Criminal
Análisis

Criminal - Crítica de la película de Kevin Costner y Gal Gadot

Por Raquel Hernández Luján
-

Crítica de Criminal, película dirigida por Ariel Vromen con un reparto compuesto por Kevin Costner, Tommy Lee Jones, Gary Oldman, Ryan Reynolds y Gal Gadot. En cines a partir del viernes 2 de septiembre de 2016.

Estamos viviendo un verano bastante atípico en lo que a estrenos se refiere: por un lado los grandes blockbusters destinados a reventar la taquilla se están dando morrazos importantes; por otro lado tenemos películas de modestas aspiraciones que están dando la campanada y luego están cintas como ésta, inclasificables.

Manejan grandes presupuestos que les permiten tener un más que correcto diseño de producción y un reparto de lo más sólido pero tienen una base tan quebradiza sobre la que construir el relato que agonizan por su propia falta de lucidez.

Criminal es un cruce entre A propósito de Henry, El caso Bourne y Eternal (curiosamente Ryan Reynolds también andaba por allí). Tenemos tres ejes centrales: una trama de ciencia-ficción que se basa en la transferencia de la conciencia de un hombre muerto a la de otro hombre; una trama policial totalmente desechable por manida y topicona y una trama sentimental de corte dramático-familiar pasada de rosca.

Criminal

Si nos paramos a pensar la película un poco, ninguna de ellas funciona. La de ci-fi no se sostiene por ninguna parte porque es incoherente. Nuestro protagonista, un Kevin Costner entregado a los excesos de su personaje, es un hombre con un defecto que lo convierte en el recipiente ideal de la conciencia de un exagente que conoce información confidencial de extrema importancia para la seguridad nacional de los Estados Unidos.

Sin embargo, parece más un hombre ciclotímico que una persona "invadida" por los pensamientos y sentimientos de otra y las reacciones de su entorno se antojan desmedidas.

Criminal

Respecto a las motivaciones de los personajes de Criminal, más de lo mismo. "El holandés" ha creado una puerta virtual para acceder a las operaciones militares del ejército estadounidense y sus órdenes son inapelables (¿ni el propio Obama puede dar marcha atrás?), pero se raja, no sabemos por qué y quiere la protección del gobierno a cambio de deshacer el entuerto.

Su jefe es un Jordi Mollà al que denominan "anarquista español" pero que se apellida Heimdahl y es el dueño de una multinacional de telecomunicaciones ¿? Si intentáis encontrarle la lógica puede reventaros la cabeza, así que no lo intentéis en casa sin la supervisión de un adulto.

Criminal

Por supuesto no hay ninguna profundización en todo este asunto, no esperéis explicaciones o paralelismos con grupos terroristas antisistema reales. Heimdahl es uno de esos malos de manual que quiere desatar el caos y punto. Solo le falta escuchar música clásica mientras acaricia a su gato de angora, pero bueno, en su lugar rapta niñas y se esconde en la monumentos semiderruidos mientras navega por la deep web... Qué queréis, se tiene que notar que hemos cambiado al paradigma 2.0...

A nivel técnico, el montaje de Criminal es desastroso: hay fallos de raccord, la película tiene muchos personajes irrelevantes y una duración excesiva que le resta la efectividad que podría tener si al menos fuera más comedida en detalles superfluos. Le habría venido bien la tijera.

Criminal

Los que sí son relevantes: el doctor empático al que da vida Tommy Lee Jones, el iracundo jefe de la CIA encarnado en Gary Oldman y la pareja rota compuesta por Ryan Reynolds y Gal Gadot funcionan siempre a medio gas, como si no terminaran de creerse sus papeles porque su proceso de evolución es mostrado a trompicones y parecen perdidos un libreto muy inconstante.

Criminal funciona bien como telefilm y realmente podría haber llegado de forma directa al mercado doméstico sin problemas. Es probable que cuando llegue a las televisiones sirva para propiciar un sanísimo descanso de sesteo tras una comida copiosa, por lo demás no tiene nada que haga que la recuerdes a largo plazo. Bueno sí, ver a Kevin Costner dando mamporros al comienzo. Le sienta bien el rol de chico malo aunque nos lo desdibujen. 

Y cómo me revientan las películas que al final te hacen trampas... En este caso, la estructura circular se cierra evidenciando lo poco que tiene que ofrecer la narración. No te queda nada a lo que agarrarte.

Valoración

Thriller que funciona a duras penas a pesar de su sólido reparto. Se mueve en el terreno del disparate y el final es de traca.

Hobby

45

Malo

Lo mejor

Kevin Costner disfruta encarnando a un malo muy malo al comienzo de la película y se nota: le transmite al espectador su sentido del espectáculo.

Lo peor

Casi todo lo demás: el guión es completamente fallido. Ni funciona como peli de espías ni como propuesta ci-fi. El montaje es espantoso.

Lecturas recomendadas