Análisis Attack on Titans Wings of Freedom
Análisis

Ataque a los Titanes Wings of Freedom - Análisis para PS4 y Xbox One

Por Alejandro Alcolea
-

Versión comentada: PS4

Os traemos el análisis de Ataque a los Titanes Wings of Freedom para PS4 y Xbox One, el nuevo videojuego con el que Omega Force se aleja de los musou para ofrecer toda la acción del anime Shingeki no Kyojin. Había muchas dudas sobrevolando el videojuego, pero los fans encontrarán un título fiel al anime y que, sobre todo, no decepciona. Acompañadnos en el análisis de Attack on Titan Wings of Freedom, porque hay mucha tela (o carne) que cortar.

Como fan del anime de Ataque a los Titanes (no he llegado a disfrutar por completo del manga), el análisis de Ataque a los Titanes Wings of Freedom era un arma de doble filo. Por un lado sabía que iba a disfrutar del videojuego, ya que lo que se había mostrado me gustaba, pero también sabía lo que buscaba y temía que una compañía como Omega Force, especializada en un género muy concreto, no supiera adaptar la peculiar acción de Shingeki no Kyojin, el manganime que Hajime Isayama lleva ilustrando siete años.

Y es que, era (o parecía) muy difícil la labor de recrear el complejo movimiento del anime en un videojuego. Sin embargo, tras subyugar no sé a cuántos cientos de titanes puedo afirmar, sin miedo a equivocarme, que los temores venían más por el miedo a tener otro producto como las dos películas que verán la luz en España dentro de poco y no por el propio videojuego, que ya nos dejó buen sabor de boca en las primeras impresiones. Antes de entrar en detalle, vamos a hablar un poco de la historia tanto del anime como del videojuego, ya que Wings of Freedom la sigue a pies juntillas, salvo algunas licencias por el bien del guión.

La humanidad en jaque

La historia de Ataque a los Titanes nos lleva a una zona sin confirmar del continente europeo. La humanidad vivía en paz hasta que, un buen día, unas enormes criaturas surgen de la nada y comienzan a devorar a los humanos. A las criaturas las llamaron Titanes, enormes monstruos de varias clases (que oscilan entre los 3 y 15 metros de altura) que acabaron en cuestión de meses con más de la mitad de la humanidad.

Tras el surgimiento de los Titanes, la humanidad restante construyó tres enormes muros (de unos 50 metros de altura) dispuestos de forma concéntrica que mantuvo a los humanos en paz durante más de 100 años. Estos muros eran María (el exterior), Rose y Sina (el interior) Sin embargo, en el año 845 apareció un inmenso Titán llamado Titán Colosal que consiguió abrir un boquete en uno de los muros. ¿El resultado? Decenas de titanes ‘’normales’’ penetraron los muros y empezaron a acabar con la población.

Análisis Attack on Titans Wings of Freedom 1
Las cinemáticas son geniales. Se nota el uso de modelos tridimensionales, pero, en ocasiones, parecen sacadas directamente del anime.

Los humanos se vieron obligados, de nuevo, a correr para salvar su vida y se refugiaron tras el muro Rose. Aquí comienza la historia de nuestro trío protagonista (Eren Jaeger, Mikasa Ackerman y Armin Arlet) y la de otros muchos personajes cuyas vidas girarán en torno a Eren. Como ya he comentado, la historia del videojuego sigue a la del anime casi punto por punto (salvo algunas excepciones), por lo que los fans del manganime se sentirán como en casa. Excepto algunos capítulos en los que manejaremos a los personajes del Cuerpo de Exploración antes del encuentro con Eren, casi todo lo que veamos será fiel al anime.

Tras el ataque de los Titanes al muro María, el trío protagonista decide alistarse a la Tropa de Reclutas y es ahí cuando empezamos a dar nuestros primeros pasos en el videojuego y donde nos damos cuenta que no estamos ante un mero producto que busca aprovechar el enorme tirón que tiene el anime, ya que su jugabilidad no solo engancha, sino que hará que nos flipemos encadenando combos y ejecuciones.

