Análisis

Crítica de El corredor del laberinto: las pruebas

Por Raquel Hernández Luján
-

CRÍTICA: El corredor del laberinto: las pruebas (Maze Runner: Scorch Trials) - DIRIGIDA POR: Wes Ball - PROTAGONIZADA POR: Dylan O'Brien, Thomas Brodie-Sangster, Kaya Scodelario, Ki Hong Lee, Giancarlo Esposito, Aidan Gillen, Patricia Clarkson, Rosa Salazar, Nathalie Emmanuel, Jacob Lofland, Dexter Darden, Cazi Greene, Alexander Flores, Gary Hood y Lili Taylor. En cines a partir del 18 de septiembre.ARGUMENTO: Thomas y el resto de clarianos tendrán que enfrentarse a su mayor desafío hasta el momento: buscar pistas sobre la misteriosa y poderosa organización conocida como CRUEL. Este viaje les llevará a "la quemadura”, un apocalíptico lugar repleto de obstáculos.

El corredor del laberinto: las pruebas nos lleva más allá de lo que vimos en la primera entrega de la saga cinematográfica que está traduciendo en imágenes las novelas de James Dashner. Si El corredor del laberinto narraba una pugna por salir de un confinamiento forzado jugando con la claustrofobia y el paso tiempo, ahora vamos a conocer el mundo que rodea a aquella ratonera y el por qué de su existencia.

El argumento arranca en el punto en el que nos quedamos: los clarianos son evacuados del helicóptero con el que han conseguido escapar del laberinto y son conducidos a un refugio subterráneo dirigido por Janson que trata de seducirlos con el dulce caramelo de lo que habían olvidado: alimentos en abundancia, refugio y un bien lecho y, por supuesto, una dosis de miedo para amedrentarlos: la amenaza de un mundo exterior hostil.

A pesar de ser permanentemente guiados por soldados y tener que someterse a exhaustivos chequeos médicos para tratar de averiguar la causa de su inmunidad a "el destello", hasta que Thomas no contacta con Aris, un joven que procede de otro laberinto y ha iniciado incursiones para tratar de descubrir las intenciones de la organización para con ellos, no comienzan a dudar y a saberse en peligro. ¿Está CRUEL detrás de los experimentos? ¿Qué les deparará su estancia allí?

De nuevo las tensiones entre el instinto de supervivencia de Thomas y el conservadurismo de Newt ponen de relieve sus dos opciones: someterse sin oponer resistencia por un estómago agradecido, o emprender un duro camino cuyo final es incierto pero al menos les brinda la esperanza de un futuro más allá de los muros.

Tras una fuga plagada de tensión se inicia una persecución que acaparará gran parte del metraje y que hará que nuestros protagonistas se enfrenten a la devastación exterior observando con sus propios ojos la destrucción que ha provocado la radiación solar creando la zona llamada "la quemadura" por no hablar de los estragos del virus apodado como "el destello" que ha generado criaturas mutantes de distintos tipos, desde "los cranks" (similares a zombis) hasta seres monstruosos que habitan en las cloacas de las ruinas de la ciudad.

La esperanza del grupo es conseguir contactar con la única resistencia, casi legendaria, de la que tienen noticia: "la unidad brazo derecho", compuesta por un ejército que ampara a los inmunes al virus.

Más entretenida, variada y movidita que la primera es, pero seguimos arrastrando algunos problemas de base como la incapacidad del guión de T. S. Nowlin para medir los tiempos (tenemos un prólogo más bien largo y lento y un desarrollo amplio con momentos excesivamente alargados) y para narrar con claridad los hechos clave de la película.


No es que el argumento de El corredor del laberinto: las pruebas sea difícil de seguir o ininteligible sino que resulta farragosa la forma en la que se presenta la información, cuando no es incompleta. Lógico que tengamos ganchos que nos lleven a una tercera entrega final (esperamos la adaptación de "La cura mortal" para 2017), pero eso no exime al guionista para desvelar las sorpresas con un poco más de claridad.

No sabemos qué desencadenó las radiaciones, no conocemos en qué constiste exactamente la mutación o mutaciones que provoca el virus ni cuál es su función en la historia más allá de desencadenar una suerte de carrera a contrarreloj para encontrar una cura por parte de CRUEL al precio que sea... Y sus conejillos de indias son los clarianos.

Desde la dirección Wes Ball sí que endereza bastante lo que vimos en la primera entrega: tenemos una acción más fluida sin fallos alarmantes de raccod, un CGI más medido y mejor integrado y una química incontestable entre los protagonistas de la historia, y eso a pesar del abundante reparto, fruto de una buena dirección de actores.


Entre los grandes aciertos de El corredor del laberinto: las pruebas encontramos la incorporación de nuevos fichajes interesantes: Jacob Lofland que debutó en Mud junto a Matthew McConaughey e interpreta a Aris, Aidan Gillen (Meñique en Juego de tronos) que da vida a ese inquietante Janson y Giancarlo Espósito (Gus en Breaking Bad) y Rosa Salazar (Insurgente) como Jorge y Brenda, dos supervivientes que tratan de salir adelante y toparán con Thomas y sus compañeros. Ya en el tramo final son gratas sorpresas Lili Taylor, Nathalie Emmanuel y Barry Pepper.


Decía el autor de las novelas que era consciente de los cambios de la adaptación, pero que encontraba el espíritu de su obra reflejado en la pantalla: “Hablamos mucho sobre los cambios que pensábamos que eran necesarios para convertir el libro en película. Algunas cosas se han tenido que cambiar, pero he podido comprobar de primera mano el tremendo esfuerzo que producción ha hecho por mantenerse fiel a los personajes, al argumento y al espíritu del mundo recreado en mi libro. No podría sentirme más satisfecho”.

Y esto es lo que Dashner desea:“Queremos que el público tenga la sensación de obtener bastantes respuestas en esta película. Dichas respuestas les conducirán todavía más al tercer filme, que abordará la resolución y revelación final”.

Este objetivo se cumple a medias: obtenemos mucha información, pero nos lleva a formularnos más preguntas, así que este segundo episodio me ha recordado un poco la sensación que tuve con Perdidos cuando me pregunté cómo iban a explicar que apareciera un oso polar en una isla remota, un barco encallado, el padre fallecido del protagonista y un humo negro superchungo, entre otra pila de cosas. Nos han dado un saco de piezas de puzle de colores, pero ¿encajarán al final para crear una estampa coherente? ¡Esperemos que sí! 

Os dejamos con el tráiler de El corredor del laberinto: las pruebas y os recordamos que podéis ver un breve adelanto también en el clip en primicia que cuenta con entrevistas a los protagonistas de la película.

Valoración

La segunda adaptación de la trilogía de de Dashner cuenta con más presupuesto y acción, pero la historia sigue siendo mostrada de forma opaca y endeble. La relación entre los personajes salva en parte la película.

Hobby

68

Aceptable

Lo mejor

La buena química entre Thomas, Aris, Newt, Minho... y el plantel de secundarios.

Lo peor

El batiburrillo de criaturas y la falta de coherencia interna del guión.

Lecturas recomendadas