Análisis

Crítica de Dragon Ball: El camino hacia el más fuerte

Por Daniel Quesada
-

ARGUMENTO: Goku es un chico tremendamente fuerte que vive solo en la montaña hasta que se cruza con Bulma, una pizpireta muchacha que busca las mágicas Bolas de Dragón. Desde que se decide a acompañarla, no parará de conocer a personajes cada vez más extraños y formidables. 1996 - DIRIGIDA POR Shigeyasu Yamauchi - GUIÓN DE Aya Matsui

La nostalgia por la primera época de Dragon Ball siempre permaneció en el corazón de los fans, por muchas transformaciones y guerreros increíbles que nos fuera contando Dragon Ball Z. En buena parte, por eso se creó Dragon Ball GT aunque, como muchos sabréis, el resultado distó mucho de ser satisfactorio y acabó escapando del control de la propia Toei Animation, que cada vez tenía un argumento más aberrante entre manos.

A modo de "redención" (y coincidiendo con el décimo aniversario del estreno del anime), en 1996 se estrenó esta película especial, que buscaba volver a contar la historia de los primeros capítulos del manganime, pero con una apuesta visual más ambiciosa y moderna. Diez años atrás, la película La leyenda del dragón Shenron ya había apostado por algo similar, aunque esta vez se buscaba una mayor fidelidad a la historia, al menos en la primera mitad del film.

Así, El camino hacia el más fuerte abarca desde el comienzo de Dragon Ball hasta el final de la saga de la Red Ribbon, aunque de una forma algo "selectiva". Aquí podemos encontrar a todos los personajes clave que se presentaron hasta la primera minisaga de Pilaf y, a partir de ahí, se pasa a ciertos eventos clave de la saga del general Red. Por tanto, vemos a Goku, Bulma, Oolong, Yamcha, Puar, Mutenroshi y la Tortuga, pero no veremos a Krilin o malos como Toninjika o el propio Pilaf. Cuando saltamos a la saga de Red, conocemos a White, Blue, Violet, Metallic, Black y el propio Red, además del androide número 8 (ya sabéis, el que tenía pinta de Frankenstein) que tiene un papel clave en la historia.

Mientras que los personajes de la primera parte tienen un aspecto casi idéntico al de la historia original, casi todos los de la saga de Red han sido rediseñados con un aspecto más moderno. El cambio más gordo y curioso es para el sargento Metallic. Mientras que en la historia original tenía el look de Schwarzenegger en Terminator, aquí se da un aire a Wesley Snipes, pero más "mazado".

¡Locuras de humor! ¡Acción!

Como decíamos antes, la primera mitad de la peli es bastante fiel a la historia original. Así, lo que prima es la aventura y el humor fresco. La mayoría de los "gags" se han mantenido, sobre todo los referentes a Bulma: los míticos "no tienes bolas" o "te enseño las braguitas a cambio de la Bola de Dragón" siguen siendo tan tronchantes como en el original. ¿O será porque nos acordamos de lo mucho que nos reímos entonces? Otros pasajes como el encuentro con Oolong o la flojera de piernas de Yamcha también se incluyen, aunque pierden fuerza porque se meten a matacaballo en la historia principal.

En general, el "look" de toda la aventura es mucho más impactante que en el original, gracias al coloreado, el uso de desenfoques y movimientos de cámara más dinámicos o por la propia animación, mucho más fluida. Ciertos diseños de personajes también lucen de lujo, sobre todo el de Yamcha. Ahora bien, ¿por qué Bulma es tan horriblemente cabezona? Parece una especie de vieja con cara de niña, como los chavales de Akira, pero al revés. Goku también resulta extraño, pues en ocasiones mantiene un aspecto parecido al de la historia original, más suave y entrañable, mientras que en otras recuerda más al estilo rotundo de Dragon Ball GT. Da la sensación de que los dibujantes no tenían muy claro por qué estética decantarse y les quedó un "ni pa ti, ni pa mi". A eso hay que sumar que la banda sonora tira más hacia GT (un estilo más lírico) que hacia los primeros capítulos de la historia, lo que quizá descoloque a los puristas.

En cualquier caso, este primer tramo es muy disfrutable y tiene momentos de auténtico flipe para los fans, como el Kamehameha de Mutenroshi. Si en la época original hubiéramos tenido esa animación tan cuidada, nos habríamos caído de espaldas.

A partir de ahí saltamos a la saga de Red. Aquí la historia comienza a ir cuesta abajo y se vuelve seria casi de golpe. Hay algún momento de humor, pero (ojo, spoilers) de pronto se nos plantan en la cara dos momentos especialmente duros que parecen no pegar con el resto del metraje. El primero es el balazo de Black a Red. Eso pasaba en el manganime, pero después de una transición narrativa más sosegada. Aquí se pasa de "ji, ji, ja, ja, estoy en bragas, me quemo con el cuenco de sopa" a una muerte brutal y descarnada.

Pero lo más radical es (ojo, súper spoilers) el enfrentamiento de número 8 con el robot gigante de Black. El androide se deshace literalmente para intentar salvar a Goku y muere hecho añicos, en una secuencia que por momentos recuerda a la caída del nº 16 en Dragon Ball Z. Goku, bañado en lágrimas, estalla y lanza un dramático ataque que le da la victoria. ¡Por un momento parece que se va a convertir en súper saiyano y todo!

El resultado es una narrativa demasiado fragmentada, poco homogénea, que deja al espectador algo incómodo. Nos gusta el humor en Dragon Ball, también el drama... ¡Pero señores, aprendan a dosificarlo! En cualquier caso, hay que reconocer que, visualmente, los últimos minutos son una pasada. Todo el ataque de Goku al ejército y el duelo final están plagados de vertiginosos travelling avant, paneos y cambios de encuadre que no nos dejan respiro. ¡Y casi todo está hecho a base de animación tradicional! Como decíamos antes, si con la serie original ya flipábamos, haber tenido ese nivel técnico en la época habría sido de traca.

En definitiva, El camino hacia el más fuerte supone una película entretenida, quizá algo larga (supera la hora y cuarto de metraje) e innecesaria por redundante, pero lo bastante solvente como para merecer una oportunidad. Si eso no os convence... ¿Os hemos dicho ya que Yamcha llega a molar aquí durante un rato?


Recuerda, puedes ver las críticas del resto de películas de Goku en nuestro especial Dragon Ball.

Valoración

Interesante propuesta de recuperar los grandes momentos iniciales, aunque a veces la película sucumbe bajo su propia ambición.

Hobby

70

Bueno

Lo mejor

La animación es, en ocasiones, sublime. Ciertos "gags" nunca mueren.

Lo peor

El brusco cambio de tono en la historia. Se hace un poco larga.

Lecturas recomendadas