Blade Runner 2049
Análisis

Crítica de Blade Runner 2049 con Ryan Gosling y Harrison Ford

Por Raquel Hernández Luján
-

Crítica de Blade Runner 2049, la secuela de Blade Runner dirigida por Denis Villeneuve con Ryan Gosling, Harrison Ford, Robin Woright, Sylvia Hoeks y Ana de Armas. En cines a partir del 6 de octubre de 2017.

Blade Runner fue una película de lo más especial. Podría haber sido un desastre absoluto debido a una producción elefantiásica y numerosos problemas entre los intérpretes (es archiconocida la animadversión entre los actores Harrison Ford y Sean Young), una escenografía megalómana, problemas de presupuesto… Las aportaciones de los intérpretes fueron clave para su consideración de obra de culto que le llegaría mucho tiempo después de darse un considerable tropezón en cartelera y recaudar menos de lo previsto.

Ridley Scott venía de abrazar los laureles con Alien, el octavo pasajero en 1979 y admitía con acierto las propuestas del inmenso Rutger Hauer para Roy Batty y de Daryl Hannah para para la replicante Pris. Edward James Olmos tendría menos suerte con la creación de un lenguaje propio para Gaff que quedó descartado (ojo, que en esta peli tiene su momento de resarcimiento).

Blade Runner Montaje del Director en Blu-ray

Denis Villeneuve, tras cosechar un apabullante éxito en su primera incursión en el terreno de la ciencia-ficción con La llegada, ha sido el valiente que se ha atrevido a revisitar aquel mundo para traernos una continuación.

El punto de partida: el “Director’s Cut" de la película original y la fórmula puede que sea la única apropiada: el respeto al material inicial, fagocitando parte de su estilo visual pero creando algo nuevo distanciándose incluso temporalmente de la trama pero sin perder su esencia a la hora de poner el foco en el tema central de la película: ¿qué nos hace humanos? ¿Qué determina que tengamos "alma"? ¿Es posible la convivencia pacífica entre hombres y replicantes?

Antes de Blade Runner 2049

Blade Runner estaba ambientada en 2019, así que en la ficción han pasado 30 años a lo largo de los cuales los problemas de la sociedad han ido evolucionando y ciertos hitos han ido marcando el devenir de la Historia.

Os lo sintetizo avisándoos de que no son datos que vayan a destrozaros ninguna sorpresa, esta misma información os la da Villeneuve al comienzo del relato:

2020 - Llega el Nexus 8

2022 - El gran apagón

2023 - Prohibición replicante

2025 - Ascenso de la Wallace Corporation

2028 - Wallace compra la Tyrell Corporation

2036 - Termina la prohibición replicante

2040 - El Departamento de Policía de Los Ángeles fortalece la división de los Blade Runners.

 

Han sido tres los cortometrajes que se han lanzado previamente a la película: 2036: Nexus Dawn, 2048: Nowhere to Run y 2022: Black Out. Los dos primeros dirigidos por Luke Scott y el tercero, más largo, por Shinichiro Watanabe.

Una de las cuestiones que se os vendrán a la cabeza es si será necesario haberlos visto para poder seguir la trama… Pues no, en absoluto, un prólogo inicial nos pone en antecedentes acerca de lo sucedido en este lapso de tiempo de forma tal que es no es imprescindible. Dicho lo cual, en mi humilde opinión, merece la pena verlos para familiarizarse con los personajes de Jared Leto y Dave Bautista y para conocer los sucesos acaecidos durante el “gran apagón”. Un visionado complementario, vaya, ya sea antes o después de ver la película.

Y chapuzón en el futuro

Blade Runner 2049 es toda una experiencia cinematográfica: cuenta con una puesta en escena fascinante y varios apartados técnicos sobresalientes. A un diseño de producción fastuoso hay que sumarle una fotografía espectacular y un diseño de sonido que nos remite constantemente a la cinta original. Incluso la forma de hablar de los personajes, particularmente de Luv (Sylvia Hoeks) nos remite auditivamente a la voz de Rachel (Sean Young) estableciendo un paralelismo con ella muy interesante que se fragua también a través de su vestimenta e incluso su peinado.

Otros apartados creativos palidecen en comparación con Blade Runner, especialmente la banda sonora de Hans Zimmer y Benjamin Wallfisch que no consigue nunca emocionarnos como la de Vangelis.

Ridley Scott consiguió algo muy complicado en 1982: creó poesía, su película tenía alma, había en ella pasión y lucha por la vida (Roy Batty será siempre inmortal en su deseo de ser libre). Blade Runner 2049 es mucho más elegante, fría y aséptica. Se percibe en Villeneuve un exceso de celo por no defraudar, por no ser disonante, por establecer constantes paralelismos que le impiden a la película “palpitar”.

Analizamos las mejores películas de ciencia ficción de todos los tiempos en este especial.

Por otra parte, Blade Runner 2049 no esconde su vocación episódica. A pesar de su larguísimo metraje, el ritmo es bastante lento para lo que supone en sí la trama, bastante sencilla e irresoluta, apuntando a una nueva película.

Cuando mejor funciona es cuando se inspira en Blade Runner sin parafrasearla visualmente. En ese sentido hay nuevos personajes muy interesantes: la citada Luv, que es incapaz de sentir empatía por humanos o modelos desfasados de replicante pero que sufre por los de su generación; la teniente Joshi (soberbia Robin Wright); la doctora Stelline (Carla Juri) o la enigmática Joi (Ana de Armas). A pesar de ellos, la película da la sensación de asumir pocos riesgos.

Ryan Gosling es un actor al que le va bien el personaje del Agente K pero que no consigue tocar la fibra del espectador y a Jared Leto le dosifican sobremanera el tiempo en pantalla, teniendo probablemente las líneas de diálogo más interesantes salvando las del gran Harrison Ford. Si queréis saber qué fue de él y de Rachel, encontraréis la respuesta... que sea satisfactoria es harina de otro costal.

En resumen, Blade Runner 2049 es una buena película que abraza la ciencia-ficción y abandona paulatinamente el tono noir de su predecesora a medida que avanza el metraje. Es un must en toda regla, pero está lejos de la calificación de “obra maestra” con la que la ha revestido la crítica estadounidense. ¿Queréis que Villeneuve os agarre de las tripas de verdad? Ved Incendies y sabréis lo que es bueno.

Valoración

Lejos de la magia de la cinta original, en gran parte por la BSO, la duración y el ritmo, Blade Runner 2049 cuenta con un excelente diseño de producción, una foto deliciosa y un diseño de sonido que calca a su predecesora.

Hobby

70

Bueno

Lo mejor

Villeneuve es un director increíble: solo con superar el reto de crear una secuela digna de una peli tan compleja es para hacerle la ola.

Lo peor

Deslumbra pero no emociona, no te llega a la víscera. Hay muchos intérpretes geniales infraexplotados. La sombra de Rutger Hauer es alargadísima...

Lecturas recomendadas