Análisis Attack on Titans Wings of Freedom 2
Las pantallas de carga muestran información sobre el universo de Attack on Titans, justo como en el anime, lo que garantiza una inmersión total.

Ajustando el equipo

Para combatir a los Titanes, la humanidad desarrolló un equipo especial llamado Equipo de Maniobras Tridimensional (ODM para los puristas y EMT de ahora en adelante) que consta de unos propulsores de gas comprimido que van ajustados con cinchas al cuerpo de los soldados y que permite que éstos se enganchen mediante cables de acero a cualquier superficie, permitiendo un movimiento a gran velocidad con un balanceo del estilo de Spiderman que nos facilitará el acceder a la nuca de los Titanes, su único punto débil. Además de las bombonas, cada soldado cuenta con dos espadas que se van desgastando en combate.

Este EMT es una de las señas de identidad de la serie por ser un dispositivo con una gran potencia visual y funcional para cargarse a los Titanes. Sin embargo, es el culpable de que muchos hayan pensado si era buena idea hacer un videojuego de Attack on Titans por temor a que el funcionamiento no estuviese bien reflejado. Bien, creo que Omega Force no podría haberlo hecho mejor. No solo es muy intuitivo, sino que solo necesitamos tres botones para desplegar un elenco de movimientos espectaculares. Con cuadrado (X en el caso de Xbox One) soltamos los anclajes y empezamos a desplazarnos. La equis (A en One) servirá para darnos impulso y L1 (RB en Xbox) nos permitirá fijar a los Titanes. Con el stick derecho decidiremos qué extremidad del Titán mantenemos en el punto de mira y con el triángulo (Y en Xbox) atacamos.

Análisis Attack on Titans Wings of Freedom 7
Las animaciones del Equipo de Maniobras Tridimensional son excepcionales. Se nota que los cables ''tiran'' de la cadera para elevarnos.

Al principio nos bastará con ir matando Titanes uno a uno, pero pronto querremos encadenar muertes, combos y desmembramientos sin siquiera tocar el suelo, algo que el videojuego nos permite hacer en cuanto logramos un poco de práctica. Al principio es cierto que el tutorial nos parecerá escaso, pues la disposición de botones es muy asiática y no estamos acostumbrados a usarla, pero, en un par de niveles nos haremos con la mecánica.

Sin embargo, no penséis que los Titanes se quedarán a verlas venir, ni mucho menos. En el juego encontraremos, sobre todo, Titanes ‘’anormales’’, una clase peligrosa que persigue a su objetivo hasta llevárselo a la boca y que tiene movimientos erráticos e impredecibles. En dificultad elevada son un estorbo y, además, no nos pondrán su nuca al descubierto a la primera de cambio. Cuando nos enganchemos a un Titán, debemos encarar su punto débil, la nuca, por lo que nos quedaremos unos segundos orbitando alrededor de la cabeza del monstruo hasta que veamos un camino claro hacia la nuca. Sin embargo, los anormales girarán su cuerpo, por lo que nos costará dar con la nuca, y habrá otras clases que se protegerán con sus manos, por lo que deberemos amputarles las extremidades para, acto seguido, rebanarles el cuello.

Análisis Ataque a los Titanes Wings of Freedom 4
Habrá Titanes especiales a los que tendremos que mutilar antes de poder derrotar.

Al principio nos resultará sencillo acabar con varios Titanes, pero cuando estemos rodeados y veamos como avisos de aliados caídos inundan nuestra pantalla a la vez que nos avisan que un compañero ha caído en las garras de uno de los monstruos… empezaremos a agobiarnos. A esto hay que sumarle los segundos que perderemos cambiando las bombonas o las espadas en el caso de estar gastadas, por no hablar de la desesperación que nos entrará si no tenemos materiales de repuesto y tenemos que buscarlos por el escenario.

