Análisis

Crítica de Bayonetta: Bloody Fate

Por Daniel Quesada
-

CRÍTICA DE Bayonetta: Bloody Fate - DIRIGIDA POR Fuminori Kizaki ARGUMENTO: Bayonetta es una bruja que disfruta eliminando ángeles por encargo y no recuerda su pasado. El advenimiento de Jubileus, el Creador, hará que personajes de vida anterior le recuerden cuál es su verdadero destino.

Los usuarios de Wii U seguimos flipando con el nivel alcanzado por el reciente Bayonetta 2, pero ya la primera entrega del juego sirvió para engancharnos de sobra. Tanto, que ha dado para crear esta película de anime, Bayonetta: Bloody Fate, la cual recrea la aventura de la bruja que conocimos en PS3 y 360.

De hecho, la adaptación es todo lo literal que permite el medio, al menos en materia de guión. Están todos los personajes que conocimos en Bayonetta: Cereza, Jeanne, Luka, Rodin... Algunos diálogos están prácticamente calcados y los 90 minutos de metraje se las apañan muy bien para adaptar todos los matices del argumento que conocimos hace ya 4 años, incluida buena parte de los duelos contra los "jefes finales".

Jóvenes y brujas

La dirección de Bayonetta: Bloody Fate corre a cargo de Fuminori Kizaki, al que también debemos la muy destacable serie Afro Samurai. De hecho, se nota la herencia de la estética, en esos sangrientos (y espectaculares) espadazos o en la voluptuosidad de la protagonista. Sí, "Bayo" ya tenía unas curvas imposibles en el videojuego, pero el planteamiento era distinto, más irreal y alocado, mientras que la de la película es más bien una top model.

Ahí se llega a alguno de los puntos de divergencia: el matiz sarcástico y descarado de Bayonetta está bien representado, pero en el fondo todo eso tenía que ver con la sátira y el exceso, el "más difícil todavía" en el videojuego. Aquí, más bien hay un cierto postureo, muy estético, sí, pero que no sabe alcanzar el humor y la autoparodia que tenía la obra original del irreverente Hideki Kamiya.

Ahora bien, desde luego resulta espectacular, tanto en el diseño de los personajes y enemigos (muy, muy parecidos a los del juego) como en los combates. Sí, también se muestran las gigantescas invocaciones de Bayonetta (que no dudan en descuartizar a los enemigos que encuentran) y, por supuesto, la heroína da gusto al gatillo de sus cuatro pistolas y a toda una batería de armas locas y espectaculares.

Así, los duelos presentan todos los puntos fuertes del juego, desde choques imposibles de balas hasta coreografías de espadas desde una pared. Y, cómo no, también hay mucho erotismo, con los inevitables desnudos de la bruja que, de hecho, dan pie al único momento divertido de la película (¡anda que no había "gags" buenos en el juego!), cuando Luka se queda intimidado ante sus "pechuzas".

Tanto Jeanne como Bayonetta ejecutan piruetas imposibles y lanzan sus ataques con poses que dejarían aullando al lobo de Tex Avery, pero de nuevo se da pie a un resultado más estético que divertido. Porque estética hay, de la buena. Se nota la buena mano de Fuminori Kizaki en ese campo, con composiciones que mezclan los personajes de dibujo clásico con iluminaciones y modelados por ordenador (los grandes emisarios de Jubileus están creados en 3D), todo lo cual da pie a planos que son una verdadera gozada para la vista.

La animación, eso sí, es algo más irregular y alterna secuencias en las que los protagonistas se lucen cambiando de postura y encuadre sin parar, con otras en las que éstos mantienen la misma pose todo el rato y solo mueven la boca.

En cualquier caso, se nota que el ritmo va de menos a más y, de hecho, el final de la película es lo más espectacular de la misma, cuando por fin se han podido desarrollar un poco los personajes y Bayonetta tiene algo más de gracia (al principio se la percibe como poco más que una "calienta braguetas angelicales"), tanto como heroína como en su propio carácter.

Don´t fly me to the Moon

¿Qué hay del apartado sonoro? Por una parte, hay aciertos, con melodías que mantienen el tono jazzero del juego al principio, pero poco a poco las melodías derivan hacia lo épico, lo cual nos parece un error, porque olvidan mantener el ritmo divertido. Por supuesto, no contábamos con que sonaran los diferentes homenajes a clásicos de SEGA en el juego, pero lo que nos aprece fatal es que en ningún momento suene la genial versión de Fly me to the Moon. Sí que suena, al principio, Mysterious Destiny, algo es algo...

El doblaje al castellano mantiene el buen nivel al que nos tienen acostumbrados los lanzamientos de Selecta Visión. De hecho, se trataba de una ocasión especial ya que, hasta ahora, Bayonetta no ha tenido una voz en español. La actriz seleccionada hace un buen papel, pero en nuestra opinión pegaba una voz un poco más resabiada (para emular de alguna forma el acento "british" de la versión original) y chulesca. El resto de personajes sí resultan muy adecuados y destaca el vozarrón grave de Rodin.

En definitiva, Bayonetta: Bloody Fate es una película entretenida, pero que no consigue enamorar como el juego en el que se basa porque se queda en la superficie de la acción y del guión. La doble moral del duelo entre los ángeles y las brujas sí está algo más conseguida, pero el resto carece un poco de chispa. A pesar de ello, los que disfrutaron del título original (o los que lo estén haciendo ahora con la nueva versión de Wii U) pasarán un buen rato rememorando los momentos principales y viendo a la bruja más descarada soltándose el pelo... Con todo el peligro que ello implica, claro.

Valoración

Una digna adaptación del primer videojuego, de buen diseño artístico y muy fiel en el guión, pero carente de la chispa del mismo.

Hobby

66

Aceptable

Lo mejor

Algunos planos son muy espectaculares. Los minutos finales. Es muy fiel al juego.

Lo peor

No sabe sacar a Bayonetta el jugo que tiene. La animación es irregular.

Lecturas recomendadas