Análisis

Army Corps of Hell, análisis desde la estrategia

Por Mercedes López
-

Coge unos retazos de Patapon, cuatro gotas de Pikmin, añádele música heavy japonesa, una pizca de gore, algo de humor… y el resultado es este Army Corps of Hell, el primer juego de estrategia para PS Vita que es, cuando menos, curiosete.

La premisa de este Army Corps of Hell es muy sencilla: el rey de los infiernos ha sido traicionado por sus compañeros del averno, destronado y desposeído de sus poderes. Pero lejos de amilanarse en una esquina del inframundo, ha reclutado a la fuerza a un pequeño grupo de goblins a los que comandará para recuperar su puesto de honor, en un desarrollo repleto de acción y estrategia que le sienta muy bien a la filosofía de una portátil como PS Vita.

Al infierno con la guerra

Para que el señor de los infiernos recupere su trono tendremos que superar nada menos que 40 niveles repletos de acción, cada uno compuesto por una serie de pequeños islotes interconectados. En estos islotes donde nos esperan toda suerte de criaturas del infierno, a las que nos enfrentamos aprovechándonos de las posibilidades de un sencillo interfaz y control: delante del rey del infierno vemos un semicírculo que indica el enemigo al que enviaremos las tropas, con R las lanzamos al ataque, con L nos cubrimos, con X esquivamos y con Cuadrado, Triángulo y Círculo cambiamos entre los tipos de goblin que pone a nuestra disposición Army Corps of Hell: magos, lanceros y soldados.

Comenzamos manejando sólo goblins de tipo “soldado”, que es la unidad de menor alcance. Cuando estas unidades se hayan subido a lomos del enemigo (en una cantidad que varía según el oponente), nos tocará pulsar dos veces Círculo de forma rítmica para realizar su letal ataque. Después desbloqueamos a los lanceros, que tienen un mayor alcance y clavarán sus puntas en los enemigos más distanciados o flanqueados por barreras electrificadas. Por último conseguiremos a los magos, que tienen un alcance medio y que, cuanto mayor sean en número, más fuerte serán los efectos de sus hechizos.

Y ojo, que también hay que pensar

Así, antes de entrar en cada nivel, debemos elegir qué número de cada tipo de Goblin llevamos a la batalla, teniendo en cuenta que a medida que avanzamos el ejército crece en número... Pero mucho ojo, que una mala elección en las tropas que utilizamos para atacar puede acabar con tus goblins heridos (podrás reactivarlos si te acercas a ellos y los cubres con tu manto) o, lo que es peor, muertos (en cada nivel hay unas puertas especiales desde las que podemos llamar a más goblins a cambio de joyas).

¿Y cómo conseguimos las joyas? Pues imagínatelo. El saqueo (o “looting”) de los enemigos vencidos es parte fundamental de Army Corps of Hell. Gracias a esta "simpática" actividad conseguimos materiales raros y las mencionadas joyas, elementos vitales para otra parte importante del juego: la alquimia. Gracias a ella, entre niveles, podemos crear nuevas armas y protecciones para nuestros tres tipos de unidad o incluso ítems de apoyo, como tambores de “guerra” que aumentan nuestro ataque o devuelven a la vida al señor del averno si cae abatido.

Y con un divertido multijugador

Y prácticamente eso es todo lo que ofrece Army Corps of Hell, un desarrollo que se repite a lo largo y ancho de sus 40 niveles y que pronto se vuelve repetitivo: esquivar, atacar y saquear. Todo regado con Heavy japonés (no a todo el mundo le gustará), mucho gore y unos cuantos jefes finales, que sin duda son lo mejor del juego por su dificultad y porque tendremos que buscar su punto débil y elaborar una estrategia para poder derrotarlos.

Añade a la mezcla modo multijugador (podemos jugar hasta cuatro amigos de manera cooperativa contra los enemigos o bien “fastidiarnos” unos a otros para hacernos con el control de las tropas) y el resultado es un juego que pica bastante más de lo que puedas haberte imaginado. De hecho, aunque ver los 40 niveles no te llevar más de entre y 7 y 9 horas (depende de tu habilidad, claro), al final querrás tener todos los trofeos y fabricar todos los objetos de Alquimia y eso sí que te llevará mucho más tiempo. Además del que saques del multijugador, claro.

Por otro lado, la verdad es que los de Entersphere Inc. no se han dejado los "cuernos y el tridente" buscándole al juego funciones que exploten el potencial de los nuevos sistemas de control de PS Vita. Básicamente sólo se usa el panel táctil trasero para "tocar los tambores" y revivir a nuestras tropas y la pantalla táctil para los menús...

Army Corps of Hell dista mucho de ser un juego perfecto: es algo repetitivo, técnicamente no impresiona nada (está muy lejos del potencial de PS Vita), la paleta de colores apenas varía en los 40 niveles, no hay una gran variedad de enemigos… Pero lo cierto es que tiene ese "algo", que tanto nos gusta en PLAYMANÍA que te invitará a volver a él una y otra vez hasta que lo completes.

Valoración

Army Corps of Hell es un juego de acción con toques de estrategia que, pese a su pobre parcela técnica y repetitivo desarrollo, consigue entretener. Además, tiene multijugador para 4. Sin revolucionar nada, es curioso, divertido y entretiene.

Hobby

80

Muy bueno

Lo mejor

Su mezcla de estrategia y habilidad, los jefes finales, el multijugador y las opciones de Alquimia.

Lo peor

El desarrollo es bastante repetitivo y la machacona banda sonora de heavy japonés llega a cansar.

Lecturas recomendadas