Análisis

Cine de superhéroes: Crítica de Watchmen

Por David Martínez
-

CRÍTICA DE Watchmen - 2009- DIRIGIDA POR Zack Snyder - PROTAGONIZADA POR Malin Akerman, Billy Crudup, Matthew Goode, Jackie Earle Haley, Jeffrey Dean Morgan, Carla Gugino, Patrick Wilson. ARGUMENTO: A mediados de los años ochenta, el asesinato del Comediante, un superhéroe retirado, obliga a reunirse a los Watchmen. Este grupo formado por Dr. Manhattan, Espectro de Seda, Búho Nocturno, Ozymandias y Roschach debe desentramar una conspiración que podría cambiar el equilibrio político internacional, y acabar con muchas vidas inocentes. 

Watchmen supuso una revolución en el mundo de los comics (o las novelas gráficas, como se dice en los círculos más "culturetas") por su tratamiento adulto y decadente de los superhéroes. Aquí podéis leer nuestro análisis del comic Watchmen, de Alan Moore. Y en el cine Zack Snyder (que había sacado adelante una versión excelente de 300) consiguió el mismo efecto: convertir las películas de superhéroes en algo más serio. Al igual que había hecho con la obra de Frank Miller, Snyder trasladó a la gran pantalla algunas viñetas "calcadas" al original, con un nivel de detalle casi enfermizo, pero supo incorporar parte del lenguaje cinematográfico en esta historia, en que nada es lo que parece. Ya os adelantamos que cuantas más veces veáis la película, más capas de información vais a encontrar... y disfrutar.

Para empezar, el tema The times are a changin´ de Bob Dylan, sirve como hilo conductor a una secuencia de créditos brillante, en que, con movimiento limitado, se nos habla del auge de los Minutemen (un grupo de superhéroes de los años 40) y de su corrupción. Hasta se da una pista de quién pudo ser el artífice de los disparos que mataron a Kennedy o qué pasó durante la guerra de Vietnam. A partir de esa secuencia, Watchmen nos mete en el bolsillo con una historia de detectives, con personajes que parecen un cruce entre tipos acabados de la serie negra y los superhéroes tradicionales. La voz en off, las canciones de los años 60, 70 y 80, y el tratamiento de la imagen (también con la cámara lenta que tanto le gusta al director) recuerdan que estamos viendo un cómic en todo momento. Eso sí, aunque hay secuencias de acción, será mejor que os olvidéis del clásico combate contra supervillanos, porque esta película evita los convencionalismos.

Precisamente, como en el cómic, la narrativa es diferente en algunos capítulos. En especial el tramo en que el Dr. Manhattan nos cuenta cómo perdió su humanidad, mientras va dando saltos en el tiempo . Si su interpretación es notable, la de Rorschach, que ni siquiera muestra la cara durante gran parte de la película, o el Búho Nocturno le dan una enorme credibilidad a la historia, y hacen que nos vayamos metiendo irremediablente en la trama (y eso que son casi tres horas en total). Hasta la historia de amor que atrapa a varios personajes es dramática y conmovedora (una parte del mérito es del tema Hallelujah de Leonard Cohen, que suena en una secuencia de sexo).

Si habéis leído la obra original, seguro que hay una parte que os sorprendió, aunque reconoceréis que en una película "realista" sería muy difícil de encajar. No vamos a hacer el spoiler (que sería uno de los más escandalosos de la historia del cine) pero sí conviene aclarar que el final de la película es diferente. Y pese a que algunos puristas se quejen, la verdad es que funciona mucho mejor; es más creíble y concuerda mejor con el momento actual. Hay que tener en cuenta que el contexto, a finales de la Guerra Fría, es una parte muy importante de Watchmen, y eso ha cambiado desde las viñetas a la película.

 

Snyder, el director de la película, fue tan meticuloso al acercarse a esta obra que incluso rodó dos trabajos complemntarios, editados en DVD, pero no en cine. Uno de ellos es Bajo la máscara, un falso documental en que se nos habla de la época dorada de estos superhéroes en los Estados Unidos, y que completa esa secuencia de títulos de la que ya os hemos hablado. El segundo es una película de animación de apenas media hora, Watchmen: las Crónicas del Carguero Negro, que resume los tebeos que -dentro de la ficción- lee uno de los personajes secundarios. Sin ser imprescindibles, estos dos trabajos completan la obra.

Y ahora unas consideraciones finales. Watchmen es una de las mejores películas de superhéroes, basada en uno de los mejores comics de superhéroes. Su parecido es asombroso, pero en la comparación sale perdiendo, así que tampoco se trata de buscar todas esas carencias que puede tener. Y otra cosa, que seguro habéis deducido a lo largo del texto es la importancia de la banda sonora, y lo bien que encaja con su apuesta estética. Daos el gustazo de escucharla después de ver la película (y eso que yo no soy ningún melómano). Y daos también el gustazo de ver todas las críticas de nuestro Especial cine de superhéroes, después de este tráiler. Que Dios nos ayude a todos.

 

Valoración

Fiel al cómic de Moore hasta el mínimo detalle, con los cambios necesarios para la época y una de las mejores bandas sonoras del género.

Hobby

81

Muy bueno

Lo mejor

Fiel al cómic, con los cambios precisos. La B.S.O.

Lo peor

Faltan algunos detalles de las viñetas.

Lecturas recomendadas