Análisis

El Castigador (The Punisher, 2004) - Crítica

Por Jesús Delgado
-

Crítica de El Castigador (The Punisher, 2004) - Dirigida: por Jonathan Hensleigh - Protagonizada por: John Travolta, Thomas Jane, Antoni Corone, Will Patton, Roy Scheider, Laura Harring, Ben Foster, Rebecca Romijn Stamos. - Música de: Carlos Siliotto - Distribuido por Columbia Pictures.Will PattonRoy ScheiderLaura HarringBen FosterRebecca Romijn Stamos Tras la muerte de su hijo durante una redada contra el tráfico de armas, un poderoso capo decide vengarse del agente del FBI responsable del golpe, Frank Castle. Durante sus vacaciones familiares, toda la familia de Castle es asesinada pero éste consigue salvarse. Decidido a vengarse y a impartir justicia, Frank vuelve a Tampa (Florida), dispuesto a imponer el debido castigo al poderoso señor del crimen. Ha nacido The Punisher. 

Spider-man y X-men abrieron la veda de las películas de superhéroes, volviendo a hacer respetable al género. 2004, de hecho fue un año grande para las producciones de "súpers". Spider-man 2, Los Increíbles, Hellboy, Blade Trinity, Catwoman... vale, pensándolo mejor quizá no fue muy grande, pero se dio para muchos títulos del género, entre los que se contó una nueva adaptación de Punisher, que rebooteaba los sucesos narrados en la película del Vengador de 1989.

Esta película se trata de una de las primera película de Marvel Studios, independiente del resto del Universo Cinematográfico, con Thomas Jane y John Travolta en los papeles principales. Nos llegó un año después de Daredevil y tuvo la desgracia de ser una de las películas más sosas de la pasada década de Marvel. No pasó por la memoria colectiva ni con pena ni con gloria. 

Huelga decir antes de que empecemos a diseccionarla, que a su director se la jugaron desde el primer momento. Jonathan Hensleigh, que además es el guionista de la película, tenía en mente un tipo de producción y una historia bastante diferente, inspirada en Punisher Año Uno y la etapa de Garth Ennis con Punisher. Localizaciones en Chicago y  un opening ocurriendo durante la Guerra del Golfo eran los elementos deseados para la cinta. Sin embargo, la productora de la película, Artisan, le dió 33 millones de dólares, frente a los 60 que el cineasta había proyectado y solo 52 días de rodaje para tener lista la película.

Este recorte tan tajante obligó a adaptar el guión original cambiando la localización a Florida, para abaratar costes, cambiar el génesis del personaje, de veterano de guerra a agente del FBI, quitar del guión a personajes de los cómics como Microchip o el villano Puzzle... en fin, un rompecabezas de mil pares de demonios que aún nos sorprende que permitiera a la película recuperar la inversión e, incluso plantear una secuela que solo veríamos en home-video y sin el mismo protagonista, Thomas Jane.

De hecho, Punisher se tiene como una de las malas películas de superhéroes de la pasada década, o al menos de las más tibias. Ni fu ni fa. ¿Que por qué? Pues esperad, que ahora veréis. 

El Punisher más sofisticado y también el menos fiel

Uno de los problemas principales de esta película es su tratamiento. Y en buena parte, la culpa es del director  Jonathan Hensleigh, quien al  margen de los problemas de presupuesto, no quiso basarse en los cómics clásicos (con recursos como el ayudante Micropchip, los gadgets y la furgo) pero tampoco se atrevió a hacer un personaje demasiado fiel al cómic. El Punisher que tenemos en esta cinta es un tipo leído, que habla varios idiomas, bastante fino y refinado. No el puto animal tenaz e imparable que es Frank Castle en realidad. Podríamos objetar que al ser una "película de orígenes" este tratamiento era el idóneo, pero la verdad es que este tratamiento es una de sus flaquezas principales. 

De hecho, esa es una de las claves de por qué la película hace aguas y es la propia necesidad miedica de justificar al héroe, presentándolo como policía tracionado desde dentro, que comienza su cruzada contra el crimen. ¿Hubiera pasado algo por retratar a un veterano retirado, cuya familia ha sido masacrada de manera completamente injustificada  solo por estar en el lugar y momento menos oportunos (verdadero génesis del personaje)? Posiblemente que no se nos hubiera presentado a este Frank Castle "Family Friendly", así, de entrada.

