Análisis

Crítica de Capitán Harlock

Por Raquel Hernández Luján
-

CRÍTICA DE: Capitán Harlock (Space Pirate Captain Harlock) - DIRIGIDA POR: Shinji Aramaki. Ya en cines.ARGUMENTO: Es el año 2977 y 500 mil millones de humanos anhelan regresar al planeta Tierra que todavía consideran su hogar. El Capitán Harlock busca un dominio intergaláctico absoluto mientras lucha contra la corrupta Coalición Gaia, que gobierna la raza humana en todos los confines del espacio. El líder de la flota de Gaia, Ezra, envía a su hermano menor, Logan, para que se infiltre en la Arcadia y asesine a Harlock, pero Logan no tarda en descubrir que las cosas no son siempre lo que parecen.

El capitán Harlock surca de nuevo el espacio con su nave Arcadia y lo hace 30 años después de que el personaje de Leiji Matsumoto arrasara con su popular serie de animación. La obra original, del 77, gozó de un éxito internacional brutal que hizo que incluso en Francia toda una generación recibira el sobrenombre de "Albator" en referencia al nombre francés de Harlock, un pirata que se rebela contra el poder y lucha en nombre de toda la humanidad.

Seamos sinceros, cuando supimos que habría una película realizada en CGI a más de dos nos hicieron chiribitas los ojos aunque también teníamos un miedo atroz: que se invirtiera una ingente cantidad de tiempo, dinero y recursos en crear un mundo que pareciera hueco... Algo de eso hay, por desgracia en Capitán Harlock. Id echando un ojo a los primeros minutos de la película para que podáis comprobar el tono:

¿Sigue vivo el espíritu del capitán Harlock?

Puede que más que nunca, a pesar de todo. Los números son fríos y engañosos pero cuando leemos en los dossieres de prensa barbaridades como las que siguen: "896 servidores empleados, 806 dispositivos utilizados para renderizar y 1.400 planos en la película CGI más cara hasta la fecha de Toei Animation" está muy claro que el resultado final, a nivel visual, va a ser apabullante.

Y más si tenemos en cuenta los rostros que hay detrás de Capitán Harlockel guión es una creación de Harutoshi Fukui, cuyas novelas han experimentado numerosas adaptaciones cinematográficas y de Kiyoto Takeuchi, que anteriormente colaboró con el director Aramaki en Appleseed Ex Machina; el diseñador mecánico de la película, Atsushi Takeuchi, es conocido por su participación en Star Wars: Clone Wars, y el diseñador de personajes Yutaka Minowa también trabajó en Ninja Scroll; finalmente, la película cuenta con Toei Animation y Marza Animation Planet, el equipo de los mejores expertos en CGI, dirigidos por Takeuchi Kengo... Talento a borbotones.


Pero dicho todo esto, os preguntaréis dos cosas: ¿qué hay de la esencia del atractivo personaje? ¿Se capta su trasfondo? Está ahí, pero "nos lo han cambiado". Me explico: este relanzamiento de Harlock, como muy bien explica su director, ha querido ser de alguna forma una transposición de cómo se siente a juventud en Japón, en su mayor parte atrapada y sin salida, sentimientos que en la Europa en que vivimos a día de hoy comprendemos más que de sobra. 

Esto implica que tanto la estética de la película como el alma del personaje han sido oscurecidos notablemente, lo que ha generado uno de los grandes talones de Aquiles de la película: la falta de sentido del humor, que estaba presente en la serie original y se añora con fuerza durante el visionado de la película. Ahí tenéis el "cómo se hizo", que os permitirá escuchar las palabras de los creadores:

Libertad, ecologismo y esperanza en el futuro

No son pocas las voces que se han alzado en contra del supuestamente plano guión de Capitán Harlock, pero solo puedo disentir... Los mensajes que lanza la película llegan altos y claros al espectador y merecen ser escuchados, tenidos en cuenta y reflexionados, otra cosa es que se lancen de la manera más adecuada y que el ritmo narrativo acompañe. O quizás sea una cuestión del grave tono que adopta la cinta para hacérnoslos llegar pero que tanto ha gustado a James Cameron que no ha dudado en calificarla como ”visualmente poética, épica en todos los sentidos". 

Tanto esplendor plástico, con movimientos de cámara casi imposibles, un diseño de personajes fantástico y un mimo casi enfermizo por el detalle empañan de alguna forma el fondo de la historia pero no porque resulte irrelevante o insuficiente sino porque el entorno está sobredimensionado y el metraje resulta un tanto excesivo.

Es muy probable que esta película cumpla a la perfección su cometido de acercarse a las nuevas generaciones y que sea fácil para los neófitos sentirse identificados con Harlock y su fiel entorno, pero para los que estén familiarizados con el original, la nostalgia se abrirá paso muy pronto e incluso, a pesar de todos sus atractivos, echarán en falta el dibujo tradicional.

Los sedosos cabellos, las expresiones de los rostros captadas al milímetro y la imponente presencia del pirata son maravillosos, pero la calidez y, por qué no decirlo, la sencillez del trazado que tan bien conocemos, es directamente insustituible. Hay algo del alma de la serie que se ha evaporado en la película y es probable que haya tenido mucho que ver el largo tiempo que ha sido preciso para ponerla en pie. Da la sensación de que se ha perdido el foco para crear algo tan nuevo que resulta demasiado frío, demasiado desencantado, demasiado oscuro...

Se entiende este proyecto, las motivaciones que han empujado a sus creadores a llevarlo a cabo, se valora su envergadura, el empeño y la dedicación. Es más, Capitán Harlock es un MUST, una película que hay que ver, pero con todo no llena el inmenso hueco que aspirábamos a alimentar en nuestro deseo de recuperar, al menos, una parte de nuestra infancia. ¡Ay, los dibujos de antaño, que tan poco necesitaban para hacernos soñar!

Valoración

Capitán Harlock es una cita ineludible para los amantes de la serie, pero, eso sí, aunque sea muy disfrutable en lo que a imagen se refiere, el tono resulta demasiado grave y se echa en falta algo de chispa.

Hobby

75

Bueno

Lo mejor

Todos los planos técnicos son UNA PASADA, es brillante.

Lo peor

Prescinde del sentido del humor de la serie original y se echa mucho en falta.

Lecturas recomendadas