Análisis

Crítica de 3 bodas de más

Por Raquel Hernández Luján
-

ARGUMENTO: En 3 bodas de más, Ruth, una joven investigadora en una universidad, asiste a las sucesivas bodas de sus ex, sin que ella consiga encontrar a su media naranja. ¿Hay algo peor que tu exnovio se case con otra y te invite a su boda? Sí, que te pase tres veces en un mes...2013 - DIRIGIDA POR: Javier Ruiz Caldera - PROTAGONIZADA POR: Inma Cuesta, Rossy de Palma, Quim Gutiérrez, Martín Rivas, Paco León, Berto Romero, María Botto, Laura Sánchez, Silvia Abril y Joaquín Reyes. Ya en cines.

Si te apetece ver una comedia diferente, 3 bodas de más te brinda la posibilidad de salirte un poco del "sota, caballo y rey" en el que se está convirtiendo el género con el paso del tiempo. Ninguno de los personajes que nos presentan los guionistas Pablo Alén y Breixo Corral en su guión entran en el terreno de lo tópico, lo que supone un verdadero soplo de aire fresco.

Inma Cuesta, en su primer papel protagonista, del que nos habló en la entrevista a propósito de Justin y la espada del valor, explota con acierto su vis cómica metiéndose en el papel de Ruth, una mujer en busca de sí misma, con muchas inseguridades de las cuales solo al final del metraje descubriremos su procedencia (vía flashback con cameo de Joaquín Reyes como su padre, ahí es nada).


3 bodas de más nos presenta a nuestra protagonista, una mujer a la que le han dado calabazas muchas veces, ¿recordáis a aquella novia a la fuga a la que dio vida Julia Roberts y que no era capaz de saber cómo le gustaba tomar los huevos por las mañanas? Algo así le sucede a Ruth que se amolda a sus parejas sin evolucionar por sí misma.

Javier Ruiz Caldera, al que ya le seguíamos la pista desde sus inicios como cortometrajista con Treitum, fue el responsable de Spanish Movie y Promoción fantasma, pero en esta ocasión ha optado por un punto de vista femenino para relatar una comedia plagada de gags y algunos de ellos son muy escatológicos y políticamente incorrectos sin abandonar el terreno de la comedia, lo cual no es nada fácil.

Entre los secundarios, la flor y nata de la comedia patria, comenzando con la hilarante Rossy de Palma y continuando con Berto Romero, Quim Gutiérrrez (que no solo inspira a Daniel Sánchez Arévalo) o Paco León.

El perioplo emocional de Ruth comienza cuando, en el momento más inoportuno (escena precréditos) su pareja la abandona... No ha terminado de embalar las pertenencias de su ex cuando empieza a recibir intempestivas invitaciones de otras exparejas, que se casan, pero ¡no vayáis a pensar que se trata de las típicas ceremonias! En absoluto, cada cual es más surrealista que la anterior. Pero Ruth irá aprendiendo de cada nueva situación y evolucionará hacia la independencia y la madurez, (bueno, más o menos).

Un egoísta irresponsable, un inmaduro surfero y un transexual (Berto Romero, Paco León y Laura Sánchez respectivamente) que la engañaba en el lapso de descubrir su verdadera sexualidad componen el "retablo" de joyas con las que Ruth ha compartido buena parte de su vida. Los diálogos de la película no tienen desperdicio, no solo por el humor, los giros de la trama o, como decíamos, esa frescura que emana de las situaciones extremas, sino por la naturalidad con la que los actores los hacen suyos.

Claro está que la cinta trata de trasladar la fórmula norteamericana al código castizo, pero el caso es que en ese impás surge algo nuevo y diferente. Es inevitable si Rossy de Palma anda por ahí exhibiendo sus dotes para el humor y escondes a Inma Cuesta tras unas enormes gafas de pasta... Da gusto ver una protagonista desastrosa, con sus problemas y sus momentos-chándal y que encima te saque la risilla jocosa de "esto podría pasarme a mí" o la que te hace pensar: "qué bestia". Diferente. En la variedad está el gusto, pero eso sí: no deja de ser una comedia para pasar el rato, no esperéis la quintaesencia del séptimo arte.

Valoración

Atípica comedia de trasfondo romántico y humor de todos los colores: escatológico, sexual, absurdo y, en todo momento, muy fresco. Una buena propuesta para echarse unas risas.

Hobby

73

Bueno

Lo mejor

Rossy de Palma está espectacular, muy divertida como madre poco corriente.

Lo peor

El final es muy predecible, clásico en una comedia romántica, aunque funciona bien.

Lecturas recomendadas