Análisis

Cine de superhéroes: Crítica de Batman y Robin

Por Manuel del Campo
-

CRÍTICA DE Batman y Robin - 1997 - DIRIGIDA POR Joel Schumacher - PROTAGONIZADA POR George Clooney, Arnold Schwarzenegger, Uma Thurman, Alicia Silverstone, Chris O'Donnell y Michael Gough.ARGUMENTO: El científico Victor Fries se ha convertido en Mr. Freeze tras un accidente, y amenaza con congelar Gotham. Por otro lado, la doctora Pamela Isley, defensora radical de la naturaleza, tras una pelea con su jefe acaba transformada en Hiedra Venenosa, capaz de someter (y asesinar) a cualquiera gracias a su dominio de las sustancias producidas por las plantas. Batman y Robin tendrán que enfrentarse a ambos villanos, mientrar tratan de limar sus diferencias como compañeros y afrontan la enfermedad de Alfred y la llegada de un nuevo personaje a la mansión Wayne.

Si de algo se le puede culpar de verdad a Batman Forever es de que confundió al director y a los productores, y en busca de un éxito aún mayor potenciaron los aspectos que ya habían puesto en peligro la calidad de aquel film. Batman y Robin resulta fallida desde el primer minuto, porque infantiliza (y "estupidiza") la trama en exceso, fracasa estrepitosamente en el casting y, lo peor, ni siquiera llega a ser entretenida, además de estar repleta de elementos grotescos.

Como no podía ser de otra forma, la película tuvo su corespondiente reconocimiento, con nada menos que 11 nominaciones a los premios Razzies (conquistando el de peor actriz de reparto para Alicia Silverstone), siendo elegida por Empire entre las 50 peores películas de la historia y cosechando algunas de las más dolorosas críticas que ha recibido una película de superhéroes.

Bruce Wayne vuelve a cambiar de rostro, y esta vez la responsabilidad le cae a un George Clooney que se pasa toda la película con la sensación de que no sabe de qué va todo aquello. Da cierta pena ver a un buen actor como Clooney tratando de salvar un personaje con bastante líneas de diálogo que rozan la estupidez. Por su parte, Robin/O’Donnell explota el lado más… “adolescente” de su personaje, y lo convierte en una chaval con el pavo disparado, insoportable por momentos que quiere su coche y su señal en el cielo (¡estaría bueno!).

El sentido del humor, que fue una digna baza en el anterior film, aquí se convierte casi en leit motiv de la historia, con el "pequeño" matiz de que casi nada tiene ni puñetera gracia (salvo la alusión a Superman en la primera secuencia) y ya se sabe que hay pocas cosas más patéticas que intentar ser chistoso y fracasar (lo de la tarjeta de crédito de Batman es de nausea).

En ese sentido, los dos villanos tienen un papel crucial. Además de que la dicción de ambos (hablo de sus voces originales) parece sacada de una escuela de iniciación al teatro, con una solemnidad e impostura absurdas (en plan “soy un malvado y voy a acabar con Batman” léase con lentitud y mirando a cámara) que llegan a resultar sonrojantes, los diálogos son simples, con una incomprensible obsesión por realizar continuos juegos de palabras con el frío en el caso de Schwarzenegger y bajo el "manual de la perfecta mujer fatal" por parte de Uma Thurman, aunque al menos en su caso salva alguna escena gracias a su talento.  A Bane casi no merece la pena mencionarlo puesto que aparece como un mostrenco sin cerebro que, pese a su extraordinaria fuerza, es tan sencillo vencerle OJO SPOILER como desconectando el tubo que lleva a su espalda FIN DEL SPOILER.

Para colmo su papel en la trama se limita a ser simplemente los villanos encargados de poner en dificultades a los héroes, sin que haya la más mínima intención de profundidad, puesto que, en otro incompresinble juego del guión, el peso de la historia recae en la relación Batman/Robin (de ahí ciertas alusiones por parte de algunos críticos del carácter homosexual de la película), la enfermedad de Alfred (que vuelve a lograr la mejor interpretación de todo el elenco) y la aparición de un nuevo personaje, Batgirl, una irritante Alicia Silverstone que se convierte en heroína (en el buen sentido del término) en un abrir y cerrar de ojos. Bueno, miento, antes nos demuestran que es una chica de armas tomar porque participa en una carreras ilegales de motos y sabe judo (¿?).

Toda esta colección de “virtudes”, eso sí, están adornadas con muchas explosiones, congelaciones y envenenamientos, y un extenso muestrario de gadgets y vehículos con especial protagonismo para los ganchos con forma de murciélago. ¡Ah! Y Elle MacPherson pasaba por ahí y se convierte en la novia de un Bruce Wayne (que en otro absurdo aún se piensa si quiere estar con ella el tío….). Para colmo, ni siquiera la dirección artísitica, como en las anteriores, o los efectos especiales (en muchas ocasiones uno se pregunta a dónde fueron a parar los 125 millones de presupuesto) se salvan del desastre.

Podría seguir enumerando más joyitas en esta entrega ante la que incluso Joel Schumacher acabo pidiendo perdón, pero como hay gente mucho más brillante que yo, os dejo con el Trailer Honesto de Batman y Robin, donde veréis en imágenes muchas de las cosas que aquí os he contado.

Y ahora a por Nolan en el Especial Cine de Superhéroes

Se acabó la primera hornada de la saha Batman, la semana que viene empezamos con las películas de Nolan en nuestro especial cine de superhéroes.


Valoración

Al señor Schumacher, y a la Warner, la franquicia se les fue definitivamente de la manos. Un disparate de principio a fin, ridícula por momentos, infantilizada, con unos personajes absurdos y una historia aburrida y sin el más mínimo interés.

Hobby

39

Malo

Lo mejor

Que Joel Schumacher dejó aquí la franquicia.

Lo peor

Practicamente todo. Algunas líneas de guión son de traca.

Lecturas recomendadas