Análisis

Cien años de perdón - Crítica del film de Luis Tosar, Raúl Arévalo y José Coronado

Por Raquel Hernández Luján
-

CRÍTICA DE: Cien años de perdón - DIRIGIDA POR: Daniel Calparsoro - PROTAGONIZADA POR: Rodrigo De la Serna, Luis Tosar, Raúl Arévalo, Patricia Vico, José Coronado y Joaquín Furriel. Ya en cines.ARGUMENTO: Una mañana lluviosa, seis hombres enmascarados y armados asaltan la sede central de un banco en Valencia. Lo que parecía un robo limpio y fácil pronto se complica, y nada saldrá como estaba planeado. Esto provoca desconfianza y enfrentamiento entre los dos líderes de la banda. Pero ¿qué es exactamente lo que buscan los atracadores?

Daniel Calparsoro filma una de sus películas más contundentes en lo que a ritmo e intensidad se refiere consiguiendo un compacto reparto encabezado por Luis Tosar y Rodrigo de la Serna, que dan vida a "el gallego" y "el uruguayo" en Cien años de perdón, los líderes de una banda de atracadores dispuestos a a asaltar uno de los principales bancos de Valencia a mano armada.

El director tiene ocasión de demostrar su oficio y su maestría con la cámara en una película que a priori parece un simple thriller policiaco para adentrarse posteriormente en otros vericuetos: desde la corrupción institucional hasta los deshaucios. Todo ello como parte de un background que se va desarrollando en segundo término sin eclipsar la acción y el suspense.

El espectador va gradualmente deshilvanando quién es cada uno de los asaltantes, cuál es su papel y su misión y sobre todo cuál es la finalidad tanto de los atracadores como la de los negociadores que desde fuera tratan de llevarse el gato al agua.

La tensión narrativa de Cien años de perdón en ese sentido es uno de los puntos fuertes del guión de Jorge Guerricaechevarría (Las brujas de Zugarramurdi, El niño) si bien algunos de los giros precipitan los hechos al final dando al traste con alguna que otra sorpresa. Hay algunas pequeñas incoherencias en los tiempos y personajes que se quedan olvidados durante bastantes minutos del metraje, lo que supone una de las grandes fisuras de la película.

El acompañamiento sonoro es otro de sus puntos fuertes, llevando al espectador a estar en permanente alerta y disfrutar de las complicaciones de la trama, por más que el libreto con consiga ser redondo del todo.



El plantel de secundarios es bastante espectacular y brillan luz propia tanto el consagrado José Coronado como Raúl Arévalo, que vuelve a demostrar una vez más ser un intérprete superdotado para cualquier papel: es magnífico en el género de la comedia, pero su trabajo no resulta menos brillante cuando le toca defender un rol tan ingrato como el que tiene en Cien años de perdón.

Por supuesto, la finalidad última de la película no es la denuncia social, en ese caso se quedaría muy corta, sino un ejercicio de entretenimiento que va de menos a más aportándole al espectador un panorama de corrupción de sobra conocido que se erige como uno enganche más de su interés por saber qué le sucederá a los protagonistas de la cinta. 


De momento, Cien años de perdón no es una película de que deje a nadie indiferente y el diseño de producción, la fotografía, las interpretaciones y la puesta en escena son tan correctas que, con toda su modestia, tiene todas papeletas para conseguir calar en un sector amplio.

En suma es probable que Calparsoro sea uno de los artífices de esa reconciliación del público español con su cine gracias a películas como ésta, afortunadamente alejada del tono de Combustión y más en la senda de lo que busca el espectador medio. Que siga este camino.

Vaya por delante que el guión de Cien años de perdón ha tenido la elegancia de omitir nombres de partidos en el reparto de corruptelas (aunque sibilinamente ubica la acción en Valencia), dejando clara la marca blanca del latrocinio. Y es que da igual quién nos sise los cuartos, lo importante es que no pase desapercibido ya ni en la ficción y que seamos capaces de poner el espejo del cine ante la sociedad y atrevernos a echar un vistazo.

Valoración

Interesante propuesta de Daniel Calparsoro que aún thriller con cierta denuncia social. Conquistará fácilmente a todos los públicos.

Hobby

72

Bueno

Lo mejor

El reparto, el diseño de producción y la maestría de Calparsoro rodando.

Lo peor

El guión se precipita demasiado y el suspense se anula al final.

Lecturas recomendadas