Análisis

Capcom Arcade Cabinet: Mini análisis de Avengers

Por Daniel Quesada
-

En 1987, los juegos de peleas aún no habían alcanzado su potencial, como demuestra este beat ´em up "a vista de pájaro".

El malvado Geshita está sembrando el caos en Paradise City y capturado a seis mozas de buen ver (suponemos, porque en el juego no salen muy favorecidas), así que los valerosos Ryu y Ko deben recorrer estas hostiles calles atacando a todo el que se les cruce para restaurar el orden.

El juego se desarrolla desde una perspectiva aérea. Podemos jugar en solitario o con un compañero y nuestro catálogo de movimientos se reduce a avanzar y dar patadas o puñetazos. De hecho, olvidaos de estos últimos, porque tienen menos alcance que las patadas, que ya es decir. No hay combos ni ataques especiales, salvo una patada circular y la posibilidad de encontrar algún item que potencie nuestro daño o velocidad.

Los peligros de Avengers consisten en "malotes" salidos de una fábrica de clones que intentan agarrarnos y golpearnos. Sin duda, ese ataque resulta irritante, porque una vez nos cogen, cuesta soltarnos antes de que nos den un golpe o dos. Tenemos ocho puntos de salud y tres vidas, así que más nos vale ser rápidos (bueno, si queremos, porque en realidad tenemos continuaciones infinitas, como si hubiéramos ido a los recreativos con una cantidad ilimitada de monedas de cinco duros).Además, nos asaltan algunos "extras" que lanzan bumeranes o bombas, por lo que a veces es más práctico salir por patas que intentar acabar con todos.

Hay seis niveles, todos contra reloj y con un jefe final al final. Todos tienen un diseño majo (un hombre serpiente, un guerrillero que ataca desde un puento), pero la detección de colisiones es tan imprecisa e injusta que estos duelos son más una cuestión de suerte (o de encontrar alguna rutina que nos dé ventaja) que de pericia.

En resumen, una experiencia corta y, la verdad, bastante frustrante, que mantiene cierto encanto por su estética y musiquilla, pero que no tiene nada que hacer frente a los beat ´em ups laterales que fueron llegando en esa época. Ese mismo año se estrenó Double Dragon y nada volvió a ser lo mismo.

Valoración

Sólo los más nostálgicos apreciarán un juego tan impreciso y poco variado. Hubo beat ´em ups mucho mejores.

Hobby

48

Malo

Lo mejor

El "look" de algunos jefes.

Lo peor

La detección de colisiones es desastrosa. Nuestro héroe es lento y poco versátil.

Lecturas recomendadas