Análisis

Star Wars V El Imperio Contraataca - Crítica

Por David Martínez
-

CRÍTICA DE Star Wars V El Imperio contraataca - 1980 - DIRIGIDA POR: Irvin Kershner - PROTAGONIZADA POR:  Mark Hamill, Harrison Ford, Carrie Fisher, Frank Oz, David Prowse, Peter Mayhew, Anthony Daniels, Kenny Baker, Billy Dee Williams.  ARGUMENTO: La Alianza Rebelde sufre el asedio de las tropas Imperiales en el planeta helado de Hoth. Los protagonistas huyen y se separan: Luke Skywalker viaja al planeta Dagobah para iniciar su entrenamiento Jedi junto al maestro Yoda, mientras que Han Solo, la princesa Leia, Chewbacca y C3PO sufren la persecución de cazarrecompensas y tropas imperiales hasta la ciudad nube de Bespin.   

El Imperio Contraataca es la mejor demostración de que no es cierto aquello de "segundas partes nunca fueron buenas". De hecho, la película de 1980 supera a La guerra de las galaxias (cuya crítica ya hemos publicado en nuestro especial de cine de ciencia ficción) en todos sus aspectos. Y hay que reconocer que parte de una decisión muy complicada: George Lucas cedió el testigo de la dirección a Irvin Kershner (que no contaba con ningún título importante en su filmografía) lo que le permitió centrarse en otros aspectos: cuidar la integridad de su universo, mejorar los efectos especiales y, sobre todo, darle un giro argumental más oscuro, y creíble.

Asalto imperial

Es muy fácil saber lo que funciona en El Imperio Contraataca. La película recupera todo lo que tenía la primera entrega y lo engrandece. Partimos de la amenaza del imperio, y ya no se trata de un montón de soldados "patosos" que sólo son capaces de aniquilar jawas. Ahora vemos a tropas especiales (como los snowtroopers, que combaten en terreno helado) con apoyo de la artillería y bajo el mando directo de Darth Vader; se acabaron el gobernador Tarkin y los oficiales que ponían en duda su autoridad. Así, presenciamos la primera derrota de la Alianza Rebelde en Hoth (sin contar la destrucción de Alderaan) y tenemos la sensación de que "de verdad" son una amenaza para la galaxia. Pero eso no es suficiente, y la historia nos presenta nuevas amenazas: el wampa que casi se merienda a Luke Skywalker, los cazarrecompensas Dengar, IG88, Bossk, Zuckuss y Boba Fett, la traición del contrabandista Lando Calrissian o el gusano espacial. 

La Alianza también aparece retratada como un ejército, con instalaciones militares, rangos, armamento pesado... por fin La guerra de las galaxias es una guerra. Y no es de extrañar, entonces, que presenciemos boquiabiertos la batalla de Hoth, con unas dimensiones  y crudeza -no hay ewoks ni gungan de por medio- que no se volvería a ver en Star Wars.

La guerra no le hace a uno grandioso

Quizá en la primera película el poder de los Jedi y todo lo relativo a la Fuerza queda un poco difuso. Las explicaciones de Ben Kenobi y un par de momentos de lucidez de Luke Skywalker no son suficiente para entender la magnitud de esta energía, ni el poder del Reverso Tenebroso. Por eso la secuencia de Dagobah, que por cierto es el hogar de uno de los personajes más grandes (sólo en carisma y sabiduría) de la historia del cine, tiene tanto peso. Yoda es otro símbolo de la saga. El pequeño alienígena -controlado por Frank Oz- tiene las mejores frases de todo el guión, y su forma de hablar alterando el orden de las palabras causó un enorme impacto. Es el maestro perfecto: estricto, observador, comprensivo... y el principal culpable de que Luke Skywalker deje de ser un granjero de humedad para convertirse en un guerrero legendario. Desde el primer momento en que aparece en pantalla, olvidamos que se trata de una marioneta y asumimos que se trata de un personaje "vivo".

