Análisis

Crítica de Dallas Buyers Club

Por Raquel Hernández Luján
-

ARGUMENTO: Dallas Buyers Club nos muestra la vida de Ron Woodroof, un texano drogadicto y alcohólico al que en el 86 le diagnostican el SIDA y le dan un mes de vida. Su búsqueda de un tratamiento alternativo al oficial le enfrentará a la administración.2014 - DIRIGIDA POR: Jean-Marc Vallée - PROTAGONIZADA POR: Matthew McConaughey, Jennifer Garner, Jared Leto, Steve Zahn y Dallas Roberts. Ya en cines.

Con películas como La reina Victoria o Café de Flore a las espaldas, Jean-Marc Vallée cambia de registro para realizar un biopic bastante poco corriente de un hombre de dudosa moralidad: Ron Woodroof. Se trata de un texano adicto al sexo, el alcohol y las drogas y cuya vida gira en torno a la juerga, el rodeo y el juego. En suma: no es ningún ejemplo de virtud.

Sin embargo, un buen día se le diagnistica SIDA y queda totalmente desahuciado: solo le dan un mes de vida. El único tratamiento legalizado en Estados Unidos, el AZT, es de difícil acceso, pero como buen buscavidas que es, logra obtenerlo, empeorando de forma alarmante.

En un último intento de salvar la vida, pasará la frontera para ser tratado en México y descubrirá medicinas alternativas.

Cualquiera se conformaría con ganar algo de tiempo, pero Woodroof decide entonces "hacer negocio" colando dichas sustancias en su país y distribuyéndolas a través de un lucrativo club de socios dispuestos a pagar lo que sea por vivir un poco más como otros muchos que empezaron a florecer a mediados de los 80.

Apenas se ha dado cuenta pero todo su universo de provincianismo, homofobia y autosatisfacción acaba de dar un giro de 180 grados. Todo eso se retrata de forma magnífica con los excesos del personaje en los primeros minutos del metraje, quizás los más impresionistas en cuanto al trabajo de cámara se refiere.

Cuando se firma un guión tan arriesgado y potente como el de Craig BortenMelisa Wallack sobre un hombre empeñado en vivir y además hacerlo a su manera, el terreno es rebaladizo y resulta muy fácil caer en la sensiblería barata o peor aún, en la benevolencia. No es el caso: Woodroof evoluciona de forma notable hasta la extenuación en un viaje de supervivencia pero nunca deja de ser él mismo, con todas sus virtudes y sus numerosas lacras.

Ser un marginado, señalado por la sociedad en su conjunto en un momento y un lugar en el que además el desconocimiento de la enfermedad y el miedo espoleaban al más pintado a reducir a los enfermos a la marginalidad y salir adelante no es una cuestión solo de salud, sino de dar y recibir apoyo.


Su entente con Rayon, un transexual que le servirá de contacto para comercializar su "tratamiento al margen de la ley", será uno de los ejes centrales de una película que les va transformando física e interiormente de forma paulatina en una especie de transfiguración radical.

No hay rastro de Matthew McCounaghey (True Detective) ni de Jared Leto (Las vidas posibles de Mr. Nobody) en la pantalla: como curiosidad el primero perdió 23 kilos para el papel y su compañero 14. Su trabajo es tan brillante que resultan irreconocibles. También lo es el del equipo de maquillaje y peluquería encargado de enmascararlos aún más si cabe, así que son merecidísimos los tres Oscar que ha recibido la película.


Menos interesante resulta la aportación de Jennifer Garner (La extraña vida de Timothy Green), que viene a representar la postura no oficial de los médicos con conciencia que trataban de defender a los enfermos "desde dentro" del sistema.

Dallas Buyers Club es, en suma, una película que nos habla de cómo en ocasiones lo que puede parecer una enorme desgracia, puede también ser nuestro camino hacia la redención y cómo Ron Woodroof, sin ser nunca ningún angelito, pudo pasar de ser un pobre diablo a encabezar una defensa loable de los enfermos de SIDA que, como él, solo deseaban vivir más tiempo y dejar de ser tratados como cobayas humanas por los laboratorios farmacéuticos.

En el 92 el personaje real protagonizó un reportaje completo para The Dallas Morning News escrito por el periodista Bill Minutaglio y los guionistas de la película tuvieron ocasión de entrevistarlo y de tener acceso a sus diarios personales para poder llevar a cabo la compleja tarea de retratarlo en esta potente cinta que trasciende la idea original de la biografía de un hombre para hablarnos de la libertad individual de las personas a decidir sobre sus vidas, la tutela del Estado o la forma en la que funciona el aparato sanitario en Estados Unidos.

Valoración

Llega a carteleras una de las películas independientes más arriesgadas, valientes e interesantes de los últimos tiempos que extrae de sus actores principales dos interpretaciones magníficas. Hay que verla.

Hobby

85

Muy bueno

Lo mejor

Matthew McConaughey y Jared Leto, ¡transfigurados e impecables!

Lo peor

La triste realidad que retrata la película: el poder de los laboratorios ante una enfermedad letal.

Lecturas recomendadas