Matar Titanes no es tan sencillo como dar un paseo por el parque y, aunque en difícil tampoco es un reto digno del más hábil con el pad, sí que Omega Force consigue que nos parezca siempre que el punto de dificultad es el adecuado, tanto por el creciente número de Titanes y objetivos como por las capacidades físicas de los nuevos enemigos.

Análisis Attack on Titans Wings of Freedom 5
Para romper la monotonía no está mal ser nosotros los que vamos sin cuidado por si rompemos algo...

Para hacernos un poco más fácil la vida, el estudio ha incluido una sencilla mecánica por la que conseguiremos materiales y objetos que intercambiar en diferentes puntos del juego para crear equipamiento nuevo o mejorar el que ya tenemos. Esto es algo que dependerá de nosotros ya que, si queremos materiales tendremos que matar a los Titanes de formas especiales. No bastará con rajarles la nuca, sino que tendremos que amputarles los miembros indicados para conseguir piezas que vender o emplear en mejorar nuestras espadas, bombonas o montura.

Análisis Ataque a los Titanes Wings of Freedom 1
Las fases a caballo rompen la monotonía, aunque las animaciones y el control del mismo son bastante pobres.

Y es que sí, habrá ciertos capítulos en los que tendremos que ir a caballo que cortarán con la monotonía de ir siempre surcando los cielos con el EMT. En estas fases, además de ir a caballo debemos tomar el control de cañones diseminados por el escenario, una buena idea pero que, por desgracia, se siente desaprovechada, ya que se limitará a disparar los proyectiles necesarios a una barrera que nos impedía el paso. Además, el control tanto del cañón como del caballo es bastante tosco y ortopédico, algo que contrasta con la fluidez que vemos cuando estamos suspendidos en el aire.

Lo que sí está bien reflejado es la naturaleza única de cada personaje (habrá 10 que podremos controlar en el juego). Cuando controlamos a Mikasa o Levi sentimos que tenemos un arma letal entre nuestras manos que nos permitirá encadenar los golpes más espectaculares en un frenesí de sangre de Titán y humo por doquier. Manejar a Eren es una gozada, ya os podéis imaginar por qué los fans del manganime, y controlar a Armin nos permitirá derrotar titanes sin sudar ni una gota ya que, como buen estratega, el control con este chaval rubiete se limitará a pulsar círculo cerca de un Titán para mandar a los compañeros a hacer el trabajo sucio. No es muy divertido, la verdad, pero es un reflejo de lo que vemos en el anime, y eso es un gran punto a favor.

A estas alturas ya os habréis dado cuenta que, por muchas opciones que tengamos, el objetivo es matar Titanes. Todo el videojuego versa sobre eso, lo que hace que se sienta repetitivo, algo que no molestará al fan (ya que, precisamente, lo que el aficionado al anime quiere es acabar con los Titanes de las formas más espectaculares posibles, y cuantas más mejor), pero que sí puede cansar rápidamente al neófito en este universo. A un videojuego se le premia, muchas veces, la variedad, pero es que no es algo que busque Wings of Freedom ni, casi seguro, los fans que se harán con el videojuego para matar el tiempo hasta la llegada de la segunda temporada del anime. Es repetitivo, sí, pero es que no podría ser de otra forma.

Análisis Attack on Titans Wings of Freedom 4
Cuando nos veamos apurados, podremos lanzar una bengala que hará que entremos en una especie de ''modo rabia''.

Cuerpo de exploradores

Una grata sorpresa que encontramos en Wings of Freedom es el apartado multijugador. Lejos de ser un mero añadido para alargar la vida del título, resulta que es uno de los modos más divertidos, ya que no solo nos permitirá afrontar diversas misiones como miembros del Equipo de Exploración, sino que nos permitirá desbloquear aspectos, ganar materiales para mejorar nuestro equipo, combatir contra Titanes exclusivos de este modo y, además, hacerlo con amigos.

Y es que, en este modo podremos juntarnos con hasta otros tres amigos para ir superando misiones en S, lo que nos dará recompensas y acceso a nuevas misiones exclusivas. Además, no todo será matar Titanes, ya que habrá personajes que nos encargarán misiones secundarias que serán una gozada tanto visual como jugablemente.

