Análisis

Analizamos el clásico Pilotwings de 3DS

Por José Luis Sanz
-

Quedan 4 días para el lanzamiento de Nintendo 3DS. ¡¡Por fin ya está aquí!! Y son muchos los jugadores que esperan ansiosos que esos prepedidos que llevan semanas en el limbo de las tiendas de juegos, se materialicen por fin en sus manos. Pues bien, ya llega la consola y, con ella, los primeros juegos.

En las últimas semanas (desde que tenemos ya la Nintendo 3DS en la redacción), se ha sucedido una pregunta que no hemos sabido muy bién qué contestar: ¿qué juego de 3DS me compro para cuando me llegue la consola? Es cierto, hay muchos nombres anunciados pero en el primer día la elección es complicada. Tenemos lucha con Street Fighter IV 3D Edition, furgol con PES 2011 3D, coches y derrapes con Ridge Racer, casualismos  por obra y gracia de Nintendogs+Cats... ¡¡y Pilotwings Resort!!

Todos son títulos conocidos, de sagas conocidas, pero es cierto que el jugador lo que quiere es algo con enjundia o, cuando menos, que huela a Nintendo. Y aquí Pilotwings Resort se lleva la palma de todos los lanzamientos que llegarán el próximo viernes a las tiendas: es una saga mítica, huele a Nintendo y garantiza al que lo compre horas y horas de diversión 3D.

Tan clásico como el de SNES

La mezcla de dos nombres made in Nintendo como Pilotwings y Resort no debe invitar a ningún error. El juego es un heredero directo de los Pilotwings de Super Nintendo y Pilotwings 64 de Nintendo 64: una sucesión de pruebas en las que debemos demostrar, a los mandos de un hidroavión, un ala delta o un jetpack, que podemos sobrevolar una inmensa isla completando los objetivos que nos marquen. Y hay dos modos muy diferenciados: misiones y vuelo libre.

En las misiones, que se dividen en las categorías de entrenamiento, bronce, plata, oro y platino, hay que superar tres retos por tipo de vehículo (avión, ala delta y jetpack). En cada uno de los retos se nos muestra un objetivo y unas condiciones que, si cumplimos, nos permitirán ganar tres estrellas. Podemos superar la fase ganando una sola, pero lo ideal es que lo intentemos una y otra vez hasta conseguir las tres estrellas. Así, obtendremos nuevos vehículos tales como reactores, bicicletas con alas, etc.

Además, Nintendo no ha querido que nos cansemos a las primeras de cambio con Pilotwings Resort repitiendo el mismo objetivo una y otra vez, y ha ideado todo tipo de pruebas que van haciendo cada vez más complicados los objetivos: sacar fotos de lugares pintorescos, empujar globos para llevarlos a una zona concreta, disparar a unas dianas en pleno vuelo, alcanzar una altura máxima en un tiempo de tres minutos, buscar y escoltar a cuatro OVNI hasta su nave nodriza o alcanzar puntos de control que hay que atravesar en una determinada posición (con el avión) o velocidad (ala delta).

Sin embargo, el modo de vuelo libre es distinto y no nos ponen, a priori, ningún objetivo que completar. Lo único que tendremos es un tiempo límite para volar sin limitaciones y, cuando acabe, veremos cuántos puntos de interés (las 'i' del mapa), globos o anillos Mii hemos recogido. Esto tiene una importancia capital porque a medida que visitamos puntos de 'i'nterés, abrimos nuevas horas del día para volar (mañana, tarde y noche), o tiempo extra de vuelo si son globos lo que decidimos pinchar.

Estas pequeñas cosas van haciendo que el juego crezca a medida que nos picamos, lo que convierte a Pilotwings Resort en la pescadilla que se muerde la cola: cuanto más jugamos, mejor lo hacemos y más nos afanamos por cumplir todos los objetivos marcados en las misiones. O al revés, a más puntos del mapa descubiertos, más nos tiramos buscando zonas escondidas, que las hay y muchas...

¿Y las 3D qué tal?

Una de las ventajas del juego es que no alcanza mucha velocidad y los escenarios, al ser tan amplios, dan una sensación increíble cuando los jugamos en 3DS. Además al tener el avión (o ala delta y jetpack) en primer plano, debemos hacer el esfuerzo de enfocar (con los ojos) el fondo para ver por dónde vamos. Esto sólo ocurre al principio y una vez hecho, ya es todo más sencillo.

Una de las cosas que permiten las 3D en Pilotwings Resort, y se nota, es que no dudamos de dónde se encuentran los objetos en pantalla respecto de nuestra posición. Cuando la imagen es 2D, algunas veces puede parecer que algo está más cerca de lo que realmente está y fallamos en el paso de un anillo o globo. Con las 3D activadas es muy poco probable no saber a qué altura o distancia está un objeto de nosotros y, salvo por errores de pilotaje, pasaremos sobre ellos con una facilidad pasmosa.

Esta es, sin duda, una de las mayores aportaciones de las 3D a este juego que, además, permite disfrutar de esceanrios realmente divertidos y muy bien plantados que le dan al juego una apariencia de consola de sobremesa. Nintendo 3DS deja claro con títulos como este Pilotwings Resort que no es una Nintendo DS con un poquito más de potencia. Podríamos afirmar, sin temor a equivocarnos, que está por encima de la propia Wii...

... o al menos, esa es la impresión que da.

Valoración

Genial adaptación del clásico de Super Nintendo (y Nintendo 64) que guarda todo el espíritu del original pero añadiendo gráficos a la altura y efectos tridimensionales... ¡¡alucinantes!!

Hobby

91

Excelente

Lo mejor

La isla, las misiones, el 'sello' Nintendo y los efectos tridimensionales.

Lo peor

Las pruebas se hacen del tirón y sólo nos durará mucho si buscamos completarlo al 100%.

Lecturas recomendadas