Análisis

Cine de ciencia ficción: Crítica de Star Trek (2009)

Por Roberto J. R. Anderson
-

ARGUMENTO: Nero, un romulano llegado del futuro, cegado por el odio y las ansias de venganza, causa estragos en la época de James T. Kirk, un joven destinado a convetirse en un importante miembro de la Flota Estelar de la Federación de Planetas Unidos. Las acciones de Nero alteran el curso de la historia, pero Kirk aún contará con la nave Enterprise y su valerosa tripulación para luchar contra este dañino enemigo. 2009 - DIRIGIDA POR: J. J. Abrams - GUIÓN DE: Roberto Orci y Alex Kurtzman - PROTAGONIZADA POR: Chris Pine, Zachary Quinto, Zoe Saldana, Eric Bana, Simon Pegg, Karl Urban, Bruce Greenwood, Anton Yelchin, John Cho, Leonard Nimoy, Winona Ryder, Ben Cross, Chris Hemsworth

Hace ya casi 50 años desde que Gene Roddenberry creó la serie original de Star Trek. En este tiempo la franquicia ha llegado muy lejos y ha tenido numerosas encarnaciones en televisión, cine y otros formatos. Star Trek llegó a su punto más álgido de popularidad durante los 90, gracias al éxito de La Nueva Generación y las otras series que le siguieron.

Sin embargo, durante los primeros años del nuevo siglo quedó claro que la franquicia se había estancado y presentaba señales inequívocas de agotamiento. La última serie producida, Star Trek: Enterprise, obtuvo unos índices de audiencia decepcionantes y acabó siendo cancelada, y la última película de la tripulación de La Nueva Generación (Star Trek: Nemesis) fue un fracaso en taquilla que recaudó mucho menos que sus predecesoras.

Star Trek llevaba muchos años produciendo nuevo material sin parar, y el consenso general entre los fans era que la franquicia debía descansar durante un tiempo para regresar más adelante con mayor frescura, energías renovadas y un proyecto liderado por nuevos creadores. Y así fue: en 2009, siete años tras la película Nemesis y cuatro después de la cancelación de la serie Enterprise, se estrenaba en los cines la película de la que vamos a hablaros ahora.

Un proyecto revitalizador

Los encargados de llevar a cabo este importantísimo proyecto serían el director J. J. Abrams y los guionistas Roberto Orci y Alex Kurtzman. Estos tres cineastas son colaboradores habituales, y juntos han hecho también otros proyectos de gran calibre como la serie Fringe y la película Misión: Imposible III.

El objetivo de esta versión de Star Trek era establecer un nuevo comienzo capaz de atraer a todo tipo de público, incluyendo a los que nunca antes habían visto películas ni series de Star Trek. Para ello, echaron la vista atrás y recurrieron a los personajes más icónicos y más arraigados en la cultura popular: el intrépido Kirk, humano, y el frío y racional Spock, medio vulcaniano y medio humano, junto con sus otros compañeros de la serie original. De hecho, Abrams llegó a afirmar que para él el verdadero Star Trek era el de Kirk y Spock, y que las otras series sólo eran "aventuras espaciales separadas con el nombre Star Trek". No estamos de acuerdo con tales palabras, pero sí creemos que era un momento apropiado para explorar estos míticos personajes desde un enfoque moderno y presentarlos a una nueva generación de espectadores.

Un nuevo viaje

Para marcar la idea de que iba a ser el comienzo de un ciclo totalmente nuevo, el título escogido para la película fue sencillamente Star Trek, sin ningún tipo de subtítulo ni palabras adicionales. Pero no se trataba de crear un reboot o remake al estilo habitual de otras sagas, pues la finalidad no era volver a contar la misma historia de un modo diferente ni ignorar lo que habíamos visto en anteriores producciones. Lo verdaderamente inteligente del planteamiento de esta película es que está concebida para formar parte del mismo canon que todas las otras series y películas, al tiempo que pretende ser un nuevo punto de partida.

¿Y cómo se consigue tal cosa? Ahí es donde entran los viajes en el tiempo y la versión vieja de Spock. Desde el principio, los guionistas tuvieron claro que los viajes temporales iban a tener mucho peso en la trama, y afortunadamente pudieron contar con la participación de Leonard Nimoy, el legendario actor que encarnó a Spock en la serie y películas originales. Otro de los papeles más recientes de Nimoy, por cierto, ha sido precisamente en la mencionada serie Fringe, creada por los responsables de esta nueva versión de Star Trek.

Este Spock viejo sirve de nexo entre todo el material anterior de Star Trek y el nuevo ciclo. Aunque a Spock se le recuerda principalmente por ser uno de los protagonistas de la serie original y las seis primeras películas, Leonard Nimoy también interpretó al personaje en un capítulo de La Nueva Generación, que cronológicamente transcurre alrededor de un siglo después. Los vulcanianos son muy longevos, y gracias a la sangre de esta raza que corre por sus venas sigue estando en un buen estado y ejerce como embajador vulcaniano.

Esta película retoma lo que vimos en aquel capítulo, aunque las cosas no salen muy bien para el viejo Spock. Es incapaz de evitar una catástrofe que destruye el planeta de los romulanos, una raza hermana de los vulcanianos con la que nuestro héroe soñaba que pudieran unificarse tras siglos de conflictos. Por si fuera poco, uno de los supervivientes (Nero, interpretado por Eric Bana) culpa a Spock de lo sucedido y clama venganza contra él. Y lo peor de todo es que la destrucción del planeta romulano crea un agujero negro que lleva las naves de Nero y Spock al pasado, lo que desatará una serie de acciones destructivas que alterarán significativamente el curso de la historia.

