Belleza oculta
Análisis

Belleza oculta - Crítica del drama navideño de Will Smith

Por Raquel Hernández Luján
-

Crítica de Belleza oculta (Collateral Beauty), el drama navideño de David Frankel protagonizado por Helen Mirren, Edward Norton, Kate Winslet y Will Smith.

Belleza oculta (Collateral Beauty) es una pequeña decepción, sobre todo teniendo en cuenta el repartazo que tenía entre manos el director David Frankel. La idea, muy apropiada para la temporada, tras el guión de Allan Loeb, es recuperar el espíritu de Un cuento de Navidad, pero el resultado es muy mejorable.

Howard Inlet es un exitoso ejecutivo de publicidad de Nueva York. Su situación cambia drásticamente cuando una tragedia personal le golpea con fuerza, lo que le lleva a caer en una profunda espiral de depresión.

Sus colegas más cercanos intentarán animarle y sacarle de su letargo. Para ello pondrán en marcha un plan poco convencional, para obligarle a afrontar su sufrimiento de una manera sorprendente. Pero este plan traerá consigo resultados imprevistos.

Es imposible hablar de la trama de Belleza oculta sin incurrir en spoilers, así que dejaremos de lado la idea de indagar en ella para señalar simplemente que parece tomar al espectador por tonto con varios giros de guión tramposos que tienen por objetivo manipular al espectador.

El núcleo central es la superación de la pérdida pero si nos dio un recital Bayona sin meternos los dedos en los ojos con Un monstruo viene a verme, Frankel opta por los primerísimos primeros planos de un Will Smith derrumbado y abatido y la creación de una película que parece un manual de autoayuda barato.

Belleza oculta

Las interpretaciones deberían haber sido uno de los puntos fuertes de la película, pero apenas despuntan dos actrices del elenco: Kate Winslet y Helen Mirren, cuyo talento es incluso capaz de subsanar la falta de lógica del poco inspirado guión. Por lo demás, desaprovechado Edward Norton, sin ir más lejos y sobreactuadísimo Will Smith que parece seguir sin encontrar el tono cuando se sale de la comedia, el terreno en el que se mueve de forma natural como pez en el agua.

Belleza oculta

Aunque la puesta en escena es correcta no hay ningún apartado técnico brillante que consiga al menos distraernos del despropósito de la narración, así que Belleza oculta, como viaje cinematográfico hace aguas a la media hora de arrancar.

Otro de los grandes problemas que acumula es la pretenciosidad de las líneas de diálogo, que no consiguen llegar a puerto. Se supone que trata de hablarnos de que incluso en el mayor de los dramas personales hay cierto panteísmo que nos conecta con el mundo que le da sentido al sufrimiento, pero se explica tan mal y tiene tan poca capacidad de expresarse mediante lenguaje cinematográfico puro y duro que queda más como un mensaje mal digerido que como una línea que nos lleve a comprender y darle amplitud al propio título de la película. 

Belleza oculta

Y si añadimos a eso que es muy predecible, tenemos el cóctel perfecto para que Belleza oculta sea un fiasco navideño casi completo. En realidad la metáfora del efecto dominó solo sirve para anticipar la debacle de la historia, poco más aporta.

Se echa de menos profundidad, honestidad y un punto de vista más adulto sobre las relaciones personales, la aceptación de la vida y su finitud. Tiempo, amor y muerte son efectivamente las tres grandes grandes preocupaciones de cada hijo de vecino y también los motores del ser humano pero la cinta yerra al retratarlos y al tratar de dar lecciones morales a un espectador que, seguro, se merece más respeto y que no le tomen el pelo. La emoción es algo mucho más íntimo y vibrante y no se consigue desmoronando a un actor en pantalla sino generando empatía hacia él y sus circunstancias. 

Valoración

Drama familiar de abultadas pretensiones e ineficaces y tramposos giros argumentales. No tiene ni pies ni cabeza y desaprovecha a un reparto espectacular.

Hobby

45

Malo

Lo mejor

Kate Winslet y Helen Mirren son quizás las únicas estrellas que despuntan algo con sus papeles. El comienzo con el derrumbe es muy revelador.

Lo peor

Es manipuladora, sensiblera, superficial y tramposa. El guión es absurdo, está lleno de agujeros y rezuma azúcar. Ñoñísima.

Lecturas recomendadas