Análisis

Crítica de la película de Ataque a los titanes

Por Raquel Hernández Luján
-

CRÍTICA DE: Ataque a los titanes (Shingeki no kyojin) - DIRIGIDA POR: Shinji Higuchi - PROTAGONIZADA POR: Haruma Miura, Kiko Mizuhara, Kanata Hongô, Satomi Ishihara, Nanami Sakuraba, Takahiro Miura, Hiroki Hasegawa, Ayame Misaki, Pierre Taki, Jun Kunimura, Shû Watanabe, Satoru Matsuo. Estrenada en el Festival de Cine de Sitges 2015.ARGUMENTO: Tras la aparición repentina de unos gigantes devoradores de hombres los supervivientes se repliegan construyendo enormes murallas. De este modo, viven aislados y completamente privados de libertad hasta que un enorme Titán destruye su protección y les obliga a buscar soluciones creando escuadrones adiestrados para matarlos.

Si no habéis oído hablar de Ataque a los titanes es porque vivís en la Antártida, así que, solo a modo de resumen rápido, os cuento la historia que hay detrás de esta película de acción real estrenada recientemente en Japón y que pudo verse el día 10 en el Festival de Cine de Sitges en nuestro país. A finales de año Mediatres Studio distribuirá la cinta a salas comerciales mientras que Cameo la lanzará al mercado doméstico en DVD y Blu-Ray.

La serie Shingeki no Kyojin, creada por el autor Hajime Isayama, ha pasado de ser una completa desconocida a convertirse en todo un referente dentro del mundo del manganime llevándose de calle a una multitudinaria horda de fans. Ganó el premio Kōdansha Manga Shō de 2011 en la categoría shōnen (un género dirigido mayoritariamente al público adolescente masculino con grandes dosis de acción) y para junio de 2013, el manga había vendido más de 20 millones de copias, en gran parte gracias al estreno del anime, que permitió aumentar su popularidad de forma exponencial.

 

 

 

 

 

Junto con la serie dirigida por Tetsurō Araki y producida por Wit Studio (de la que se ha anunciado una segunda parte de cara a 2016) y licenciada en España por Selecta Visiónllegaron las adaptaciones y expansiones: videojuegos, una novela ligera, dos spin-off en manga, una precuela, una parodia y hasta se ha anunciado un crossover con el universo Marvel del que hemos podido ver una imagen... Spider-Man huyendo de dos titanes...

 

Al margen de esta curiosidad vamos a centrarnos en la película en acción real que, tras otras tan aclamadas como Gantz o Rurouni Kenshin estaba llamada a ser un exitazo de taquilla. Si Gantz se dividió en dos partes y Rurouni Kenshin en tres, Ataque a los titanes ha tenido también que dividirse de forma obligatoria en dos partes, y, a decir verdad, esto le ha pasado factura ya que esta primera entrega trata de condensar catorce episodios en 98 minutos, algo literalmente imposible.

 

 

 

Y llegados a este punto hay que subrayar que la experiencia de visioando de quienes hayan leído el manga y/o visto la serie y la de los neófitos que se enfrenten por primera vez a la cinta sin haber visto nada previamente va a ser totalmente diferente. 

 

Sin rodeos: como adaptación Ataque a los titanes hace aguas por todas partes; de la esencia de la historia queda la brutalidad de los titanes, el espíritu vengativo de Eren y poco más. De hecho el mayor destrozo que hace el guión es el de los personajes, a los que les da unas motivaciones distintas y unas personalidades que distan mucho de las originales (pobre Mikasa), por no hablar de cambios de etnia, la desaparición de algunos de ellos y la creación de otros nuevos "de síntesis". Una cosa un poco incomprensible y extraña que puede que fuera el detonante de que el director Tetsuya Nakashima (Confessions) abandonara el proyecto (argumentó "diferencias creativas"). Como somos previsores, aquí tenéis un reportaje para que no os perdáis confirmando quién es quién en la película.

 

 

 

 

 

El punto fuerte es sin lugar a dudas la integración de los efectos especiales ya que era todo un reto crear las enormes criaturas deformes, aparentemente estúpidas pero sanguinarias y voraces capaces de morder y engullir sin ningún esfuerzo a los humanos como si de ganado se tratara. 

 

Una de las preguntas que todo el mundo se hacía era si la película trasladaría las escenas gore, abiertamente violentas, explícitas y aterradoras del manganime y la respuesta es sí. Puede que a nivel argumental la historia se precipite y atropelle en varias ocasiones, que hayan hecho trizas a los personajes y que la película te deje con más preguntas que respuestas pero lo cierto es que la sangre no falta. Acaba siendo entrante, plato principal y postre, de hecho, hasta el punto de que hace que la historia sea irreal y que llegue un momento en el que "te de igual". Entendedme, no es que tenga el corazón de piedra, es que llega un momento en el que te acostumbras a las babas, las muertes, los desmenbramientos y los salpicones sanguinolientos a la lente. Y como además de previsores somos un poco malvados, os hemos preparado otro reportaje con los momentos más gore de la cinta.

 

 

 

En resumidas cuentas dista mucho de ser una película ideal pero como decíamos si no conoces el material del que parte Shinji Higuchi es probable que disfrutes de ella como una curiosa excentricidad nipona. Al fin y al cabo, hay que reconocer que la historia es resultona y engancha: tiene el sutil encanto de esas distópicas historias en las que la Humanidad tiene que redimirse ante una amenaza desconocida y los toques justos de humor, romance y aventura como para asegurar un rato entretenido aunque no especialmente trascendente.

 

Os dejo con uno de los abundantes tráilers que hemos podido ver de Ataque a los titanes y os invito a leer la reseña de la segunda entrega: Ataque a los titanes: el fin del mundo con la que se cierra la historia que a la carrera se esboza en esta película.

 

 

Valoración

Las altísimas expectativas le juegan una mala pasada a una producción que cumple en el apartado visual pero adapta de forma muy torpe el manga y el anime en que se basa, empezando por no respetar a los personajes.

Hobby

55

Regular

Lo mejor

Los titanes, bien diseñados e integrados mediante unos FX de calidad.

Lo peor

El incomprensible cambio en la naturaleza de los personajes.

Lecturas recomendadas