Los vigilantes de la playa
Análisis

Baywatch: los vigilantes de la playa - Crítica de la peli de Dwayne Johnson

Por Raquel Hernández Luján
-

Crítica de la película Baywatch: los vigilantes de la playa, dirigida por Seth Gordon y protagonizada por Dwayne Johnson, Zac Efron y Alexandra Daddario. En cines a partir del 16 de junio.

¿Eras fan de la serie Los vigilantes de la playa? Yo confieso que sí, y mucho. Escuchar en "tu, tu, tu, tu, tun" del principio, ver esas imágenes de las playas doradas al atardecer y sumergirme en esas tramas sencillotas pero tan televisivas era sinónimo de verano, vacaciones, tiempo libre para tragar tele en la penumbra huyendo del justiciero sol. Y de pequeña tragaba muuucha tele, sobre todo "series americanas", a espuertas. De hecho no vi la playa hasta los 17 años, con lo que ya imaginaréis lo hipnóticos que me parecían aquellos paisajes de Santa Mónica.

Consigue la serie de Los vigilantes de la playa en DVD

El caso es que cuando supe que habría reboot cinematográfico, me quedaron dos cosas muy claras: que era imposible recuperar esa esencia de la serie que incluso se perdió en las últimas temporadas (once ni más ni menos tuvo) y que el camino correcto sería la parodia, que es justo el que ha seguido Baywatch.

Quizás no me la esperaba tan chusca y fálica, pero desde luego, me he reído como hacía tiempo con la cutrez que emana de la puesta en escena y las referencias metaficcionales.

De hecho, cuando mejor funciona la película es cuando apela a los nostálgicos de la serie y no solo por los ya cacareados antes del estreno cameos de David Hasselhoff (todo un tótem de la autoparodia) y la turgente y otrora icono sexual Pamela Anderson, sino por su capacidad para cachondearse de las señas de identidad de Los vigilantes de la playa, que al final era lo que más nos gustaba: los momentos de "chupar cámara" que eran prácticamente videoclips con cuerpos esculturales, esos planos a cámara lenta y la banda sonora que nos remitía al heroico Mitch Buchannon. "Some people need to help somebody/When the edge of surrender is in sight./Don't you worry, it's going to be all right..." decía la canción hasta llegar al pegadizo estribillo de "I'll be there".

Damian Shannon y Mark Swift (perpretradores de Freddy contra Jason y Viernes 13) firman un guión basado en los personajes creados por Michael Berk, Douglas Schwartz y Gregory J. Bonnan en los años 90 y si hay algo que se les puede recriminar es no haberse dejado llevar aún más por la locura que ya se apunta en el momento en el que aparece el nombre de la película: un enorme rótulo como una roca que cae sobre el mar, con delfines saltando sobre las letras. Olé, ¡toma declaración de intenciones!

No me voy a molestar en describiros en esta ocasión el argumento de Baywatch: los vigilantes de la playa porque éste no es más que una excusa para hacerse eco con sorna de las tramas intrincadas aunque familiares de la serie y de su desaforado buenismo que siempre parecía acabar en moralina: las drogas son malas, ponte crema y no hagas locuras con la moto de agua... Ya sabéis a qué me refiero.

Solo os diré que Seth Rogen (Cómo acabar con tu jefeThe King of KongPor la cara) se recrea en una trama policial (quizás lo más prescincible ya que cuando se toma en serio a sí misma la peli se tambalea), y hay una villana de las que hablan despacito y quieren esfumarse subiendo a un helicóptero en una escala de cuerda, personajes en busca de redención y un héroe caído en desgracia que tendrá que recuperar el crédito perdido. 

¿Qué le falta y que le sobra a Baywatch para despuntar? Pues a pesar de que dura dos horas y tiene momentos puntuales en los que baja el ritmo, no se hace excesivamente larga... Como no sabes por dónde va a salir, te mantiene bien enganchado y es tan cutre que los fallos de raccord, los chroma-keys cantosos y el etalonaje del color te la refanfinfla.

Al contrario de lo habitual, te hacen hasta gracia, porque lo que la peli parece pretender (y si no lo pretende, vaya chasco) es emular a un Sharknado vigorizado con el chute de adrenalina de San Andrés y aderezado con humor escatológico: vómitos, sustancias corporales varias, pechos recauchutados, abdominales venosos y vergas ad nauseam. Como si Pepe Colubi hubiera trabajado como asesor en el proceso de escritura del libreto.

El mayor talón de Aquiles de la peli, que con un recorte de metraje tendría mejor ritmo, es la traducción al castellano que es del todo infame. Es imposible trasladar la jerga y los "pringao", "chaval" y "a que te meto" quedan sinceramente como el culo. Funciona mucho mejor el cachondeo con Zac Efron al que Dwayne Johnson se dirige cada vez de una manera: "One Direction" o "High School Musical" en clara referencia a su cara de póster y su pasado cinematográfico.

Baywatch: los vigilantes de la playa es una película divertida pero solo si sabes lo que vas a ver, que nadie se llame a engaño: quienes esperen un remake de la serie van listos; quienes quieran algo serio, más todavía y solo los que vayan con ánimo de ver una peli de calificación R por su lenguaje florido y algún que otro falo al viento conseguirán sacarle algo de provecho a esas dos horas de su vida... Bueno, claro y quienes esperen disfrutar de lo lindo con las bellezas del reparto de Baywatch y ese retorno al despertar sexual de la (no tan) Nueva Comedia Americana.

Valoración

Magnífica mamarrachada al nivel de la saga Sharknado que tiene más gracia de lo que parecía en un principio... El placer culpable del verano.

Hobby

58

Regular

Lo mejor

Dwayne Johnson, el humor autoconsciente y su locura general. Nada tiene pies ni cabeza y esa es la gracia.

Lo peor

Que no se haya entregado del todo al desenfreno: con un recorte de metraje de media horita, menos humor fálico y más absurdo, podría ser sublime.

Lecturas recomendadas