Análisis

Crítica de La caza

Por Raquel Hernández Luján
-

ARGUMENTO: La caza nos presenta a Lucas, un hombre de cuarenta años que tras un divorcio poco amistoso consigue reconducir su vida y se dispone a recuperar la relación con Marcus, su hijo adolescente. Pero algo va mal: cuando es acusado de pederastia, tendrá que luchar para defender su honradez.2013 - DIRIGIDA POR: Thomas Vinterberg - PROTAGONIZADA POR: Mads Mikkelsen, Alexandra Rapaport, Thomas Bo Larsen, Annika Wedderkopp, Anne Louise Hassing, Lars Ranthe, Lasse Fogelstrøm, Susse Wold, Ole Dupont y Sebastian Bull Sarning. Ya en cines.

La imagen de Mads Mikkelsen llorando sangre se nos quedó grabada a muchos en Casino Royale, la película que catapultó la carrera de este actor de procedencia danesa y angulosos rasgos faciales. Tanto es así que encontrarlo en un papel que explota su faceta más humana directamente nos descoloca, y más aún teniendo en cuenta su reciente incursión en la televisión con la serie Hannibal.

Sin lugar a dudas su personaje, Lucas, es el pilar fundamental en el que se basa este frío drama que comienza poco antes de la navidad, cuando por una serie de circunstancias fortuitas, su vida se cruza con la de la hija de su mejor amigo, una niña que va a estudiar a la misma guardería en la que él trabaja.

La caza se aleja de efectismos y de truculencias y muestra con total naturalidad cómo una sencilla reacción de despecho infantil mezclada con un equívoco consigue alcanzar una repercusión exagerada, alterando totalmente la vida de un hombre, que, en esencia, no ha hecho nada de lo que tenga que arrepentirse. No obstante y a pesar de eso, llega a convertirse en un apestado de la sociedad, tan preocupada por contener una lacra tan repugnante como la pederastia que se retroalimenta en una paranoide búsqueda del crimen y a la postre termina convirtiéndose en un macabro sistema.

Thomas Vintererg, fundador del efímero movimiento cinematográfico Dogma 95 junto a directores como Lars Von Trier, saltó a la fama con su asfixiante cinta La celebración, para, al igual que sus compañeros de manifiesto, terminar subvirtiendo todas y cada una de las premisas que dieron origen a dicho movimiento.

En La caza, el realizador se recrea en los primeros planos y maneja con intención la perspectiva de la cámara mostrando en unas ocasiones planos picados y otra contrapicados en un juego de poder entre los niños y los adultos, que se ve también muy bien reflejado en la metáfora de la caza.

"Hoy es el día en que los niños se vuelven hombres y los hombres niños", viene a constatar una de las últimas frases que pueden escucharse al final de la cinta. Pues bien, así es: ante el descrédito social, un hombre puede ver cómo toda su vida se desmorona como un castillo de naipes y no volver nunca más a sentirse seguro.

En general, todos los intérpretes de la película hacen un excelente trabajo, pero hay que reseñar especialmente la labor de Mikkelsen que, sobre todo en una de las secuencias clave de la película, es capaz de pasar por toda una serie de estados emocionales que le llevan de la más profunda de las tristezas, al agotamiento, la búsqueda de la redención, el hartazgo y hasta la ira. En el epicentro de todo este torbellino que sacude a la comunidad hay una niña confusa (Annika Wedderkopp), que llega a dudar hasta de sus propios recuerdos.

Angustiante de principio a fin, las dos horas que dura la película te mantienen en constante tensión, atrapadod en el drama psicológico que pueden producir los laberintos de la percepción y del prejuicio, máxime ante un hecho tan grave. Y no puedes evitar pensar, ¿qué habría hecho yo? Vinterberg te señala y te zarandea transmitiendo con certeza el peso de la injusticia sobre los hombros de un soberbio Mikkelsen que se alzó con el premio a la mejor interpretación masculina en Cannes 2012

Valoración

Hondo drama que se adentra en los prejuicios sociales y los juicios de valor prematuros que en ocasiones nos llevan a ser excesivamente protectores y hasta paranoicos.

Hobby

85

Muy bueno

Lo mejor

Las interpretaciones de un entregado Mads Mikkelsen y la jovencísima Annika Wedderkopp.

Lo peor

La sensación de indefensión que te deja la película al final.