El juntarse con otras personas a través de internet para subyugar Titanes hará que disfrutemos de una coreografía sangrienta y brutal, pero realmente divertida. Claro está, si queremos afrontar estas misiones alternativas en solitario también podremos hacerlo.

Análisis Ataque a los Titanes Wings of Freedom 2
Poco a poco, iremos desbloqueando nuevos elementos para los distintos personajes.

La sangrienta belleza del anime

En lo audiovisual, Ataque a los Titanes: Wings of Freedom es un magnífico ejemplo de cómo se debe recrear la acción del anime en un videojuego. Por una parte encontramos personajes que están modelados en tres dimensiones pero que gracias a la técnica Custom Toon Shader no desentonan con el estilo visual del anime. De hecho, las escenas cinemáticas son una auténtica gozada. La paleta de colores se torna más gris para ofrecer una acción más cercana al anime y el resultado, aunque nos choque por el paso a las 3D, es espectacular.

Si hablamos estrictamente del videojuego, aunque gráficamente hay diferencias con las escenas cinemáticas, el nivel de detalle de los personajes sorprende. Levi, Mikasa, Erwing… todos están recreados de forma minuciosa, una muestra del respeto con el que Omega Force ha tratado este videojuego. En el apartado de los Titanes, encontramos todos los del anime, desde los ‘’normales’’ (cuyo diseño varía en el rostro o la forma de moverse, además de en la fisionomía) hasta los excepcionales (como el Titán Blindado, el Colosal, el Titán Hembra y otros que no desvelaremos).

Análisis Ataque a los Titanes Wings of Freedom 5

Donde no puedo volcar demasiadas buenas palabras es en lo correspondiente al apartado técnico del juego. Las texturas de los escenarios son bastante pobres, hay un exceso de popping, los edificios (destructibles) se rompen con unas físicas paupérrimas, será fácil ver titanes que atraviesan objetos del escenario y algunas animaciones son muy mejorables. Sin embargo, lo peor lo encontramos al observar como un Titán se cae entre dos edificios, algo que nos impedirá acertarle en la nuca para poder acabar con él y que es culpa del motor de colisiones.

Por otra parte, el uso del motion blur, las animaciones de todos los personajes cuando están usando el equipo de maniobras, animaciones que pueden pasar desapercibidas (como la diferente forma de coger un objeto del suelo si estamos a caballo o a pie, algo que se suele descuidar en los videojuegos), la sangre que cubre a nuestro personaje, el humo que desprenden los miembros amputados de los Titanes y, sobre todo, la recreación de los movimientos característicos de cada uno de los personajes, como el giro en el aire de Levi, son elementos que, como dije anteriormente, denotan un respeto máximo por la licencia Shingeki no Kyojin.

Análisis Ataque a los Titanes Wings of Freedom 3
La recreación de las caras de los Titanes es perfecta, aunque se repiten más de lo que nos gustaría.

El apartado sonoro es sobresaliente, con música épica y las voces originales en japonés, algo que agradecerán los fans. Sin embargo, lo que no está bien es que Omega Force sigue trayendo videojuegos con subtítulos sin localizar. Y es que, Ataque a los Titanes: Wings of Freedom llegará con subtítulos en perfecto inglés, algo que impedirá que un usuario sin buen nivel del idioma y con nulo conocimiento sobre el anime o el manga disfrute del videojuego ya que, aunque la jugabilidad prima, la historia es el hilo conductor de nuestras acciones.

Análisis Ataque a los Titanes Wings of Freedom 7
La personalidad de cada personaje está plasmada a la perfección. Los iremos conociendo en las cinemáticas y hablando con ellos entre las misiones.