Mientras Luke y R2D2 descubren los senderos de la Fuerza, Han Solo y la tripulación del Halcón Milenario atraviesan un campo de asteroides y burlan la  vigilancia de las nave imperiales. De nuevo, la película nos muestra un acercamiento más "real" en que el Halcón es mucho más vulnerable que en La Guerra de las Galaxias, y Solo demuestra por qué es tan buen piloto (con el motor de hiperespacio desconectado). Hay dos ingredientes adicionales que elevan aún más esta secuencia: la aparición de Boba Fett (de quien George Lucas ha confirmado que sigue vivo) y la primera secuencia romántica entre Han y la princesa Leia, que tienen mucha más química que en la película anterior. Pero lo mejor de la película estaba por llegar...

Yo soy tu padre

Bespin, la ciudad nube. Un lugar "extraño" en la saga tanto por su ubicación, como por su arquitectura, e incluso la iluminación pastel, que contrasta con el resto de la película. Un lugar que nos hizo sentirnos incómodos desde el primer instante, cuando vimos a Han desconfiar de su "amigo" Lando... y un lugar perfecto para marcar otro hito en la historia del cine. Atención spoiler: el hecho de que Lucas convirtiese a Vader en el padre de Luke es el giro dramático definitivo. No sólo le da sentido a toda la saga, sino que crea un vacío en los corazones de la audiencia, que en ese instante se sienten identificados con el héroe y también gritan "no es verdad".  Esta conversación es el colofón perfecto a un combate con sables láser mucho más épico y dinámico que el duelo de Obi Wan y Vader, y el enésimo punto en que la secuela supera al original (aquí también se demuestra un mayor dominio de los efectos especiales).

La audiencia no está acostumbrada a los finales "malos" en el cine de aventuras, y aún menos en 1980. Lucas fue un osado dejando la historia a medias con Han Solo congelado en carbonita en manos de Boba Fett, Luke manco y desolado por su reciente descubrimiento, y Chewbacca junto a Lando, a bordo del Halcón Milenario, con rumbo desconocido (hasta que se escribió Sombras del Imperio). Y vaya si funcionó... los espectadores acudirían en masa tres  años después para conocer el desenlace en El Retorno del Jedi

Las ediciones especiales

Al contrario que ocurrió con la primera y la tercera películas, en que había cambios sustanciales, en el caso del Imperio Contraataca, los cambios de la edición especial y de la versión DVD son pequeños y mejoran el resultado final. La secuencia del Wampa se ha restaurado -ya no se ve el brazo del marionetista- y se ha alargado unos segundos, y también se cambió la cara original del emperador Palpatine por la de Ian McDarmid, el actor que lo interpretaría en los demás episodios de la saga (aquí abajo podéis comparar ambos). Sin embargo, el diálogo es el mismo y no cambia el espíritu de los personajes. También se alargó la llegada a Bespin para "lucir" una nueva ciudad, con planos digitales más espectaculares.

 

En definitiva, El Imperio Contraataca es la mejor película de la mejor saga de ciencia ficción. Hace un uso más inteligente de los efectos especiales (que eran impecables en su momento) y retrata unos personajes complejos, sometidos a situaciones límite. Nos sumerge en una guerra más dolorosa que las demás Star Wars (con la excepción de la Orden 66 en La Venganza de los Sith) y resulta más adulta y contundente. Pero si queréis saber el impacto que causó ver la cinta por primera vez, basta con que busquéis vídeos con las reacciones de los niños ante la revelación final... y a nosotros, hace mucho tiempo, nos ocurrió lo mismo.

Valoración

La saga alcanza la madurez, tanto en aspectos técnicos como en el retrato de sus personajes y la solidez del argumento. Una obra maestra de la ciencia ficción.

Hobby

98

Obra maestra

Lo mejor

Star Wars, más adulta, madura, despiadada y espectacular.

Lo peor

Termina en un cliffhanger... que duró tres años.

Lecturas recomendadas