentros con garantías en cualquiera de sus modos disponibles:

En el modo clásico tenemos el clásico stick y botones táctiles con los que controlamos los diferentes aspectos en ataque (pase, tiro y Aley-oop) y en defensa (cambio de jugador, presión y robo). El problema es que el la sensación de confusión es constante y en pocos momentos de los encuentros tenemos la sensación de controlar totalmente la situación, lo que hace que sea muy difícil afinar los pases, los robos o la presión, algo que se agrava con algunos fallos en la IA de los jugadores de nuestro equipo, que hacen que no siempre actúen y se coloquen de forma lógica.

Menos posibilidades aún ofrece el modo One-Finger, que ya vimos en la entrega pasada, y mediante el cual nos limitamos a "controlar" los partidos por medio de gestos en pantalla. No deja de ser algo así como una especie de "modo espectador" en el que marcamos la estrategia y damos distintas órdenes a nuestros jugadores.

Como os podéis imaginar después de lo que os hemos contado, el mal implementado sistema de control echa por tierra el buen trabajo realizado en lo referente a licencias oficiales y, por ende, en el apartado técnico, en el que sí se nota el esfuerzo realizado por 2K Sports.

Una ambientación de tres puntos

La recreación de todo lo que rodea al espectáculo de la NBA es uno de los puntos fuertes de 2K13 en iOS; los jugadores más famosos son perfectamente reconocibles y sus animaciones están bastante conseguidas, igual que las distintas equipaciones.

Lo mismo podemos decir de las diferentes canchas, que han ganado en ambientación respecto a la entrega del año pasado, y cuyo aumento de detalle que no impide que la fluidez general del título sea bastante alta.

El griterío del público, las musiquillas típicas de la animación del estadio, y unos animados comentarios (en inglés) culminan un apartado técnico de lo más aparente y que logra recrear de forma muy solvente toda la atmósfera de la NBA.

En definitiva: una verdadera pena que el confuso sistema de control y la poco trabajada IA de nuestros compañeros de equipo no esté a la altura de los modos de juego o del apartado técnico, ya que, aunque con mucha práctica es capaz de divertir, de haber cuidado un poco más ese aspecto podríamos estar hablando de NBA 2K13 como un auténtico referente en la simulación baloncestística en dispositivos móviles.  ¡A ver si la edición del año que viene!

Valoración

Los gráficos, el buen uso de la licencia oficial de la NBA y sus modos de juego nos han convencido, pero el poco preciso sistema de control y los fallos en la IA de nuestros compañeros empañan el resultado final.

Hobby

73

Bueno

Lo mejor

La licencia de la NBA se ha aprovechado y la ambientación de los partidos está bien conseguida.

Lo peor

El sistema de control es poco preciso y nos impide trenzar jugadas elaboradas.

Lecturas recomendadas