Análisis

Batman: La máscara del Fantasma - Crítica de la película de animación

Por Jesús Delgado
-

Crítica de Batman: La máscara del Fantasma (1993) - Dirigido por: Eric Randomski y Bruce Timm - Interpretada por (VO): Kevin Conroy, Mark Hamill, Dana Delany, Hart Bochner y Abe Vigoda, entre otros - Música de: Shirley Walker. - Actualmente disponible en DVD.  Sinopsis: Batman es acusado en falso de un asesinato cometido por un misterioso nuevo vigilante conocido como "El Fçantasma". Mientras investiga al misterioso criminal, el Caballero Oscuro comenzará a recordar su juventud y el momento exacto en el que se convirtió en Batman, retrocediendo al punto de no retorno que supuso la pérdida de su primer amor. 

En 1993 Warner Bros. apostó por el público más joven, al calor del éxito de Batman: La Serie Animada, un proyecto de serie de dibujos animados de "sábado por la mañana", que sorprendentemente se convirtió en un clásico de culto en poco tiempo, a pesar de su estética retro y art-decó y la fisonomía cuadriculada de sus personajes. Los estudios, aprovechando que la serie había tenido un tirón inesperado, creían que podrían hacer un éxito en la taquilla navideña de 1993, con una película del héroe televisivo. Se equivocaron.

 

 

Batman: La máscara del Fantasma es un paradigma opuesto a Batman v Superman. Por un lado, la película costó en su momento 6 millones de dólares y recaudo en cines 5,6 millones. Vamos, lo que viene siendo un pinchazo en taquilla en toda regla. Sin embargo, y he aquí la paradoja y la odiosa comparación con la película de Zack Snyder, La máscara del Fantasma encantó a la crítica. Empire, TV Guide, The Washington Post... las publicaciones de más renombre de EEUU valoraron la película en general con notas que rondaban el 8 sobre 10, alabando los diálogos, las secuencias de acción, la banda sonora.... ¿Pero qué pasó para que la película no cuajara en taquilla?

En buena parte, hemos de buscar el problema en lo acaecido en 1992 con Batman Vuelve de Tim Burton. La película se encontró con un precedente incómodo que al público y a la crítica tampoco convenció. Esto implicaba el recelo de padres que no acabaron satisfechos con la versión de Burton de Batman (quizá demasiado oscura, tétrica y personal para el gusto de la época) y no se acababan de fiar de Warner, de quien esperaban que se la fuera a jugar con "una peli de dibujos". Por su parte, los responsables de la película apuntan en una dirección similar, señalando que la campaña publicitaria de Warner estuvo detrás del fiasco. Resulta irónico que, en parte, los entendidos digan que algo similar pasó con Batman Forever y Batman & Robin, señalando que la falta de consenso acerca de cómo abordar el tono jocoso del Batman de Joel Schumacher, mezclándolo con la oscuro pseudoburtoniano estuviera detrás del fiasco de estas cintas.

Ahora bien, ¿es o no una película decente Batman: La máscara del Fántasma? ¿Se mereció los palos recibidos en taquilla o fue una buena película que incluso hoy merece verse y que muchos consideran de las mejores películas de animación de Batman, sino la mejor película del personaje?

 

Una de las mejores historias de Batman

Y no se nos caen los anillos ni la cara de vergüenza al decirlo. Batman: la máscara del Fantasma está muy bien considerada por múltiples motivos. El primero de ellos es que no se trata de una película sobre un Batman novato. No empezamos una película de orígenes como tal, con Bruce Wayne que está empezando a convertirse en el Caballero Oscuro, sino que la acción arranca con Batman ya convertido en el vigilante que todos conocemos y con un cierto respeto ganado tras años de vigilancia de su ciudad. Este tratamiento hace de la cinta una historia atípica de Batman. 

Sin embargo, La máscara del Fantasma SÍ es una historia de orígenes. ¿El motivo? Durante la cinta, Bruce Wayne comienza a recordar el año anterior a convertirse en Batman. Vemos su formación, vemos sus primeros pinitos y también el punto de inflexión que le llevó a tomar la capa. En este caso, se trata de su primer amor: Andrea Beaumont. 

