Análisis

Cine para gamers: crítica de Avalon

Por Raquel Hernández Luján
-

ARGUMENTO: En el futuro, los jóvenes experimentan una creciente adicción por el ilegal y potencialmente mortal juego de realidad virtual llamado Avalon. Ash, la mejor jugadora de Avalon, decide llegar hasta el final del juego internándose en el último nivel.   2001- DIRIGIDA POR: Mamoru Oshii - PROTAGONIZADA POR: Malgorzata Foremniak , Wladyslaw Kowalski y Gudejko Jerzy.

Aunque a España llegó con tres años de retraso, no es un mal referente para el cine que puede degustar con deleite un gamer, aunque también es cierto que no es apta para aquellos a los que les guste "la tralla".

Se trata de una colaboración entre Polonia y Japón que une dos estilos muy diferentes que funcionan bastante bien en pantalla pero que sin duda no se desarrolla en el plano de la acción sino más bien en un plano filosófico en el que puntualmente hay escenas de acción. Esto es importante ya que el ritmo de Avalon es bastante lento, sobre todo en el tramo final y los diálogos no abundan, de modo que el espectador tiene que poner bastante de su parte para desentrañar qué es lo que la película nos quiere transmitir.

En un futuro cercano, los jóvenes se refugian en un juego de realidad virtual prohibido conocido como Avalon, (nombre de una legendaria isla a la que fue llevado el rey Arturo tra su muerte y en la que habitan las nueve reinas entre las que se encuentra Morgana). En la película viene a simbolizar una especie de limbo en el que las almas quedan atrapadas una vez que son conducidas al último nivel conocido como "Real Class" por medio de un "fantasma" cuya destrucción sirve de portal a ese estadio superior del juego.

El problema de Avalon es que es fuertemente adictivo hasta el punto de que puede llevar a los jugadores a quedar literalmente atrapados en el juego y en coma cerebral en el mundo real. Otros trastornos que puede ocasionar son comportamientos compulsivos y disociación de la realidad.

La película se centra en la figura de Ash (su nombre se debe al mechón color ceniza de su cabello cuando se introduce en el mundo virtual), una fabulosa jugadora que vive absorbida por Avalon ganándose la vida gracias a su talento para finalizar sus misiones y canjear el dinero que consigue por ello.

La actriz Malgorzata Foramniak le da vida a esta mujer cuyo objetivo final es recuperar a su compañero Murphy, atrapado en esa "Real Class". Vive sola con su perro, de forma totalmente anodina y carente de estímulos, alimentándose mal y mostrando poco interés por nada que no sea Avalon.

Imagen y música muy notables

Mamoru Oshii (Ghost in the Shell, The Sky Crawlers) se mueve en tres planos cromáticos: el juego aparece en tonos anaranjados (para los menús y en los momentos previos a la entrada al juego) y verdosos (para la propia realidad virtual) en los que los blancos son muy brillantes, lo que le da un componente onírico muy particular; por otra parte, quienes ven el juego desde fuera, lo perciben en como en una neblina iridiscente y finalmente "Real Class" contiene una paleta de colores natural. La plasticidad de las imágenes remite en algunos momentos al mundo del cómic.

 

En las misiones, Ash tiene que enfrentarse a máquinas tripuladas deshumanizadas y de aspecto similar al de insectos gigantes (¿os suena?) y cuando mata a otro ser humano, éste se descompone en facciones rectangulares, de un modo muy "videojueguil" que va evolucionando a medida que sube de nivel.

 

 

En cuanto a la música, interpretada por la Orquesta Sinfónica de Varsovia y un coro de ochenta voces hay que decir que el compositor Kenji Kawai, que ya trabajó con Oshi en la banda sonora de Ghost in the Shell, realiza un trabajo impecable. Lo que también es cierto es que es deconcertante que al final la propia orquesta con su solista, su director y su coral se incluyan en el metraje...

Por qué es interesante Avalon

En primer lugar estéticamente es muy sugerente y está bien hecha. Genera inquietud cuando tiene que hacerlo (el plano final es muy potente) y sobre todo te permite adentrarte en las grandes preocupaciones del autor por el mundo en el que vivimos: el juego como droga (al más puro estilo del soma de "Un mundo feliz" de Aldous Huxley, lectura más que recomendable, imprescindible), la incomunicación, la violencia como forma de deshumanización de un mundo en ruinas en el que la naturaleza prácticamente no existe (quizás los rastros de ella son el perro de Ash y los escasos alimentos que aparecen en un momento dado), y, sobre todo, la evasión de la realidad por medio de la generación de una simulación de realidad alternativa.

 

 

Este punto es muy interesante y tiene una potente carga tanto crítica respecto a la sociedad actual como reflexiva ¿si percibimos algo como real qué nos dice que no lo sea? ¿Es más feliz quien vive la realidad o quien queda atrapado en Avalon aunque físicamente sea un vegetal? ¿No será "Real Class" la realidad y Avalon la puerta de acceso a ella? ¿Por eso es un juego prohibido?

 

Podéis conocer otras realidades alternativas y películas videojugonas en nuestro especial Cine para gamers.

Valoración

Interesante cinta que se adentra en algunos de los principales problemas que puede plantear el juego como adicción: la renuncia a la vida, la dependencia, el consumismo y la incomunicación.

Hobby

80

Muy bueno

Lo mejor

La elaborada fotografía y la banda sonora, interpretada por la Orquesta Sinfónica de Varsovia.

Lo peor

El ritmo es muy lento y se apoya poco en los diálogos, así que ¡avisados quedáis!

Lecturas recomendadas