Análisis

Del juego al cine: crítica de Doom

Por Borja Abadie
-

ARGUMENTO: Un grupo de fuerzas especiales, encabezadas por el mismísimo "The Rock", es enviado a una colonia científica en Marte para acabar con una diabólica amenaza que ha dejado el lugar en cuarentena. 2005 - DIRIGIDA POR Andrzej Bartkowiak - PROTAGONIZADA POR Karl Urban, Rosamund Pike y Dwayne "The Rock" Johnson

Siguiendo con el repaso al cine salido del videojuego hoy nos las vemos con Doom, la adaptación al celuloide de la obra magna de id software. Como sabéis, el videojuego no cuenta con mucho argumento que digamos: unas cuantas pistolas y escopetas, una invasión venida del Infierno y mucha sangre.

El film, de inicio, traiciona uno de los elementos básicos de la saga, cambiando las criaturas demoníacas por un virus que convierte a los humanos en horribles criaturas y zombis. ¿Zombis?, ¿porqué no?. Eso es lo que debieron pensar en la reunión de pre-producción del film. Aún así, la película está repleta de guiños al videojuego, desde algunas de las armas (incluida la inolvidable sierra mecánica) o las criaturas, hasta menciones a los miembros de la propia id, como John Carmack (programador jefe y co-fundador de id software), uno de los científicos que esperan el rescate de los marines espaciales.

Un elenco digno de Óscar

Esta joya está dirigida por Andrzej Bartkowiak, autor de dos películas protagonizadas por Jet Li, entre ellas la "genial" Romeo debe morir (una de las "mejores" versiones de Shakespeare que se han llevado al cine) y otra con el gigante de la acción Steven "rompebrazos" Seagal. Y no nos olvidamos de Street Fighter: la leyenda, otra adaptación videojueguil "imprescindible".

Los tres protagonistas principales de Doom tampoco le van a la zaga: Karl Urban, más conocido como Eomer del Señor de los Anillos, Rosamund Pike, ex chica Bond (en Muere otro día) que aporta el componente de curvas necesario para soportar el aburrimiento, y Dwayne Johnson, el polifacético "The Rock", depiladísimo luchador de wrestling y conocido del celuloide por interpretar al Rey Escorpión en la saga La Momia.
La banda sonora, que pasa totalmente desapercibida es obra de Trent Reznor, líder de Nine Inch Nails, con más de 50 trabajos para cine en su haber y la discutible hazaña de ser el descubridor y mecenas de Marylin Manson.

 

¿Esto es en serio?

La sensación que nos deja Doom es muy extraña. La película comienza como un pésimo clon de la saga Alien, donde la nave es sustituida por un laboratorio en Marte, los aliens por bicharracos enormes y la carismática tripulación de la Nostromo por el grupo antes mencionado más un grupo de secundarios típico y tópico. No falta el soldado de color "armario empotrado", el novato cobardica, etc... aunque sin duda nos quedamos con el listillo de turno, el soldado Portman, ese tipo de personaje que parece que ha sido creado solo para que disfrutemos cuando el monstruo de turno por fin le despedaza.

El exceso de "sustos" y falsos avistamientos de criaturas pretende mantenernos en vilo en la primera parte de la película (que alcanza los 100 minutos de duración, ni más ni menos), aunque la mezcla de una mala actuación, una catastrófica iluminación y un guión tan "chorra" que lo podría haber escrito el mismo Garci, dan al traste con todos los intentos. Peor se pone la cosa cuando la película trata de desarrollar tímidamente a sus protagonistas, en especial a la pareja de hermanos Karl Urban y Rosamund Pike que supuestamente ocultan un misterioso pasado en el Planeta Rojo que a nadie interesa. Estas escenas muestran, con el típico flashback, al soldado oyendo los gritos de su hermana a su querida mamá, un auténtica momentazo que os hará partiros de risa. Nuestro querido "The Rock" tampoco se queda corto, un personaje tan plano como las abdominales del propio actor.

La película avanza sin ningún interés. La trama, el destino de los protagonistas y el por qué del virus y sus consecuencias nos traen sin cuidado, hasta que, llegados los últimos 30 minutos, parece que el film deja de tomarse en serio soltándose la melena. Son, sin duda, los mejores momentos, en especial la larguísima escena de acción en primera persona o los títulos de crédito que parecen reírse al mismo tiempo de la película y del videojuego. Lo extraño es que, una vez terminada, todavía estamos dudando de si el director sabía lo que estaba haciendo o no. Queremos pensar que sí.

Valoración

Doom tiene algunos detalles divertidos, sobre todo si no nos tomamos la película en serio, aunque la cuestión es saber si se toma en serio a sí misma o no.

Hobby

35

Malo

Lo mejor

Los momentos en primera persona y el exceso de casquería y frases ridículas

Lo peor

Cuando la película se toma en serio resulta un auténtico bodrio

Lecturas recomendadas