Análisis

Crítica de Anacleto: agente secreto

Por Raquel Hernández Luján
-

CRÍTICA DE: Anacleto, agente secreto - DIRIGIDA POR: Javier Ruiz Caldera - PROTAGONIZADA POR: Quim Gutiérrez, Imanol Arias, Berto Romero, Alexandra Jiménez, Carlos Areces y Rossy de Palma. En cines a partir del 4 de septiembre.ARGUMENTO: Adolfo es un joven abúlico y sin aspiraciones en la vida. El mismo día que su novia le deja plantado descubre que su padre es agente secreto y se ve involucrado en una trama que puede cambiar su futuro para siempre.

El carismático personaje creado por el genial Manuel Vázquez Gallego en 1964 y cuyas historietas fueron editadas por Bruguera cobra vida en Imanol Arias, con su cigarro en la comisura de los labios y su pajarita característica. Esta adaptación se suma a otros cómics españoles llevados a la gran pantalla como el de Ibáñez y su pareja de agentes Mortadelo y FilemónEscobar con Zipi y Zape y el Club de la canica.

 

Javier Ruiz Caldera, el director de 3 bodas de más, Promoción fantasma y Spanish Movie revisa la tira cómica creada por Vázquez con la idea de ofrecer una comedia de acción bastante inusual para nuestro cine: trepidante, plagada de efectos especiales, peleas cuerpo a cuerpo y con una brutal edición de sonido que te hará sentir cada golpe y cada disparo. Magnífica labor de postro y de especialistas, por cierto.

 


 

Con guión de Fernando Navarro, Pablo Alén y Breixo Corral Anacleto, agente secreto narra la historia de Adolfo, un treintañero que trabaja de segurata con el hermano de su novia y no tiene ninguna aspiración en la vida más allá de comer y dormir.

 

Su suerte hace que no le quede más remedio que dar un giro de 180 grados: primero le deja su novia y después, se convierte en el objetivo de una serie de matones liderados por Vázquez, un peligroso criminal que acaba de escapar de la cárcel. Y es que su padre, con el tiene una escasa relación, tiene una doble identidad y es Anacleto, un agente secreto que en su juventud encerró a Vázquez y se ha convertido en su obsesión. Adolfo tendrá que colaborar con él para sobrevivir a la venganza de este criminal y, entre tiroteos y persecuciones, intentar recuperar a su novia.

 


Berto Romero es el mejor amigo de Adolfo y hermano de Katia, la novia del protagonista interpretada por Alejandra Jiménez. La madre de estos hermanos es la divertidísima Rossy de Palma y completan el reparto Emilio Gutiérrez Caba y una serie de secundarios que son institución en el plantel humorístico nacional: Silvia Abril, Andreu Buenafuente, José Corbacho, Eduardo Gómez...

 

Con semejante casting y contando con un talentoso director al frente es difícil que Anacleto, agente secreto se venga abajo, si bien hay un claro problema, más de concepción del personaje desde el guión que de interpretación: el villano Vázquez del que se encarga Carlos Areces.

 

 

Vázquez solía retratarse a sí mismo con ánimo de chanza pero el sentido del humor se ha evaporado en su incursión cinematográfica, y sus motivaciones, extremandamente sengrientas son increíbles y nada divertidas. Da la sensación de que se les ha ido a los guionistas la mano con el tema gore. Francamente, no imaginaba a Anacleto triturando a un tipo o a Vázquez clavándole a alguien una alcayata en el ojo, y son cosas que te sacan del ambiente lúdico de la cinta.

 

También se hecha el falta un poco más de metalenguaje, ya que tan proclive era el historietista a valerse de su propia caricatura y a fabular sobre su vida convirtiéndose en "el malvado Vázquez". Los guiños están ahí, en la celda del fugado plagada de viñetas, en la aparición Sapristi o el desfasado centro de operaciones de la delegación secreta de Anacleto, pero en general, como adaptación del cómic, no cuadra demasiado. No tiene pinta de que estuviera en el ánimo de los creadores de la pelícila ser fieles al tebeo...

 


 

Vázquez declaró en su día que más que en 007, se inspiraba en El superagente 86, serie de culto en la que conocimos a Maxwell Smart y, salvo ese suero de la verdad, se echan también en falta el humor absurdo y los gadgets casi ridículos típicos de los espías, mensajes secretos, etc. Y esto es lo que puede causar cierta estupefacción en el espectador: nada recomendada para el público menudo, medianamente recomendada para los amantes de Vázquez, que pueden salir como decíamos un poco alucinados de la sala de cine pero disfrutarán de varios puntazos y muy recomendable para quienes quieran echarse unas risas con una peli de superespías a la española, en el mejor de los sentidos.

 

Magníficas vibraciones las de Imanol Arias, a pesar de la dureza de su personaje, como Anacleto y de Quim Gutiérrez como su hijo, con quien tiene buena química. Ambos protagonizan varios momentos muy disfrutables sobre todo cuando éste último juega en la consola a Street Fighter mientras su padre se pelea de veras detrás de él antes de descubrir su identidad secreta. ¡Qué bien rueda Ruiz Caldera la acción! Quedan ganas de más siempre y cuando se redirija un poco el tema de la violencia gratuita. 

Valoración

Ruiz Caldera mete en la coctelera el cine de espías, el cómic de Vázquez y un pizca de humor gore consiguiendo una mezcla como poco resultona, aunque no tenga claro a qué público se dirige.

Hobby

75

Bueno

Lo mejor

El diseño de producción y la edición de sonido.

Lo peor

Le falta humor sobre todo al villano de la historia.

Lecturas recomendadas