Luego, en lugar de conducir a un personaje bien construído con cierta lógica, sed de venganza y gatillo fácil, nos venden a un agente del FBI con planes elaborados que trata de convencernos a todos que es un tipo duro, incluso batiéndose a duelo con pistolas don dos sicarios, sobreviviendo a varios intentos de asesinato y dándoselas de macho alfa del vecindario. Eso sí, el tipo no concreta su plan hasta que quedan veinte minutos de película, momento en el que finalmente vemos al Punisher de verdad, no esta versión descafeinada. 

Lo peor de todo, ojo, es que Thomas Jane sí pega de Punisher y se mete en el papel. De hecho, nota para sus detractores, tal y cómo os contamos hace un tiempo en el reportaje de todos los actores del Punisher, Jane volvió a hacer el papel de Frank Castle para un corto llamado Dirty Laundry, el cual os dejamos a continuación. Solo os diremos que el tipo está impecable. Y eso es precisamente lo que duele, que un actor que podía ofrecer tanto fuera desperdiciado con un guión tan ausente de chicha y de sustancia que parece una Coca-Cola Zero Sin Cafeina. 

Y sin embargo, tiene cosas buenas

No vamos a hablar del racismo simbólico de esta película (con todos estos latinos criminales, irascibles y algo malos) o de los vacíos argumentales e incoherencias del guion, ni tampoco de las ridículas idas y venidas para intentar concretar los tres supuestos actos sobre los que se construye. No, ni tampoco que la adaptación de la etapa de Garth Ennis en Punisher no solo es light sino bastante pobre. No, ni nos ensañaremos en cómo John Travolta queda desaprovechado, ni de las rídiculas explosiones o del maniqueo discursito que envuelve la cinta con moralina y dulzura que tratan de hacer humana a esta mala bestia llamada Frank Castle

The Punisher tiene una bondad y es precisamente la voluntad de llevar a cabo una película del Castigador, más o menos fiel a un material original (pero no mucho, ojo) que en algún momento no acaba de concretarse. También debe decirse que está montada con buen gusto y que aunque tiene carencias de guión, forzadas por el bajo presupuesto (la mayor parte de él, destinado a pagar a los actores). Y, por ejemplo, la escenita del ruso (sacada del arco argumental de "Bienvenido a casa, Frank" en los cómics) es una perlita de la película. Eso, y el soliloquio de Frank Castle, leyendo en voz alta su War Journal: ¡No es venganza, es castigo!

Aunque, a título personal, lo mejor de la película es su Banda Sonora. Carlo Siliotto (Fluke, The Ramen Girl, El cártel de los Sapos), el compositor, hace uno de los trabajos más emotivos y dignos que hemos escuchado en una película de superhéroes. Su tema principal de Punisher, tan triste y a la vez épico, hace justicia al drama que vive el personaje y a su condición de vengador. 

Tampoco nos olvidemos del reparto. No lo hacen nada mal. Las interpretaciones son convincentes, incluso ese John Travolta que a veces recuerda tanto a su meme como Vincent Vega, por lo despistado que anda durante toda la película. Aunque, para mérito lo de Ben Foster como Spacker Dave. El "Medivh" de Warcraft el origen se hace querer en esta cinta con su pequeño papel de perdedor, que de alguna manera redime moralmente a Frank Castle.

En conjunto, podemos decir que como película Punisher no es del todo mala, aunque no es una joya tampoco. Se pasa el rato viéndola y no se hace demasiado larga, a pesar de las dos horas que dura. Quizá su pecado sea precisamente su cualidad insabora e insípida. Un poco más de presupuesto y un poco más de valentía para hacer un Punisher más bestia hubiera estado mejor, además de una dirección más potente. Escuece pensar que la calificación de R se la dieran solo por un par de escenas de señoritas en tetas y el lenguaje obsceno. En fin...

Ahora bien, si después de todo ésto, le queréis dar una oportunidad, os recordamos que recientemente se Punisher reeditó en formato doméstico a un precio bastante módico em tiendas on-line. 


Si os ha gustado esta crítica de cine de superhéroes, no os perdáis nuestro especial dedicado al género

Valoración

Adaptación libre de Marvel Knights The Punisher de Garth Ennis. La falta de presupuesto y de un guionista y director más devotos del cómic lastran la película.

Hobby

65

Aceptable

Lo mejor

La banda sonora, realmente buena. ¡Ah, y la escena del ruso!

Lo peor

La mala ejecución del guión y lo descafeinado del tono

Lecturas recomendadas