Análisis

Crítica de Los cuatro fantásticos (1994)

Por Raquel Hernández Luján
-

CRÍTICA DE: Los cuatro fantásticos (The Fantastic Four) - DIRIGIDA POR: Oley Sassone - PROTAGONIZADA POR: Alex Hyde-White, Rebecca Staab, Jay Underwood, Michael Bailey-Smith, Carl Clarfalio, Joseph Culp, Chuck Butto, Annie Gagen e Ian Trigg. Estrenada en 1994.ARGUMENTO: Reed y Victor son dos estudiantes de física que pretenden capturar la energía de un cometa con un artefacto de diseño propio. La noche del experimento algo va mal, Reed sugiere abandonar el edificio, pero Victor se niega, y sólo la intervención de Ben Grimm, un amigo de Reed, salvará a éste de una muerte similar a la que sufre Victor. Años más tarde, Reed, Ben y los hermanos Storm realizan un vuelo espacial para experimentar fuera de la atmósfera...

Si deslizais la mirada directamente hacia el cajetín de la nota de esta película, la primera que adapta "Los cuatro fantásticos", no os vais a llevar ninguna sorpresa. Por decirlo suavemente es un mojón de los buenos, pero si leéis un poco más, creo que os vais a divertir...

Con un presupuesto de millón y medio de dólares (una cantidad similar a la que teníais para chuches con 12 años teniendo en cuenta que es una cinta cargada de efectos especiales y protagonizada por un grupo de superhéroes con habilidades sobrehumanas), Roger Corman se lió la manta a la cabeza para producir esta película, con un guión de Craig J. Nevius y Kevin Rock basado en los cómics de Jack Kirby y Stan Lee.

¿Por qué se hizo esta película? Muy sencillo: para que Constantin mantuviera los derechos sobre los personajes durante diez años más mientras se encontraba financiación para una superproducción (ésta fue la versión de Stan Lee, aunque tanto Corman como Eichinger, otro de los productores, siempre lo negaron). Sea como fuere, al final fue distribuida directamente a vídeo durante unos días antes de ser retirada de la venta y en España sigue siendo inédita. Al parecer el propio Avi Arad, responsable de futuras adaptaciones de Marvel devolvió de su propio bolsillo el dinero que costó la película para que no se exhibiera.

Con estos mimbres ya os imaginareis que no os perdéis nada por no macharos las retinas durante hora y media... Y, sin embargo, os juro que esta película tiene el sutil encanto de la serie B, con sus cortinillas, sus rayos de colores y explicaciones peregrinas.

Reed Richards y Victor Von Doom son dos estudiantes de física que pretenden capturar la energía de un cometa con un artefacto de diseño propio. La noche del experimento algo va mal, Reed sugiere abandonar el edificio, pero Victor se niega, y sólo la intervención de Ben Grimm, un amigo de Reed, salvará a éste de una muerte similar a la que sufre Victor, que es reanimado por los que serán sus secuaces.

 

Años más tarde, Reed, Ben y los hermanos Storm (Sue y Johnny) realizan un vuelo espacial para experimentar fuera de la atmósfera. Pero la aparición del Joyero (el villano original de la película) provoca que el cohete estalle en pedazos en pleno espacio ante la radiación. Los restos del cohete se estrellan en la Tierra y sus ilesos tripulantes descubren que han adquirido poderes sobrehumanos.

 

La película es mala en el sentido amplio de la palabra: la producción es cutre, las interpretaciones histriónicas y en general, solo se salva la banda sonora de David y Eric Wurst que por otra parte recuerda mucho a otras producciones coetáneas de aventuras (como os decuideis os dará por pensar que va a salir el cualquier momento un dinosaurio porque plagia descaradamente la de Parque Jurásico tanto o más que el maquillaje de El joyero el de Freddy Krueger). Pero con todo despierta esa simpatía de las cosas hechas con cuatro perras...

No sé qué es más triste, si el aspecto de La Cosa, las llamas pintadas de la Antorcha Humana sobre el negativo de la película o la explicación buenista del por qué de la conversión de los héroes: "Susan, tú eres tímida, por eso te vuelves invisible. Johnny, eres temperamental, por eso te enciendes. Ben, siempre quisiste usar la fuerza bruta en lugar de tu inteligencia. Y yo siempre quiero ayudar y contentar a todos, por eso estoy todo el tiempo estirándome. La mutación convirtió a nuestro defectos de personalidad en nuestras virtudes". Vamos, chicos, si esto no hace que os corran las lágrimas por las mejillas, ver a La Cosa ralentizada maldiciendo su condición cuando se siente rechazado, no puede fallar.


Bueno, en general, los romances también son para echarse a llorar... Con planos giratorios incluidos, conversiones de última hora y ese villano enmascarado con tendencia a sobreactuar con la expresividad de sus manos y que trata de separar a Ben Grimm de su amada invidente. Puntos a favor: hay declaraciones de amor, trajes que se parecen más a los de los cómics que en cualquier otra adaptación y cuatro protagonistas dándolo todo a los que les cayó un papelón encima impresionante... Por no hablar del pobre tipo que estaba debajo del disfraz de Doom y al que solo te dieron la oportunidad de desenvainar sus garras una ocasión.

Si os parece que actuar frente a una pantalla verde es diíficl, creerse esto es una verdadera prueba de fuego para un actor, por más que sea de serie B. Reservad fuerzas para la batalla final, que no tiene desperdicio. C'Mon! ¡Si hasta hay boda con uniforme azul! ¡Echaron el resto en los últimos 10 minutos!

Valoración

Buscando en el baúl de los recuerdos hemos encontrado esta perla rara: tan cutre como sincera en su infantll planteamiento. Al menos te saca una sonrisilla.

Hobby

40

Malo

Lo mejor

Es una joya de la serie B, se saborea su carencia de pretensiones.

Lo peor

Efectos especiales de baratillo, personajes caricaturescos... Se salva poco más allá de la BSO.

Lecturas recomendadas