Principal Infinite Warfare
Análisis

Call of Duty Infinite Warfare - Análisis del FPS para PS4, Xbox One y PC

Por David Martínez
-

Versión comentada: PS4

Call of Duty Infinite Warfare traslada la acción clásica de este FPS al espacio, apoyándose en una gran campaña y un multijugador que sigue las pautas de la anterior entrega, Call of Duty Black Ops 3.

Call of Duty Infinite Warfare representa el intento de Infinity Ward por recuperar el trono de los FPS. El equipo de desarrollo que la saga se ha reforzado con miembros de Naughty Dog para brindarnos una experiencia innovadora: Infinite Warfare nos traslada a un futuro lejano, en que la guerra ya no se libra en nuestro planeta, sino que se lucha en el resto del sistema solar, y eso significa que debemos asumir nuevas reglas de enfrentamiento. Es el Call of Duty que más se aleja de los juegos de guerra en el sentido tradicional y se acerca a la ciencia ficción.

Por supuesto, los pilares básicos de la saga siguen ahí: una campaña frenética, con un sentido de la acción propio de una película de Michael Bay, el modo zombis (por primera vez en un juego de Infinity Ward) y un multijugador online con clara vocación de imponerse en los eSports

COD Infinite Warfare Gamescom  2

Bienvenidos al espacio

La campaña de Infinite Warfare nos sorprende en muchos aspectos. Desde el comienzo, se nota un esfuerzo por romper con el modo tradicional para un solo jugador. En primer lugar, por el papel de nuestro protagonista Nick Reyes, que ya no es un soldado a las órdenes de ningún John Price, "Soap” MacTavish o Frank Woods, sino que se convierte en capitán de la flota de la UNSA. A grandes rasgos, se trata de una organización militar para defender los interesas de la Tierra en el Sistema Solar, y mantener a raya a los rebeldes de SDF (liderados por el personaje que interpreta Kit Harington -Jon Snow en Juego de Tronos-).

Reyes está rodeado de personajes sólidos como la teniente Salter, su segundo al mando, o el líder de los marines, Omar, y Ethan, un robot de combate que se revela como uno de los personajes más carismáticos de la saga. Su presencia -y un sentido del deber ejemplar- es lo que anima a Reyes a calzarse las botas y salir al campo de batalla, en lugar de limitarse a coordinar los ataques desde el puesto de mando de la nave Retribution

En total, la historia principal ronda las 6 horas, con un total de 22 misiones. Pero también podemos cumplir otras 9 misiones secundarias -muy bien construidas- que le añaden duración y variedad, hasta alcanzar las 8 horas de juego. Y si la campaña comienza bien, es a partir de la tercera hora cuando nos muestra todo su potencial.

Reyes asalta Titán, una de las lunas de Saturno, en un desarrollo que combina mecánicas muy diferentes: combate espacial pilotando una nave Jackal, enfrentamientos en gravedad cero, infiltración y un asalto con blindados en la superficie. Es una evolución de niveles como Iron Lady de Modern Warfare 3 (el nivel de París, con apoyo de un VTOL) o el final de Black Ops 3, pero todo se desarrolla de un modo más fluido. 

De hecho, toda la campaña transcurre de forma natural, sin pantallas de carga, ni separación entre niveles. Cada vez que terminamos una misión volvemos al hangar de la UNSA Retribution, y recorremos las instalaciones con libertad: podemos interactuar con la tripulación, visitar el armero, pasar por nuestro despacho o ir directamente al puente, para seleccionar nuestro siguiente ataque.

En general las mecánicas nuevas funcionan muy bien, las situaciones son emocionantes, e incluso los coleccionables se integran perfectamente en la historia: tenemos que cazar una serie de “ases” enemigos, que pilotan naves Spectre, o robar los planos de una serie de armas que se suman a nuestro arsenal… nada de detenernos en medio de un tiroteo para recoger un portátil.

Infinite Warfare puede presumir de la mejor campaña de los últimos años: no es tan larga como en Black Ops III ni soporta modo cooperativo, pero es espectacular, profunda y con un pulso narrativo que va “in crescendo” hasta un final épico. Además, cuando terminamos esta historia, aparece un último nivel de dificultad, Especialista, en que no recuperamos vida cuando nos ponemos a cubierto, se desactivan las ayudas al apuntado y los enemigos son mucho más duros. 

La guerra multijugador

Sin embargo, pese a que la campaña es una estupenda carta de presentación, muchos jugadores saltarán directamente al modo online. Estamos ante el multijugador más conservador de las últimas entregas. Se mantiene el doble salto, la posibilidad de correr por las paredes y deslizarse como en BO III, y en lugar de dividir las clases en especialistas, se ha optado por llamarlos Combat Rigs. Cada uno de los 6 RIGS cuenta con un arma especial (que se activa después de un tiempo de juego) y un perk exclusivo, además de un aspecto que podemos personalizar. 