Ofensiva contra los titanes

Recrear la acción del anime en un videojuego no era tarea fácil, pero Omega Force no solo lo ha hecho de una forma más que digna y de la que deben sentirse orgullosos, sino que nos dejan un videojuego divertidísimo y que, pese a su desarrollo monótono, nos invita a jugar más y más para mejorar nuestras estadísticas y subyugar Titanes de formas más espectaculares.

Y es que, completar la historia no será lo único que hagamos en el videojuego ya que, a buen seguro, cuando terminemos una vez el modo para un jugador repetiremos la experiencia para, con la habilidad conseguida, ser el mejor cazatitán que se haya visto nunca. El mejorar nuestro equipo conseguiremos tener más presencia en pantalla, más posibilidades de completar todos los niveles en rango ‘S’ y la posibilidad de tener unas espadas con mucha más presencia para lucirlas en el modo multijugador.

Análisis Attack on Titans Wings of Freedom 3
Podremos mejorar y comprar equipamiento para hacernos más fácil la tarea de eliminar Titanes.

En el modo multijugador la dificultad sigue sin ser un obstáculo, pero lo pasaremos de miedo ejecutando Titanes junto a otros tres amigos. Vale, en la campaña podíamos ‘’reclutar’’ a otros soldados para que lucharan a nuestro lado, pero ver volando y peleando a personajes controlados por personas reales es una gran experiencia que, además, nos hará sentirnos partícipes de la gran contienda que encontramos en Ataque a los Titanes.

Por otra parte, el sistema de comercio y mejora de equipamiento le da un plus de variedad y personalización al videojuego y el tener que recargar y reparar nuestro equipo y la obligación de buscar compañeros caídos o personajes de apoyo que nos suministren objetos es un acierto, ya que le da un punto de realismo que también encontramos en el anime.

Análisis Ataque a los Titanes Wings of Freedom 6
Al final de cada misión nos darán una puntuación. Si no sacamos lo que queremos siempre podremos repetirla.

Sin embargo, no todo podía ser bueno, y a las citadas mecánicas repetitivas, pues no haremos otra cosa que matar Titanes, se le suma una historia que no está traducida (llega con voces en japonés y textos en inglés) y problemas técnicos. Por un lado, el fan del anime no necesita que el videojuego llegue en castellano, pues sabe lo que se cuece en casi cualquier escena y los objetivos están marcados perfectamente en todo momento en el mapa. Los problemas técnicos, por su parte, son otro cantar.

Algunos bugs, caídas de frames, mucho popping y Titanes que se quedan bloqueados entre dos edificios, complicando nuestra labor de acabar con ellos, serán el pan de cada día en un videojuego que, por otra parte, ofrece una ambientación soberbia gracias a un apartado artístico fantástico que refleja fielmente el anime.

Análisis Attack on Titans Wings of Freedom 6
Todos los momentos importantes del anime están plasmados a la perfección.

En definitiva, Ataque a los Titanes: Wings of Freedom es no solo un videojuego divertido y perfecto para los fans del manganime, sino que se trata de una adaptación muy buena que consigue atrapar al jugador gracias a un control muy acertado. Los fans de la serie encontrarán en Wings of Freedom un pasatiempo con el que paliar el mono hasta la llegada de la segunda temporada del anime en abril del 2017. Lo mejor es que, viendo el gran resultado conseguido con Attack on Titan, tenemos muchas esperanzas puestas en lo nuevo de Omera Force: Berserk.

Valoración

Ataque a los Titanes: Wings of Freedom es un juego que encantará al fan del manganime. No solo resuelve bien la papeleta del control del equipo de maniobras tridimensional, sino que nos invita a encadenar combos imposibles una vez tenemos soltura. Gráficamente cumple y la ambientación está muy lograda. Eso sí, es muy repetitivo y cansará al no-fan.

Hobby

80

Muy bueno

Lo mejor

El control del EMT es exquisito. Elementos de gestión de equipo. La ambientación es sublime. Cazar titanes con amigos es tremendamente divertido.

Lo peor

No está localizado al castellano. Si no sois fans, os resultará muy repetitivo. Presencia de bugs y caídas de frames.

Lecturas recomendadas