Captain Fantastic (2016)
Análisis

Captain Fantastic - Crítica de la película de Viggo Mortensen

Por Raquel Hernández Luján
-

Crítica de Captain Fantastic, la película protagonizada por Viggo Mortensen dirigida y escrita por Matt Ross que se estrena el 23 de septiembre de 2016.

¿Imaginas que en lugar de educar a nuestros hijos en la sociedad de consumo los enseñáramos a ser autónomos, independientes y libres? ¿Podríamos sacarlos adelante entrenando sus cuerpos y sus mentes para ser ciudadanos críticos, inteligentes y responsables? ¿Sería plausible llevar este proyecto a gran escala o nos organizamos como grupo de una determinada forma de manera indefectible?

Matt Ross, el escritor y director de Captain Fantastic, nos propone un experimento extremo: el que realiza un matrimonio que, tras decidirse a vivir en la naturaleza y vivir de una forma totalmente sostenible cultivando su tierra y levantando su propio hogar con sus manos, planifica educar a sus hijos de forma también independiente a "la civilización".

Con cuerpos atléticos, ajenos a lujos innecesarios y cultivados gracias a la música, la literatura y la reflexión, su mundo cambiará totalmente cuando tengan que ingresar de forma forzosa en la sociedad que rechazan de plano. 

Su padre, Viggo Mortensen, será el catalizador de todas las contradicciones a las que se enfrentará junto a su prole, que, por una parte, es muy fuerte, pero por otra frágil en extremo. Desarrollarse al margen conlleva una serie de inconvenientes: las relaciones fuera del grupo son complicadas, no hay referentes en el despertar a la sexualidad y sí una enorme dependencia respecto al mentor... Ese Captain Fantastic que juzgamos casi con admiración al principio de la película para pasar por diferentes estadios: rechazo, empatía, proximidad... Despierta muchos sentimientos diferentes en el espectador.

Captain Fantastic

De alguna manera, como bien expresa el hijo mayor de la prole, "no sé nada que no esté en un libro". Sin embargo son personas mucho más maduras, tolerantes, correctas y respetuosas además de conscientes e informadas que cualquier niño de su edad gracias al hecho de que su padre nunca les miente, les enseña lo necesario para sobrevivir a pesar de que sea duro y exigente y a ser resolutivos.

El guión de Matt Ross es sobresaliente porque consigue por una parte hacernos ver las virtudes y los defectos de los sistemas educativos que se proponen en la película, mostrando de forma clara que no existe el plan perfecto y, sobre todo, nos encara con los enormes problemas que tenemos que abordar como colectivo social por las enormes carencias de la crianza de nuestros hijos.

Captain Fantastic

En suma, Captain Fantastic nos hace preguntarnos "¿lo estoy haciendo bien como padre/mentor?". La pregunta resuena con gran eco si tenemos en cuenta que a una temprana edad tenemos en nuestras manos decisiones tan importantes (y denostadas a día de hoy) como elegir a nuestros representantes en las urnas.

No hay una visión idealizada de "la vida en el campo", queda patente que es dura e incluso da la sensación en un determinado punto de que nuestro protagonista ha perdido totalmente en control poniendo incluso en peligro la vida de sus hijos. Resumiendo, consigue trascender la idea inicial que parece que va a prevalecer de que solo hay una forma correcta de hacer las cosas y no es la que hemos adoptado mayoritariamente, y nos enfrenta a pensar cómo podríamos hacerlo mejor a pesar de no adoptar una postura tan radical.

Entre las mayores virtudes de Captain Fantastic encontramos un sentido del humor lacerante (muy buena la estrategia para salir airosos ante la detención de la policía o la celebración de la onomástica de Noam Chomsky), un diseño de vestuario vintage que le da un aspecto visual impactante y un Viggo Mortensen que se come la cámara y transmite a la perfección todo ese arco emocional por el que pasa su personaje. No se me ocurre un actor que hubiera podido hacer mejor este papel.

Captain Fantastic

Tampoco resulta nada sencillo dirigir a un grupo de niños y jóvenes con textos tan complejos y sensibles como a los que se han enfrentado en este rodaje y hay que decir que todos ellos están a la altura defendiendo sus roles con solvencia.

En el plano técnico, Ross no rechaza en absoluto buscar la belleza ni el detalle, sin llegar a edulcorar esa visión casi utópica de la familia y de la formación pero mostrando muchas pinceladas que enriquecen lo narrado sin necesidad de contarlo con palabras. El trabajo de fotografía de Stéphane Fontaine es muy reseñable.

Captain Fantastic es un soplo de aire fresco en la medida en la que es una película que se queda contigo durante mucho tiempo y a la que tu cabeza vuelve una y otra vez ante determinados estímulos. No dejarás de pensar en ella durante un tiempo. Imprescindible si eres padre/madre o tienes menores a tu cargo para plantearte cómo vas a relacionarte con ellos, cómo les hablarás de temas a priori tabúes como el sexo o la muerte y de tu nivel de implicación y exigencia ante los retos que te planteen. Os dejo con la entrevista a Viggo Mortensen que eOne Films nos facilitó:

Valoración

Matt Ross reflexiona a través de esta fábula sobre cómo es nuestra sociedad y cómo podríamos cambiarla. Lo que busca, remover conciencias, lo consigue de sobra.

Hobby

88

Muy bueno

Lo mejor

Las ideas que propone sobre otra forma de educar a los hijos, la rotundidad de todas las interpretaciones y el hecho de que no da nada por sentado.

Lo peor

Al principio tienes la sensación de que la historia se va a quedar en una gamberrada naif llevada al extremo, pero propone retos muy reales.

Lecturas recomendadas