Análisis

Star Wars I La amenaza fantasma - Crítica

Por David Martínez
-

ARGUMENTO: Dos caballeros jedi: Obi Wan Kenobi y Qui Gon Jin actúan como mediadores en el bloqueo comercial del planeta Naboo. Sin embargo, las circunstancias les obligan a tomar partido, contra la Federación de Comercio, y escapar del planeta con la Reina Amidala a bordo de su nave. Se refugian en el planeta Tatooine, donde conocen a un poderoso joven, Anakin Skywalker, que compite en carreras de vainas.   1999 - DIRIGIDA POR: George Lucas - PROTAGONIZADA POR:  Ewan McGregor, Liam Neeson, Natalie Portman, Jake Lloyd, Ian McDarmid, Anthony Daniels.

Veintidós años después de dirigir La guerra de las galaxias, George Lucas se volvió a poner detrás de las cámaras para "resucitar" su universo. Le bastaba muy poco para reventar la taquilla (superó los mil millones de dólares de recaudación) pero se movía en el terreno peligroso de contentar a todos los fans. Quince años después, se puede decir que salió del trance bastante airoso. A mí ya me había convencido con el primer tráiler (que repetí una y otra vez, con una copia grabada en el interior de un cine) ¿Por qué? Pues porque aparecía Yoda, porque se escuchaba "Anakin Skywalker, te presento a Obi Wan Kenobi"  y por la posibilidad de ver combates con sables de luz mucho más frenéticos que en la primera trilogía. Pero seamos sinceros, a mí me hubiese bastado con que apareciese el título y la banda sonora de John Williams.

Todo viaje tiene un primer paso

Parece que George había esperado todo este tiempo para ser capaz de reproducir personajes de manera digital. Cuando la tecnología estuvo disponible, se puso a escribir el guión de La Amenaza Fantasma con un lapicero en un bloc de hojas amarillas, tal y como había hecho muchos años antes con la original. La cinta contiene todos los elementos de la saga clásica (las batalas de naves espaciales, los combates de sables de luz, criaturas imposibles y planetas exóticos) y sin embargo no terminó de conectar con el espectador. El problema que atenaza a la nueva trilogía, y en particular a las dos primeras películas, es que todos los personajes se comportan de un modo demasiado formal: reinas, senadores, maestros jedi... parecen diálogos protocolarios, sin emociones, muy lejos de las fanfarronadas de Han Solo o el discurso valiente de la Princesa Leia.

El miedo es el camino al lado oscuro

El Episodio I también está cargado de miedos. Lucas no se atreve a innovar demasiado, y en cierto modo, repite los esquemas de las películas anteriores: el final, que salta entre tres batallas (el espacio, los gungan contra los droides de la Federación y los jedi contra Darth Maul) es lo mismo que habíamos disfrutado en El Retorno del Jedi (aquí tenéis nuestra crítica). Los efectos digitales también son un arma de doble filo: permiten momentos brillantes, como la carrera de vainas o la ciudad de Coruscant (con la primera visita al Consejo Jedi) pero no consiguen una sensación tan "palpable" como el rodaje con marionetas. En general, cualquier vinculación con los personajes y la mitología original es forzada. 

No tiene demasiado sentido que Anakin monte a C3PO y después no recuerde al droide en El Imperio Contraataca y tampoco era necesario explicar el origen de la Fuerza a través de la simbiosis con microorganismos midiclorianos, que no encajan con el entrenamiento de Yoda en Dagobah. ¿Anakin sin padre? ¿Permitir que dos caballeros Jedi "sufran" la compañía de JarJar Binks? No son las únicas incoherencias, y sin embargo, se pueden perdonar porque la película se mueve a buen ritmo. Los momentos de acción son impecables, y hay que aplaudir la creación de algunos personajes secundarios que enriquecen la saga como Wattoo, el usurero que tiene esclavizado a Anakin, Sebulba, su rival en la carrera o Darth Maul, que sin apenas líneas de diálogo, logra una estupenda impresión.

Tiene reflejos de Jedi

Tampoco la elección de actores es mala. Ewan mcGregor, Natalie Portman y Liam Neeson son piezas perfectas en este engranaje, y el joven Anakin (Jake Lloyd) no es tan plano como su sustituto, Hayden Christiansen, en El Ataque de los Clones y La venganza de los Sith. Es verdad que en algún momento, se nota que no conectan con las criaturas digitales, pero JarJar es una creación bastante anterior al Gollum de El Señor de los Anillos, y eso se nota. Sin estar a la altura de las originales, sigue siendo una gran obra de ciencia ficción. Ahora es cuando muchos fans se me tirarán al cuello... pero antes de eso, leed el siguiente párrafo.

La sabiduría de Mace Windu

El destino quiso que viese la película con otros ojos después de entrevistar a Samuel L. Jackson. El actor había venido a nuestro país para promocionar El Ataque de los Clones (cuyo análisis también podréis leer en nuestro especial cine de ciencia ficción) y tuvo la amabilidad de responderme a una pregunta. ¿Qué le parece el tono infantil que tiene la nueva trilogía? En lugar de perder la compostura, Jackson me explicó que hay que ver la historia a través de los ojos del protagonista. Anakin es un niño, y es lógico que la película esté enfocada al público infantil, del mismo modo que La Guerra de las Galaxias era cine para adolescentes. A medida que el joven Skywalker vaya creciendo, lo normal es que las películas se vayan ajustando a su edad. Por suerte, Mace Windu tenía razón, y como película infantil, La Amenaza Fantasma es perfecta. ¡Hasta las bromas de JarJar convencen a los más pequeños! Quizá lo que había cambiado cuando fui a verla al cine por primera vez no era la película, sino el espectador.  

Los inevitables cambios

La película se reestrenó en cines en 3D (por el momento es la única película de la saga que ha recibido este tratamiento) y también tuvo los correspondientes retoques para la edición doméstica en Blu Ray. Además de una carrera de vainas más larga, que incluye el fogonazo de Sebulba y una presentación más elaborada de los participantes, se eliminó la marioneta de Yoda en el Consejo y se le sustituyó por una recreación digital más acorde con lo que vimos en el Episodio II y III. Nosotros le damos el OK a esta pequeña modificación.

Y para despedirnos, una última curiosidad. La banda sonora, que es brillante -en particular por el tema coral Duel of Fates- incluye una pieza final de celebración, The Parade, que suena muy festiva. Pero si la reproducís mucho más lenta y en clave mayor... ¡es el tema del emperador en El Retorno del Jedi! 

Valoración

Por momentos la película se mueve entre un homenaje para nostálgicos, un enorme espectáculo digital y una película infantil. Una gran película de aventuras, que no está a la altura de la trilogía original.

Hobby

90

Excelente

Lo mejor

Darth Maul, la carrera de vainas y volver a Tatooine.

Lo peor

Jar Jar Binks, el abuso de efectos digitales y los midiclorianos.

Lecturas recomendadas