Análisis

Crítica de Babadook, la película de terror del momento

Por Raquel Hernández Luján
-

CRÍTICA DE: Babadook (The Babadook) - DIRIGIDA POR: Jennifer Kent - PROTAGONIZADA POR: Essie Davis, Noah Wiseman, Daniel Henshall, Hayley McElhinney, Barbara West, Ben Winspear, Tiffany Lyndall-Knight y Tim Purcell. Ya en cines.ARGUMENTO: Seis años después de la violenta muerte de su marido, Amelia no se ha recuperado todavía, pero tiene que educar a Samuel, su hijo de seis años, que vive aterrorizado por un monstruo que se le aparece en sueños y amenaza con matarlos.

Si os gusta el género del terror y estáis hartos de ver siempre la misma película con distintos personajes, la coproducción canadiense y australiana Babadook es para vosotros porque es un verdadero soplo de aire fresco para el género.

Se salta todos los patrones preestablecidos para meternos de lleno en la disfuncional familia monoparental formada por una mujer trabajadora y viuda que tiene que "apechugar" con la tarea de criar en solitario a su imaginativo (¿o no?) hijo que vive obsesionado por un monstruo que acecha su hogar.

Todo comienza cuando, en una de las secuencias clásicas nocturnas que acontecen en cualquier hogar, Amelia le dice a su hijo Samuel que elija un libro de cuentos para ayudarle a dormir. "The Babadook" (anagrama de "A Bad Book") dispara la imaginación de ambos y les sugestiona con una narración tenebrosa acerca de un monstruo que acecha a una mujer y su pequeño.

La puesta en escena, muy sencilla y con poquísimos escenarios (casi toda la acción sucede en la propia casa), es tremendamente efectiva sacándole mucho partido no solo a la luz sino a todos los clásicos que nos horrorizan: el perchero, el armario, el hueco de debajo de la cama, el impás entre el sueño y la vigilia...

Pero la grandeza de Babadook está en que no solo incursiona con éxito y originalidad en el terreno del terror sino que también lo hace en el drama familiar y personal de la protagonista. El trabajo de la actriz Essie Davis es increíble: nos hace llegar a todos los estadios posibles pasando del abatimiento a la desesperación, la angustia o la determinación con una facilidad increíble. 

Su pequeño en la película: Noah Wiseman, es un verdadero portento y consigue con su interpretación inquietarnos tantas veces como hacernos sentir un poderoso sentimiento de protección.


Por supuesto donde se viene arriba Babadook no es tanto en su interpretación literal como en la metafórica, de ahí que todo su ideario, basado en los cuentos de terror sea tan impactante y emocionante en el tramo final. Y es que el mayor de los horrores no es el que nos acecha desde fuera: el mostruo que quiere devorarnos (llamésmolo Coco, "el hombe del saco" o "el sacamantecas") sino al que ya hemos dejado que entre en casa y anida dentro de nuestras mentes. 

En ese sentido la progresión ascendente del guión y el impecable trabajo de madre e hijo es fundamental. No se trata de una mujer defendiendo a su vástago de un mal externo sino de un niño tratando de proteger a su madre de sí misma y lo que puede hacer en uno de sus estados alterados de conciencia llevada por el dolor de la pérdida que no ha sanado.


Todo implosiona: el amor materno-filial arrasado por una falta de aceptación de la situación actual, el frustrado amor romántico que se trunca sin remedio, la falta de apoyo por parte de la familia, el trabajo y las instituciones sociales...

Babadook es un magnífico debut tras la cámara de la también actriz Jennifer Kent, que ya había dirigido con anterioridad un corto, Monster, que le sirve de base argumental, y una TV movie y que realmente sabe lo que hace en cuanto a dirección de actores se refiere.

Valoración

Con tantos momentos aterradores como emotivos, Babadook cautiva la imaginación y nos devuelve la fe en el denostado género del terror, que vive horas bajas en los últimos tiempos.

Hobby

85

Muy bueno

Lo mejor

Los dos actores principales y la lectura metafórica de la película.

Lo peor

Hay sustos. Qué se le va a hacer, es una peli de miedo...

Lecturas recomendadas