 

La historia no solo va de flashback, sino que incide en la faceta de detective de Batman, una que apenas hemos llegado a ver en la mayor parte de películas (a pesar de que Nolan arañó esta capa en El Caballero Oscuro). La trama no solo se centra en el regreso de Andrea Beaumont a Gotham y todo lo que ello conlleva, sino que también coincide con la llegada de otro vigilante: el Fantasma. Este invididuo, que utiliza un modus operandi similar a Batman, comienza a matar a una serie de empresarios y jefes mafiosos. Sin embargo, la policia rápidamente le cuelga el mochuelo a su aliado, debido a presiones políticas. Así, Batman se verá obligado a descubrir el misterio que hay detrás de este misterioso asesino vigilante no solo porque es su deber, sino porque también ha de limpiar su nombre.. 

Estos dos pilares de por sí ya ofrecen dos valores muy importantes, que además se desarrollan holgadamente en (atención) únicamente 76 minutos de metraje. Pero es que, también, tenemos una referencia comiquera impepinable. Tanto en flashbacks como en escenas puntuales, Batman: La máscara del Fántasma rinde culto al comic Batman: Año Uno de Frank Miller. De hecho, muchas de las ideas vertidas en esta película a su vez fueron reutilizadas para Batman Begins de Christopher Nolan. La secuencia de Batman contra la policia, sus primeros pinos como vigilante, etc... beben directamente del tratamiento que hizo en primer lugar esta película de animación. Como veís, estamos ante un pack muy completo en cuanto a fondo. Ahora bien, la forma es lo complicado de digerir.

Un tratamiento complejo

Uno de los problemas principales de La máscara del Fántasma es su estética. Si bien es una de las películas punteras de animación de su época, no hemos de olvidar estamos ante una película de 1993, de animación tradicional, con todo lo que ello implica. Aunque hay cierto uso de un 3D bastante rudimentario en los créditos iniciales, el desarrollo de la película en sí recupera la técnica de animación de la serie y los modelos de los personajes de Bruce Timm y Eric Radomski. Del mismo modo, también tenemos una estética de Gotham de dark art-decó creada con el objeto de dar pie a una ciudad gótica atemporal, que aunque bebe de los trabajos de Burton, se aleja por completo del sello de éste, con una orientación mucho más basada en los cómics del Caballero Oscuro.

 

Desgraciadamente, este tratamiento, tan reconocido incluso a día de hoy, a los espectadores más jóvenes les podrá chirríar. Se trata de Batman quizá un poco anacrónico, con una serie de movimientos y convenciones que no casan del todo con versiones mucho más modernas. Sin embargo, los amantes de la animación y de los cómics de Batman se lo pasarán teta con este Caballero Oscuro de los 90 y un sabor añejo. En cualquier caso y a pesar de sus pequeños pecados, fruto del paso del tiempo, Batman: La máscara del Fantasma es un material muy recomendado para todos aquellos que quieran conocer una de las mejores películas del personaje. 

No debemos tampoco pasar por alto otro de los valores de esta cinta, que es precisamente su elenco original. Kevin Conroy vuelve como Batman y Mark Hamill como el Joker. Además tenemos a una larga serie de actores de voz recurrentes en su versión original que venían de la serie, y cuyas voces dotaban de cierta entidad a la película, así como de una continuidad respecto a la serie. Por supuesto, esto no se aprecia de la misma manera en la versión española. Aunque los dobladores son los propios de los años noventa (Claudio Serrano aún no doblaba a Batman entonces sino Fernando De Luis, actor de voz de Gary Sinise y de Jason Lee), su trabajo es muy bueno y bastante coherente respecto al del original. No obstante, y aunque sobre gustos no hay nada escrito, de manera personal os recomendamos verla en VO. Al menos si verla en el inglés original no os molesta.

Ah, y no nos olvidemos del tema principal de la película Shirley Walker, compositora de la BSO serie animada de Batman y también de la de Superman, nos propone una de las bandas sonoras más espectaculares dedicadas al Caballero Oscuro. De hecho, su tema principal ha sido uno de los temas musicales más emblemáticos de Batman, que se ha repetido en casi todas sus versiones animadas como una marca personal. Os dejamos la versión con coros aquí abajo, por si os pica la curiosidad y queréis saber cómo suena.

Valoración

Excelente historia de Batman, realizada con la estética de la serie animada de los 90. El reparto de voz original conduce una historia de detectives tremendamente tierna y a la vez dramática. Uno de los mejores relatos del Caballero Oscuro.

Hobby

80

Muy bueno

Lo mejor

La trama. No es una historia de origen al uso como estamos acostumbrados

Lo peor

La animación ha envejecido y quizá no convenzca al público más joven

Lecturas recomendadas