Análisis

Crítica de Atrapada en la oscuridad

Por Raquel Hernández Luján
-

ARGUMENTO: En Atrapada en la oscuridad conocemos a Sara Taylor, reportera gráfica, que pierde la vista en una emboscada en territorio enemigo. Posteriormente se aparta de todo y se refugia en un ático de Nueva York. Sin embargo, dos hombres quebrantan su tranquilidad al allanar su hogar en busca de un preciado botín.2013 - DIRIGIDA POR: Joseph Ruben - PROTAGONIZADA POR: Michelle Monaghan, Michael Keaton, Barry Sloane, Andrew W. Walker, Kaniehtiio Horn, Olivier Surprenant, Namukasa Basudde, Trevor Hayes, Timothy Paul Coderre, Jasmine Chan, Zhaida Uddin. Ya en cines.

El norteamericano Joseph Ruben, responsable de Durmiendo con su enemigo Misteriosa obsesión, dirige este thriller: el primero desde que rodara aquel en 2004... ¿se ha oxidado en nueve años? En esta ocasión se adentra en la vida de una exfotógrafa de guerra que pierde la vista en Afganistán y que, la noche de fin de año, tiene que hacer frente a dos psicópatas que asaltan su vivienda. 

La película comienza mostrando el suceso que marca la vida de Sarah Taylor (Michelle Monaghan), cuando, en una avanzadilla por tierra y mientras retrata la guerra a través de su objetivo, es víctima de una bomba que le arrebata la vista. La atmósfera gris y llena de polvo y su creciente extrañamiento ante lo que sucede a su alrededor contribuyen a generar un arranque potente y esperanzador que pronto se diluye, entre otras cosas, por el abuso de los flash-backs que recuperan este momento.

Sea como fuere, a continuación y tras ser liberada de las vendas, la película sigue la estela de otras muchas como La habitación del pánico o Los ojos de Julia pretendiendo generar angustia y cierta claustrofobia en la atmósfera del ático de Penthouse North en la que pronto nos queda claro que la joven invidente se encuentra menos sola de lo que le gustaría pensar.

Cuando Sarah se cae en al escurrise con un charco de sangre, cae con ella la película al completo. Todo este segundo y extenso tramo de la película flojea desde el principio debido a la enorme dosis de ingenuidad de la que tiene que hacer gala el espectador para "tragarse" esta perla: son muy habituales los fallos de raccord, los muertos pestañean, el montaje deja mucho que desear, y, sobre todo, las situaciones que muestra la película son completamente inverosímiles.

Cabe destacarse eso sí, el paralelismo que Ruben pretende establecer entre la guerra externa y la guerra interior por conseguir el botín y que tiene su cúspide cuando Sarah es torturada "al modo Guantánamo" (otra cosa es que eso tenga mucho sentido en el progreso de la narración).

Lo espacioso que es ático y su iluminación contribuyen a restarle angustia a la historia, por no hablar del torpísimo ejercicio a la hora de rodar las secuencias de más acción en las que se producen enfrentamientos cuerpo a cuerpo.

Por su parte Michelle Monaghan tampoco llega a convencer del todo con su ceguera debido al histrionismo del guión: conste que es un papel muy díficil ya que a pesar de su supuesta indefensión, se mueve bastante aunque, cosas de la vida, nunca se le ocurre en un arrebato coger el teléfono y marcar el número de la policía.


Aunque hay algunas secuencias que consiguen puntualmente generar inquietud, solo el guiño final de la película nos recuerda quién la ha dirigido y los malísimos ratos que nos hizo pasar en Durmiendo con su enemigo ¿recordáis las toallas colocadas obsesivamente? ¿O la secuencia de las manzanas rodando por el suelo?

Mucho menos implacables que aquel marido psicópata resultan los dos asaltantes de Atrapada en la oscuridad que cometen las clásicas torpezas de los malos de cualquier telefilm barato: dejar sola a la víctima y mantenerla con vida innecesariamente, enredarse en discusiones, proferir tibias insinuaciones sexuales o arremeter contra la pobre mascota de turno. Menos mal que los gatos siempre caen de pie.

Valoración

Si te dicen que esta película se rodó hace veinte años y te la ponen en una sobremesa te lo crees perfectamente. Todo en ella destila tufo de telefilm realizado con poco interés y menos esmero.

Hobby

50

Regular

Lo mejor

El arranque de la cinta y la forma en la que Sara se queda ciega.

Lo peor

La resolución a cámara lenta resulta muy cutre así como los abundantes problemas de raccord.