Análisis

Crítica de El amanecer del planeta de los simios

Por Fátima Elidrissi
-

CRÍTICA DE El amanecer del planeta de los simios (2014) - DIRIGIDA POR Matt Reeves - PROTAGONIZADA POR Andy Serkis, Jason Clarke, Gary Oldman, Keri Russell, Toby Kebbell, Kodi Smit-McPhee, Enrique Murciano, Kirk Acevedo, Judy Greer. Ya en cines. ARGUMENTO: Un grupo de simios evolucionados genéticamente capitaneado por César se convierte en la especie dominante del planeta. Su única amenaza será un grupo de humanos que ha conseguido sobrevivir a un virus devastador desatado en la década anterior. Ambas especies convivirán hasta que su débil paz se rompa y entren en una guerra que dirimirá quién dominará la Tierra.  

ACTUALIZADO 18-7-2014: Hoy llega a los cines El amanecer del planeta de los simios, la esperada secuela de la saga protagonizada ("virtualmente") por Andy Serkis. Podéis leer nuestra crítica a continuación.

TEXTO ORIGINAL (11-7-2014): El amanecer del planeta de los simios es una secuela de El origen del planeta de los simios (2011), un reboot precuela de El planeta de los simios, adaptación de 1968 de la novela de Pierre Boulle publicada apenas cinco años antes que plantó la semilla de cuatro películas y dos series de televisión en los años 70 además de la versión realizada por Tim Burton en 2001. A pesar de este laberíntico esquema narrativo y temporal, esta nueva entrega no sólo consigue superar a su precedesora, sino que añade profundidad, emoción y originalidad a esta saga dejando al espectador con ganas de más.

El planeta de los simios de Matt Reeves (Déjame entrar, Monstruoso) comienza exactamente en el mismo lugar en que Rupert Wyatt lo dejó, pero dejando atrás cualquier divagación científica para centrarse en las consecuencias de la independencia simia y el apocalipsis sufrido por los humanos.

César

Como mostraban los créditos de El origen del planeta de los simios, un virus extremadamente contagioso generado en los laboratios Gen-Sys de San Francisco y conocido como la gripe de los simios se ha extendido por todo el mundo exterminando casi por completo la población. Tras huir del dominio humano hace una década, los simios liderados por César conviven en Muir Woods formando una colonia multiétnica en la que encontramos chimpancés, orangutanes, gorilas o bonobos. Los simios se comunican y aprenden utilizando el lenguaje de signos en este paraíso donde hay rastro de los humanos.

Independientemente de la opinión que pueda merecer a cada uno El amanecer del planeta de los simios, no cabe duda de que la increíble interpretación de Andy Serkis, el actor responable del Gollum de El señor de los anillos o el King Kong de Peter Jackson, es el alma del film. Con un casting humano nuevo y más bien secundario el protagonismo absoluto pasa al simio, que se convierte en uno de los personajes (si no el personaje) no humano más expresivo, carismático, admirado y conmovedor de la historia del cine.

Si ya en la primera entrega (como repasaba el cortometraje La historia de César), César consiguió emocionar al espectador desde sus primeros pasos hasta convertirse en un líder de masas, en El amanecer del planeta de los simios se convierte en el padre, amigo, camarada y político que todo el mundo puede desear. Sin caer en sentimentalismos César se muestra un gobernante sabio y maduro, pacífico pero fuerte cuyo fin es el bien común de los simios. “Simio no mata simio”, se puede leer en las paredes de la colonia, en clara referencia a los mandamientos de la posterior (cronológicamente) El planeta de los simios de Charlton Heston. Pero la calma no puede durar mucho.