COD Infinite Warfare 13

Por lo demás, hay que celebrar el regreso del sistema pick 10 para escoger armas, accesorios, perks y granadas, además de las variantes habituales en las bonificaciones por racha de bajas. Hasta aquí, podría ser una extensión del juego anterior ¿verdad? Sin embargo, el multijugador también ofrece alguna golosina, como la inclusión de una nueva clase de armas (clásicas) que recoge los mejores fusiles de juegos anteriores, incluido el M1 Garand de la Segunda Guerra Mundial, o la OSSA de COD Ghosts. Todas las armas, además, se pueden llevar hasta tercer prestigio -cada uno de ellos está recompensado con una decoración especial- y se pueden mejorar con piezas que obtenemos como recompensa al terminar cada partida. 

Por otro lado, podemos ponernos al servicio de distintos grupos -algo similar a las facciones de Destiny- que nos encargan misiones específicas dentro del modo online, como eliminar un número de enemigos con un arma en particular, y que ofrecen recompensas adicionales. Y por supuesto, nos quedan las cajas, que ofrecen premios aleatorios. En conjunto, las posibilidades de personalización son brutales. 

Los modos de juego de COD Infinite Warfare recuperan clásicos, como Dominio, Combate a muerte por equipos, Hardpoint, Baja confirmada, Enlace… junto al nuevo Defender, en que hay que tomar un don satélite y mantenerlo en nuestro poder el mayor tiempo posible. De nuevo son conservadores, como los 12 mapas (además de Terminal, si lo hemos reservado) con la clásica estructura de dos alturas y tres “calles”, que fomentan unos enfrentamientos rapidísimos. Porque lo que sí se nota es que, mientras los combates transcurren más o menos a la velocidad de Black Ops 3, o incluso un poco más despacio, el respawn, acceso a los menús… todo lo demás ocurre a gran velocidad, quizá para mejorar el espectáculo en la competición de eSports.

Aquí tenéis la lista completa de modos multijugador:

  • Team Deathmatch
  • Domination
  • Frontline
  • Search and Destroy
  • Kill Confirmed
  • Free-for-All
  • Hardpoint
  • Defender
  • Uplink
  • Demolition
  • Capture the Flag
  • Search and Rescue
  • Reinforce
  • Grind
  • Infected
  • Gun Game
  • Drop Zone
Multijugador Infinite Warfare 3

Y aquí tenéis los mapas disponibles:

  • Breakout
  • Crusher
  • Scorch 
  • Retaliation
  • Frontier
  • Grounded 
  • Precinct
  • Genesis 
  • Frost
  • Throwback
  • Terminal
  • Skydock 
  • Mayday

Para tratarse del modo principal de Infinite Warfare, esperábamos algo más. Es profundo, y ofrece diversión durante muchos meses, pero su mayor virtud es que se apoya en uno de los modos online más sólidos de todos los tiempos, y sigue su estela sin atreverse a innovar. 

Zombies en el parque de atracciones

La verdad es que hay que quitarse el sombrero ante el modo en que el estudio ha interpretado los zombies. La diversión es el principal objetivo en este modo cooperativo, así que han escogido una ambientación llena de guiños (los años ochenta) y un escenario que da muchísimo de sí: un parque temático dedicado al espacio.

Con estas premisas, nos han puesto las cosas un poco más fáciles -de modo que ahora podemos sobrevivir algunas rondas más, y explorar este intrincado escenario en busca de easter eggs- y lo han rematado todo con bromas privadas (además de la presencia de David Hasselhoff, hay un guiño a Kitt y a la música del Coche Fantástico, por ejemplo). 

Zombies in Spaceland puede ser la parte más desenfadada de Infinite Warfare, pero no está descuidada ni mucho menos: los cuatro protagonistas (el chico popular, el nerd, la chica y el rapero) tienen gancho y la cantidad de coleccionables que hay repartidos por este parque de atracciones es abrumadora. Las novedades llegan de la mano de las cartas de destino y fortuna, que nos dan poderes especiales para acabar con las interminables oleadas de no muertos. 

Hay más. Mientras quede algún superviviente en el grupo, los caídos pueden comprar su resurrección en un salón recreativo. Este lugar se llama Afterlife Arcade y nos permite jugar títulos clásicos de Activision como Pitfall, y también juegos de puntería, bolos, baloncesto… de nuevo es una evolución de Dead Ops Arcade, que se podía desbloquear en Black Ops y Black Ops III. Y no podemos abandonar este modo sin hacer mención a una banda sonora que recopila grandísimos temas licenciados de Europe, Blondie o Twisted Sister.        

