Análisis

Crítica de Ataque a los titanes: el fin del mundo

Por Raquel Hernández Luján
-

CRÍTICA DE: Ataque a los titanes: el fin del mundo (Shingeki no kyojin: endo obu za wârudo) - DIRIGIDA POR: Shinji Higuchi - PROTAGONIZADA POR: Haruma Miura, Kiko Mizuhara, Kanata Hongô, Satomi Ishihara, Nanami Sakuraba, Takahiro Miura, Hiroki Hasegawa, Ayame Misaki, Pierre Taki, Jun Kunimura, Shû Watanabe, Satoru Matsuo. Estrenada en el Festival de Cine de Sitges 2015.ARGUMENTO: Las revelaciones a las que accedimos al final de la primera entrega tienen ahora todo su efecto. Eren Jaeger ha demostrado esconder un secreto que no conocía ni él mismo. Sus propios amigos se distanciarán de él al ver de lo que es capaz: deberá luchar para que sus compañeros no le ejecuten y aprovechen su nueva habilidad para combatir a enemigos tan poderosos como el Titán Femenino o el Titán Colosal.

Si habéis llegado hasta aquí es que habéis sido valientes y os habéis atrevido con la primera parte del live-action de Ataque a los titanes cuya crítica podéis leer aquí, y, si os habéis recuperado del susto, vamos a repasar lo que vais a encontrar en esta segunda entrega. Ya os adelanto a los lectores y fans del manganime que como adaptación sigue siendo deficiente...

Pues bien, si tenemos en cuenta cuánto se aleja del material original podríamos pensar que es para crear algo mejor y "más grande", valga el juego de palabras, pero el tiro vuelve a salirle por la culata a Shinji Higuchi. En parte el daño ya estaba hecho en la primera película y había cuestiones que no podían enderezarse como el tratamiento de los personajes o el planteamiento de la propia trama.

 

¿En qué mejora levemente respecto a la primera entrega? Bueno, no esperéis que sea redonda, ni mucho menos, y tira de algunos recursos fáciles como plantar un prólogo de imágenes de la primera entrega, así que si las veis seguidas os puede resultar hasta redundante, pero, al menos, es menos confusa que la anterior (aunque sigue sin ser enteramente satisfactoria, al menos trata de remediar lo que vimos aportando explicaciones).

De hecho, contra la propia estética y concepción del universo de Ataque a los titanes hay cambios fundamentales como el del Titán Acorazado, el uso de armamento e incluso la revelación de que, al contrarrio que en el material original, toda la trama está ubicada temporalmente en el futuro en lugar de en el pasado con teoría conspiranoica estadounidense de por medio a la que accedemos mediante una Apple TV. Parece broma, pero no, no lo es...

 

La banda sonora vuelve a ser tan inconexa como la de la primera película con una mezcla explosiva de rock con violines y segmentos corales que vienen a ser una buena metáfora de lo que supone la película: la unión de una idea de aquí y otra de allá con un pegamento endeble y un montaje chocante por momentos.

Muchas de las críticas, sobre todo japonesas, se han cebado con el plano visual de la película y los recursos monetarios con los que se ha contado para ponerla en pie, pero desde mi modesto punto de vista los problemas no vienen de ahí, de hecho la integración de los titanes vuelve a ser más que correcta, así como el formidable trabajo de Yoshihiro Nishimura, director de modelos 3D o el de los coreógrafos de las peleas entre titanes.

 

 

El talón de Aquiles de Ataque a los titanes: el fin del mundo es que no atrapa la esencia de la historia, añade cosas nuevas que no aportan demasiado y se recrea en reiteraciones. Quizás habría sido más coherente fusionar ambas películas en una de larga duración que tuviera un ritmo más constante y desarrollara con menos torpeza toda la idea sobre la corrupción del poder y de las élites que mueven los hilos, que es a fin de cuentas uno de los entresijos más importantes de la trama. Pero claro, el rendimiento en taquilla se habría reducido a la mitad.

 

En su lugar tenemos más violencia, más escenas de muerte, más explosiones y mucho ruido aderenzando los manidos tópicos del estilo de cuentas atrás y personajes reapareciendo a los que se daba por muertos. O lo que es lo mismo, menos enjundia, menos espacio para la reflexión y para la empatía y más espectacularidad al servicio de un entretenimiento que aporta poco.

 

 

¿Seguirá la serie de animación en su segunda temporada los derroteros de esta película o seguirá la senda del manga? Tendremos que esperar a 2016 para averiguarlo, aunque creo que es fácil adivinar que esta película, como la anterior, quedará al margen del canon como un primer pero no definitivo intento de trasladar la serie a acción real. Al menos la próxima vez podrían "estar todos los que son" en lugar de "ser todos los que están"! 

 

Os dejo con el tráiler de Ataque a los titanes: el fin del mundo para que podáis ver la acción de la cinta, seguramente lo más disfrutable para todos con verdaderas peleas dignas de mención.

 

Valoración

La segunda entrega de Ataque a los titanes repunta levemente respecto a la primera cinta al tratar de corregir sus problemas aportando mayores explicaciones pero los errores de concepción siguen haciendo estragos.

Hobby

58

Regular

Lo mejor

Los titanes molan y la peli clarifica y trata de enmendar el desatino de su predecesora.

Lo peor

El parche llega tarde y mal, sigue echándose de menos una mayor fidelidad a la historia.

Lecturas recomendadas