Y ahí está el ingenioso truco de la película para resetear Star Trek. Nero se convierte en un enfurecido antagonista que retrocede accidentalmente en el tiempo y provoca la muerte del padre de James T. Kirk precisamente el día del nacimiento del joven muchacho. Esto marca la vida de Kirk y le da unos matices distintos a los del personaje que ya conocíamos, aunque en realidad sigue siendo el chico obstinado, valiente y con dotes de liderazgo al que tanto cariño tenemos. Pero lo más importante es que estos acontecimientos y otros aún mucho más destructivos llevados a cabo por Nero producen una línea temporal muy diferente, un universo paralelo en el que las cosas ya no son lo que creíamos saber. De esta manera, lo que vemos se integra sin problemas en el canon oficial de la saga, pero los guionistas también tienen libertad para hacer lo que quieran con los personajes originales, ahora interpretados por actores más jóvenes.

Nuevas caras, viejos personajes

La serie original brilló, entre otras cosas, por las extraordinarias interpretaciones de sus actores, por lo que el casting de la nueva película era un asunto muy delicado. Chris Pine se enfrentó a la gran responsabilidad de interpretar al nuevo Kirk. Es un muy buen actor, aunque si somos sinceros no podemos negar que su carisma y fuerza en pantalla no alcanzan los que mostró William Shatner en su día, quien proporcionó al personaje algo muy especial que no está del todo conseguido en esta nueva versión. De todos modos, Pine consigue mostrar un ángulo diferente de Kirk de manera encomiable, y retrata al personaje a su manera sin intentar imitar a Shatner. Pero nos convence un poco más la interpretación de Zachary Quinto (Héroes, American Horror Story) como el joven Spock, que encarna al personaje de la mejor forma que podríamos esperar.

Karl Urban, conocido por interpretar a Éomer en El Señor de los Anillos y por protagonizar la película de Doom, entre otras, es una elección estupenda para hacer del doctor Leonard McCoy y completar el trío de personajes principales de la tripulación. También fueron elegidos para formar parte de este nuevo viaje Zoe Saldana, John Cho, Anton Yelchin y el gran Simon Pegg.

Conclusiones

Esta película supo atraer con acierto a nuevos espectadores (fue un éxito en taquilla) al tiempo que tendió una mano a los fans de toda la vida respetando el canon de la saga y dando un importante papel al actor original de Spock. Además, hay guiños geniales a la serie original, como cuando Hikaru Sulu afirma que el tipo de combate cuerpo a cuerpo que domina es la esgrima, o cuando vemos a los protagonistas bajando a una misión acompañados de un camisa roja cuya muerte se nos antoja segura e inminente. Pero todo está hecho de manera que cualquiera pueda disfrutar de la película aunque sea un profano absoluto de Star Trek, y estos homenajes son sólo un valor añadido para los devotos.

El ritmo de la película es magnífico, y las secuencias de acción están muy logradas. En el cine, Star Trek siempre ha apostado más por la acción que en las series de televisión, cuyo ritmo es más pausado y reflexivo. Las películas de Star Trek, y en especial ésta, están pensadas para ser más digeribles y accesibles, y para resultar atractivas para el público casual. Además, quizás por su necesidad de presentar a los personajes y establecer el nuevo contexto temporal no tuvo espacio para estructurar un trasfondo social complejo ni unos dilemas morales que hagan pensar al espectador (la esencia más representativa de Star Trek), lo cual hace que sólo podamos catalogarla como una buena historia de aventuras espaciales. Su continuación, Star Trek: En la Oscuridad, sí se esforzó un poco más en incluir un trasfondo social y unos dilemas morales como parte de la trama.

En definitiva, Star Trek (2009) es una película que consigue muy bien lo que se propone, y si nunca habéis visto nada de Star Trek es muy recomendable empezar por aquí. Es una puerta de entrada fenomenal a un universo muy profundo y elaborado, de la que este filme no es el mejor referente pero sí un producto que logró renovar con gran éxito una franquicia que estaba de capa caída. Esperamos que la popularidad y los beneficios que han obtenido esta entrega y su continuación ayuden pronto a la creación de una nueva serie en la línea temporal principal de Star Trek. Y es que llevamos ya casi una década sin nuevo material en televisión, que es donde la saga ha brillado más, y creemos que ya está preparada para volver con un nuevo proyecto que no tenga que depender de los personajes clásicos.

Un especial donde ningún hombre ha llegado jamás

No os perdáis nuestro especial de cine de ciencia ficción, en el que analizamos las mejores películas del género. Y si queréis conocer más sobre Star Trek, os recomendamos nuestro completo reportaje del universo Star Trek.

Valoración

Una gran puerta de entrada al universo Star Trek, que presenta a los personajes más clásicos desde un enfoque moderno y además respeta todo el canon oficial de la saga.

Hobby

79

Bueno

Lo mejor

Tiene un buen ritmo, presenta a los personajes muy bien y es ideal para iniciarse en la saga.

Lo peor

Le falta el trasfondo social del mejor Star Trek. Chris Pine no tiene el carisma de William Shatner.

Lecturas recomendadas