Call of Duty en realidad virtual

Ya anticipamos que Call of Duty Infinite Warfare iba a ser uno de los juegos con más contenido de la saga. A sus tres modos principales (y a todos los minijuegos de Afterlife Arcada)  hay que sumar también que la versión de PS4 cuenta con Jackal VR Assault, un juego de combate espacial (a bordo de la nave de Nick Reyes) diseñado para PSVR. No es más que uno de los niveles del juego adaptado para esta tecnología, pero la sensación de inmersión es brutal. Los controles responden perfectamente -nada de mareos- y lo único que cambia es la posibilidad de fijar los misiles con la mirada, en lugar de usando los sticks.

Más que un modo de juego completo, es una experiencia. Una curiosidad para saber el potencial de esta nueva tecnología en el entorno de un juego como Call of Duty. Aunque si hubiesen incluido batallas multijugador, sus posibilidades se habrían multiplicado. 

Y hablando de contenido,las ediciones Legacy y Digital Deluxe de Call of Duty Infinite Warfare incluyen Call of Duty Modern Warfare Remastered, aunque podéis leer nuestro análisis de este juego en otro artículo. 

La versión PS4 PRO

Activision también nos ha permitido probar la versión PS4 PRO del juego. Sin llegar a una resolución 4K nativa, la sensación que nos deja Infinite Warfare  se acerca mucho, y escenarios y efectos se perciben con una nitidez asombrosa. También se puede observar la mejora en los efectos de iluminación, la niebla y las partículas… en general todo lo que se refiere a texturas, distancia de dibujado y fluidez del juego.

COD Infinite Warfare 12

No obstante modelos y animaciones no cambian, y hay texturas que incluso se emborronan en la resolución más alta. ¿Se ve mejor? Desde luego, pero sigue siendo el mismo juego, y no se puede afirmar que los jugadores que tengan PS4 PRO vayan a experimentar una ventaja competitiva real respecto a quienes los jueguen en su consola clásica. 

La última bala técnica 

El motor gráfico que se utiliza en Call of Duty Infinite Warfare (el IW Engine) lleva mostrando síntomas de agotamiento desde que se produjo el salto de generación, esto es con los Ghosts, Advanced Warfare y Black Ops III. Y en esta entrega, sus limitaciones son aún más evidentes. Si bien es cierto que se mantienen señas de identidad, como la tasa de 60 FPS, la construcción de escenarios en el modo multijugador resulta demasiado simple. 

COD Infinite Warfare 1

La campaña consigue mejorar el rendimiento, y nos brinda momentos espectaculares como los niveles de Ginebra, Titán y Marte, pero también tiene problemas evidentes de compresión en los vídeos y en algunos momentos la tasa de FPS cae por debajo de lo esperado. Sólo es algo puntual, pero es una lástima que un lanzamiento tan ambicioso, apoyado sobre los hombros de un éxito tras otro, tenga que luchar así con un motor anticuado.

Para completar este apartado, el sonido es impecable (contundente en las armas y verosímil en la tecnología futurista) y la banda sonora compuesta por Sarah Schachner cumple, aunque no alcanza el nivel de los trabajos previos de Harry Gregson Williams, Hans Zimmer, Brian Tyler o Trent Reznor, para juegos anteriores. 

Call of Duty Infinite Warfare - Activision se defiende de las críticas

Informe de batalla

Call of Duty Infinite Warfare no defrauda. Se notan las mejoras en la campaña, y nos encanta el diseño de algunas armas futuristas así como sus interminables opciones de personalización en el modo online. No obstante, los cambios que muestra el juego parecen más una evolución del trabajo de Treyarch del año pasado que un nuevo enfoque por parte de Infinity Ward. Por otro lado, el hecho de que esta entrega llegue cargada de contenido no compensa el hecho de que se haya quedado un paso por detrás de otros FPS en los aspectos técnicos.

Es un gran shooter bélico, con una campaña muy interesante (y larga para los tiempos que corren) y un modo online infalible, pero sin personalidad.  Un juego que va a satisfacer a los fans, pero que no arriesga lo suficiente para destacar en una saga anual. 

Valoración

La mejor campaña de los últimos años y un modo zombies muy entretenido no pueden compensar la sensación de que el multijugador -la pieza clave del FPS- es demasiado conservador respecto a Black Ops 3.

Hobby

85

Muy bueno

Lo mejor

La campaña, sin interrupciones y bien narrada. La mejor en los últimos años. Zombies y opciones de personalización en el multijugador.

Lo peor

Demasiado conservador en el online, y empieza a acusar el agotamiento del motor gráfico.

Lecturas recomendadas