Los humanos supervivientes resisten a duras penas apostados en San Francisco, y a pocas semanas de agotar el escaso suministro de energía que les queda deciden explorar una presa hidráulica situada en el territorio ocupado por los simios. Para ello envían una pequeña expedición de humanos formada por Malcolm (Jason Clarke), su novia Ellie (Keri Russell) el hijo adolescente de Malcolm Alexander (Kodi Smit-McPhee)… y el maniqueo Carver (Kirk Acevedo), que desde el momento en que aparece en pantalla sabemos que la va a liar parda como “el humano que teme a los simios parlantes y desgraciadamente tiene un arma”.

Aunque el mensaje no es precisamente nuevo, la película está regada de referencias a nuestra condición egoísta y destructiva, aunque cabe decir que sin caer en un discurso intolerablemente moralizante. La Humanidad ha expoliado la Naturaleza, maltratado a los simios y agotado sus recursos destruyéndose a sí misma por el camino, viene a decir la película. Pero mientras hay vida hay esperanza y el César de Andy Serkis, que también conoce la bondad de los humanos, intentará trabajar con Jason Clarke, que toma el testigo dejado por James Franco en la primera película como intermediario y ayudante de los simios.

A partir de aquí los paralelismos entre humanos y simios se suceden, acortando las distancias entre las dos especies con la intención de mostrarlos como iguales. En ambos bandos tendrán cabida la sorpresa, el miedo, la generosidad, el amor o la traición, y mientras César y Malcolm abogan por el entendimiento e intentan mantener una inestable paz, el intimidante primate Koba (Toby Kebbell) y el líder del asentamiento humano Dreyfus (Gary Oldman) dejarán que sentimientos y venganzas personales nublen su juicio creando fricciones dentro de sus respectivos grupos y abocando las negociaciones al fracaso.

Conseguir que esta tensión permanezca latente durante más de dos horas es mérito del excelente guión de la película, que consigue equilibrar hábilmente trepidantes momentos de acción a gran escala con escenas íntimas de la mayor ternura, profundas reflexiones intelectuales con violentas explosiones, físicas o emocionales. Mark Bomback, Rick Jaffa y Amanda Silver firman esta historia que hace hincapié en las similitudes entre simios y humanos en lugar de en sus diferencias, un discurso que bien puede trasladarse a las sociedades contemporáneas.

Abundando en las secuencias de acción la película ofrece varias imágenes que quedarán grabadas en la retina del espectador. Más allá del espectáculo pirotécnico, el caos y la destrucción (dignos todos ellos de alabanza), el realismo y el detalle de las escenas protagonizadas por simios es increíble, sobre todo cuando aparecen en grupo. Decenas de primates saltando, trepando o galopando ocupan la pantalla con total normalidad gracias al trabajo realizado en la captura de movimientos. El mismo Serkis comentó que los más de 50 actores que conforman el casting de primates participó en una especie de campamento simio con el objetivo de dar vida a sus personajes del modo más fiel posible. Así que imaginaos.

En resumen, Reeves ha conseguido hacer de un blockbuster de acción y ciencia ficción una emocionante fábula sobre la humanidad y la bestialidad ajeno a las especies que, narrado con pulso firme y protagonizado por unos simios memorables, consigue que el espectador salga pensando del cine. Que ya es mucho pedir estos días.

Es verdad que hay cierto maniqueísmo en el tratamiento de algunos personajes (lo cual provoca que la historia se vuelva algo predecible en ocasiones), pero son males menores en una narración que no deja de ser trepidante.

Si El origen del planeta de los simios consiguió recaudar 482 millones de dólares en todo el mundo queda ver qué conseguirá esta excepción a eso de que las segundas partes nunca fueron buenas. Y esperamos ansiosos la próxima entrega.

Valoración

Una secuela superior a su predecesora tanto narrativa como técnicamente, que consigue no sólo renovar y actualizar la premisa del film sino dar nueva vida a esta saga.

Hobby

86

Muy bueno

Lo mejor

Los simios, con Andy Serkis a la cabeza, y los efectos especiales que les permiten cobrar vida.

Lo peor

El maniqueísmo de algunos personajes: no pueden ser tan buenos, tan malos o estar tan cegados.

Lecturas recomendadas