Análisis

Crítica de Doble identidad: Jaque al MI5

Por Raquel Hernández Luján
-

CRÍTICA DE. Doble identidad: Jaque al MI5 (Spooks: The Greater Good) - DIRIGIDA POR: Bharat Nalluri - PROTAGONIZADA POR: Kit Harington, Peter Firth, Jennifer Ehle, Elyes Gabel, Lara Pulver, Tuppence Middleton y David Harewood. Estreno en VOD el 2 de octubre.ARGUMENTO: Un antiguo agente del MI5 tiene que investigar la misteriosa desaparición de un agente veterano tras una operación fallida. Sin quererlo destapará un complot que amenaza con poner patas arriba la ciudad de Londres.

Diez temporadas duró en antena Spooks, la serie británica de BBC One creada por David Wolstencroft que narró las misiones del MI5 entre 2002 y 2011 con Peter Firth al frente de los 86 episodios dando vida a Harry Pearce. Seis veces nominada al BAFTA como mejor serie dramática, se hizo una con el galardón solo en 2003, si bien cuenta con una excelente fama entre la crítica, así que era de esperar que el modesto paso al cine con un presupuesto moderado fuese más bien discreto teniendo que luchar con la larga sombra de la serie que le sirve de origen.

En nuestro país lo será especialmente puesto que no se estrenará en salas comerciales sino directamente en plataformas de video on demand (VOD) a partir del 2 de octubre y, visto en panorama, es una verdadera pena, porque se trata de un solvente thriller. No trepidante ni perfecto, pero superior a muchas de las cintas que han llegado últimamente a cartelera. 

Dirigida por Bharat Nalluri, director algunos de los episodios de Spooks y de otras ficciones como Los 100 cuenta con Kit Harington (Jon Nieve en Juego de Tronos), como principal reclamo comercial y coprotagonista junto al veterano Peter Firth a quien también tuvisteis ocasión de ver en Los pilares de la Tierra: un mundo sin fin.

 

La primera pregunta que os haréis es si es necesario haber visto la serie para comprender Doble identidad o atar alguno de los cabos de la serie, pero lo cierto es que no, se puede disfrutar perfectamente entrando "virgen" en la historia y de hecho puede que sea la mejor forma de hacerlo para evitar comparaciones.

 

 

La acción arranca cuando un peligroso terrorista escapa de la tutela del MI5 durante un traslado, lo que fuerza a Harry Pearce, que estaba al frente del operativo, a dimitir de sus funciones y encajar el golpe. Poco después desaparece en extrañas cincunstancias dejando tras de sí un puñado de dudas acerca del bando en el que milita, lo que se vuelve aún más peligroso cuando el nivel de alerta ante un ataque contra Londres se dispara.

 

Los servicios de espionaje reclutan entonces a un antiguo agente, Will Holloway, para seguirle el rastro y dar con su paradero ya que es el único que tiene un motivo personal para hacerlo. Y ésta es quizás las parte más endeble de la trama que por lo demás tiene varios giros de guión bien planteados que te mantienen bien tenso en la butaca.

 

 

Kit Harington demuestra estar todavía en prácticas en el terreno de la interpretación, pero por fortuna el responsable del casting de la película tuvo en cuenta esta vicisitud y le dio un papel que le sienta como anillo al dedo, ya que su personaje siempre va varios pasos por detrás de las tramas en las que se ve inmerso. Atentos, porque tras la archiconocida foto del rodaje de la sexta temporada de Juego de tronos el actor ya ha reconocido que su contrato con HBO sigue vigente pero que cuando expire va a estar enterrado en proyectos cinematográficos así que todas estas "catas" que está haciendo le irán curtiendo de cara a ese futuro lleno nuevas oportunidades de crecimiento.

 

Quien verdaderamente te atrapa es el personaje de Peter Firth por su entereza y sus tablas. ¡Cuánto se agradece tener al frente de la historia a un actor creíble y no al guaperas de turno! Y eso se extiende a la guerra que se libra en los despachos en la que cobran especial relevancia Jennifer Ehle (50 sombras de Grey) o Tim McInnerny (Autómata).

 

 

El guión, escrito por dos de los guionistas de la serie, sabe explotar la idea del "bien mayor" y de la naturaleza de las personas: aquellas que están capacitadas para tomar decisiones terribles pero necesarias y las que por el contrario se pierden en el maremágnum de secretos y conspiraciones que rodean a los servicios de espionaje. También nos presenta un villano muy peculiar con una idiosincrasia con la que es fácil empatizar (venga, a ver si lo reconocéis... Es Elyes Gabel, dio vida a Rakharo en Juego de tronos, ¿habíais caído?).

 

Cierto es que como decíamos más arriba Doble identidad no es una película perfecta y es posible encontrar algún que otro fleco sobre todo en el simplista desenlace pero, con todo, nos hallamos ante un buen thriller de espías que carece de la espectacularidad de las sagas norteamericanas archiconocidas de culto pero que cuenta con el encanto de las cintas bien rodadas que no toman el pelo al espectador. Ahí es nada.

 

Os dejo con el tráiler de la película advirtiéndoos de paso que, como producción inglesa, el ritmo no es el que estamos habituados a ver en el cine estadounidense, aunque no faltan a la cita las persecuciones, los tiroteos, las explosiones y, por supuesto, el clásico topo al que hay que desenmascarar:

 

Valoración

Solvente thriller de espías con sorprendentes giros de guión que absorbe la atención desde el primer momento basado en la sobresaliente serie Spooks.

Hobby

70

Bueno

Lo mejor

Peter Firth como eje vertebrador de la peli: te lo crees.

Lo peor

No satisfará al 100% a los seguidores de la serie en que se basa.

Lecturas recomendadas