Análisis

Creed. La leyenda de Rocky - Crítica del film de Stallone y Michael B. Jordan

Por Raquel Hernández Luján
-

CRÍTICA DE: Creed. La leyenda de Rocky (Creed) - DIRIGIDA POR: Ryan Coogler - PROTAGONIZADA POR: Michael B. Jordan, Sylvester Stallone, Tessa Thompson, Phylicia Rashad, Will Blagrove, Juan-Pablo Veza, Andre Ward, Tony Bellew, Philip Greene, Manny Ayala, Cory Kastle, Vincent Cucuzza, Christopher Weite. En cines el 29 de enero.ARGUMENTO: Spin-off centrado en la figura del hijo de Apollo Creed, Adonis Johnson, que desea fervientemente seguir los pasos de su padre. Para ello contactará con el legendario Rocky Balboa, cuya batalla ya no se está librando en el ring y que se convertirá en su entrenador y mentor. 

Grata sorpresa la que nos depara Ryan Coogler con Creed una suerte de spin-off centrado en la figura del hijo de Apollo Creed, Adonis Johnson, que desea fervientemente seguir los pasos de su padre a pesar de no haberlo conocido y demostrarse a sí mismo que no es un fraude y es merecedor del apellido.

 

Para ello contactará con el legendario Rocky Balboa que se convertirá en su entrenador y mentor. Alejado ya del mundo del boxeo, sigue viviendo tranquilamente en Philadelphia regentando un local llamado Adrian's en honor a su esposa pero verá en el joven el potencial y la fuerza que le llevará a librar él mismo una batalla fuera del ring. "Si tú luchas, yo lucho".

 


 

Si hay algo que emociona de Creed: la leyenda de Rocky, es el reconocimiento tardío de Sylvester Stallone. Ya sabemos que es un gran guionista y un inteligente productor, pero el Globo de Oro por el papel de Rocky fue un reconocimiento merecidísimo y recordemos que también está nominado en la categoría de mejor actor de reparto por este crepuscular trabajo.

 

Es doblemente emocionante teniendo en cuenta sus declaraciones en las que hablaba de su íntimo dolor por la pérdida de su hijo Sage que supo canalizar para la construcción de su personaje en Creed. Llegó a admitir que para él había sido incluso terapéutico: "Cada vez que se pueden ventilar emociones que son reales, creo que es muy útil. Lo más importante, [es que] quiero respetar su memoria". Y eso que casi reniega del proyecto: "Es demasiado doloroso. Es duro. No hay conclusión. No hay nada", dijo el actor en su día.

 


 

Stallone es el gran atractivo de la película, explotando su vis dramática desde la máxima contención además del notorio respeto por la saga. Es bastante obvia la voluntad de recurrir a todos elementos que funcionaron sobre todo en la primera entrega, estrenada hace ni más ni menos que hace 40 años, incluso a nivel de estructura narrativa, pero Ryan Coogler no renuncia a buscar sus propias señas de identidad desde la realización, buscando un buen equilibrio entre la nostalgia y la novedad. 

 

Especialmente brillantes son los planos previos a la gran batalla final contra Conlan, el campeón del mundo, en los que acompañamos a Adonis desde los primeros golpes del calentamiento hasta el ring y el ritmo que le imprime a la pelea te mantiene en vilo en vilo hasta el último momento (buen montaje). En otros tramos, por el contrario, el metraje resulta un poco excesivo: la historia amorosa del nuevo protagonista se antoja demasiado superflua y endeble y se lleva demasiado tiempo al igual que el arranque de la narración.

 


 

En el lado de los problemas de la cinta, es evidente que la cohesión de la banda sonora no es una de sus virtudes: se echa en falta un tema principal que consiga emocionarnos en los momentos más épicos de la película y, a pesar del gran trabajo de Michael B. Jordan para meterse en el papel, no parece que su personaje tenga el empaque suficiente como para salir adelante por sí mismo sin la figura de Rocky.

 

No obstante la posibilidad de una segunda entrega está sobre la mesa, veremos con qué enfoque y hasta dónde podrá Stallone seguir estirando la cuerda. Sobre todo porque a estas alturas es probable que no siga ampliando la remesa de películas si no consigue un reto que le enganche de ellas.

 



En su conjunto la película supone un pequeño triunfo teniendo en cuenta que no partía con grandes expectativas y que su director apenas tiene otro título en su curriculum, la cinta Fruitvale Station de 2013, con la que consiguió gran visibilidad. 

 

Si de por sí el regreso de Stallone no te genera suficiente hype, ten en cuenta que la peli se sumerge de vez en cuando en la mitología de la saga y tiene como gancho la revelación del resultado del tercer duelo de Rocky y Apollo que se celebró a puerta cerrada. Os dejamos con el tráiler de Creed. La leyenda de Rocky:

Valoración

En su conjunto la película supone un pequeño triunfo teniendo en cuenta que no partía con grandes expectativas. Es respetuosa con la saga y funciona bien como drama deportivo.

Hobby

75

Bueno

Lo mejor

La revelación del resultado del tercer duelo de Rocky y Apollo y el trabajo de Stallone.

Lo peor

La banda sonora y el nuevo villano no son tan legendarios...

Lecturas recomendadas