Capitán Calzoncillos: su primer peliculón
Análisis

Capitán Calzoncillos: su primer peliculón - Crítica gamberra

Por Raquel Hernández Luján
-

Crítica de la película de animación Capitán Calzoncillos: su primer peliculón, dirigida por David Soren (Turbo) e inspirada en las novelas gráficas de Dav Pilkey.

Este viernes llega a la cartelera Capitán Calzoncillos: su primer peliculón, una de esas películas perfectas para disfrutar con los más pequeños de la casa. Tiene humor escatológico-infantil que a ellos les hará gracia y tiene también algunos puntazos para que disfrutemos los más mayores, así que es un buen plan para evadirnos del calor y pasar un buen rato en familia.

Consigue los libros del Capitán Calzoncillos al mejor precio

También hay que decir que probablemente les haga más gracia a quienes estén familiarizados con el material de base, esas novelas gráficas y libros de Dav Pilkey que son bestsellers y con los que no pocos niños comenzaron a interesarse por la lectura con una aproximación muy lúdica.

No es imprescindible, claro está, puesto que es una película muy sencilla que se toma la molestia de dar las explicaciones pertinentes sobre quiénes son los personajes, pero sí que cambia la experiencia si ya les has cogido cariño y no los ves por primera vez gamberreando en pantalla.

Capitán Calzoncillos: su primer peliculón

La película va por ese camino: denunciar con mucho humor esa educación ya obsoleta de repetir sin comprender, aburrirse en clase y sentir que la escuela es una cárcel, lo que lleva a nuestros protagonistas a soñar con hacer trastadas, así que seguramente apelará al niño que llevas dentro que se distraía con una mosca, pegaba chicles bajo la silla y garabateaba en cualquier papel.

Magnífica idea la de respetar la traducción tal cual

Capitán Calzoncillos: su primer peliculón nos presenta a Jorge y Berto, dos niños de primaria aficionados a confeccionar sus propios cómics cuyo protagonista es el Increíble Capitán Calzoncillos, un superhéroe dueño de unos calzones con poderes superelásticos que se enfrenta a perversos villanos.

Las trastadas de Jorge y Berto desquician al Señor Carrasquilla, director del colegio, y un día, de manera accidental, le hipnotizan provocando su transformación en el mismísimo Capitán Calzoncillos. Cada vez que alguien chasquea los dedos, Carrasquilla se transforma en este peculiar superhéroe y, para que vuelva a ser normal, solo hay que echarle agua por encima. Ahora, con el director del colegio convertido en este superhéroe tan peculiar, los pequeños deberán tratar de invertir esta situación, antes de que se les vaya completamente de las manos... pero antes tendrán que lidiar con el malvado profesor Pipicaca, que amenaza a la ciudad con sus inventos.

Capitán Calzoncillos: su primer peliculón

Esta película de animación la dirige, con mucho sentido del humor, David Soren (Turbo) y cuenta en la versión original con las voces de Ed Helms (R3sacón), Kevin Hart (Un espía y medio), Thomas Middleditch (Sillicon Valley), Nick Kroll (Loving) y Jordan Peele (Cigüeñas).

Pero si algo que debemos reseñar como positivo es el estilo del modelaje del dibujo, muy cálido y fiel a su origen y con algunos detalles en 2D que lo acercan aún más los cómics de los que parte la historia (ojos, lágrimas, etc.). La mezcla de técnicas funciona de lujo (impagable la secuencia de las marionetas-calcetines) y el desparpajo que impregna toda la película (temazos musicales incluidos) da muy buen rollo.

Capitán Calzoncillos: su primer peliculón

Otra de las cualidades de Capitán Calzoncillos es su capacidad de jugar con el metalenguaje, algo ya presente en la obra de Pilkey que se ha sabido trasladar con gran acierto, como el momento en el que los protagonistas dan por zanjada la película y aparecen unos títulos de crédito o cuando se produce esa elipsis para proteger a los más pequeños y lo vemos todo a través de sus dibujos hasta que se quedan sin papel.

A pesar de sus pequeñas imperfecciones (a veces acusa cierta falta de ritmo y es repetitiva), es una película simpática, de humor bastante blanco, que puede funcionar muy bien. Si no se hubiera instalado en la anécdota y hubiera profundizado más en la crítica habría sido más interesante, aunque quizás menos apta para el público al que se dirige principalmente: los niños. Dejémoslos seguir siendo niños imaginando, por qué no, retretes gigantes.

PD. Siempre he querido una casita en un árbol como la de Berto y Jorge...

Valoración

Refrescante comedia familiar muy apropiada para el público menudo, y especialmente para el que se ha iniciado en la lectura con las viñetas de Berto y Jorge.

Hobby

73

Bueno

Lo mejor

Que se ensalce la amistad, la diversión y las sanas travesuras de los protagonistas. También la crítcia al sistema educativo plomizo de antaño.

Lo peor

Da la sensación de que la peli llega un poco tarde (el boom ha pasado) y que solo los niños muy pequeños la podrán disfrutar al 100%.

Lecturas recomendadas