Análisis

Crítica de Dragon Ball: Los mejores rivales

Por Daniel Quesada
-

ARGUMENTO: Tras descubrir que su hermano Freezer murió a manos de un saiyano, el poderoso Cooler viaja a la Tierra para buscar venganza. Allí demostrará ante Goku y sus aliados que él es aún más poderoso que el mismo Freezer. 1991 - DIRIGIDA POR Mitsuo Hashimoto - GUIÓN DE Takao Koyama.

El paralelismo entre la historia principal de Dragon Ball y sus películas especiales continuó con esta Los mejores rivales. Si las dos cintas anteriores "homenajeaban" a la raza de los saiyanos y a los namekianos respectivamente, ésta se centra en la familia de Freezer, cuya épica batalla había llegado a su fin en Japón cuando tuvo lugar este estreno. De hecho, se sitúa cronológicamente entre la batalla de Namek y la llegada de meka-Freezer a la Tierra.

De nuevo, toca hablar de incongruencias, pues Goku no entró en contacto con sus amigos durante ese período (estaba en el planeta Yadrat aprendido el shunkanido o "transmisión instantánea") pero, como ya hemos dicho en otras ocasiones, no hay que tomar estas historias como canónicas. Simplemente, aprovechan lo sucedido hasta entonces para plantear unos hechos alternativos.

Reinventado a Freezer

Con esta entrega llega uno de los villanos más recordados de las películas, Cooler. En el fondo, se creó para reproducir de forma concentrada la batalla de Freezer (¡hasta tiene su propio comando especial, con coreografía hortera y todo!) y, como él, posee un nombre relacionado con el frío: "cooler" se podría traducir como "nevera". Al igual que su hermano, presenta un porte más regio que el de otros enemigos, una forma de hablar bastante soberbia y, por supuesto, un odio radical a los saiyanos.

Pero ojo, los cineastas no se conformaron con establecer ese símil y punto. La verdad es que se esforzaron bastante por hilar la historia de Cooler, Freezer y Goku. Así, el film comienza con un interesante flashback: cuando Bardock intenta inútilmente salvar el planeta Vegeta (pronto veremos el análisis de esa historia en El último combate), la cápsula de un Goku recién nacido escapa por los pelos de la explosión. Cooler estaba allí y pudo haberla derribado, con lo que la Tierra se habría quedado sin su salvador. Sin embargo, decidió no hacerlo, para aleccionar a su hermano y que él cargara con ese problema. Como decían en Matrix, el destino no está carente de cierta ironía y Cooler caerá en esta película a manos del que fue aquel bebé. Sus últimos segundos en el filme son de arrepentimiento: al final, había sido tan blando como su hermano y pagó su error con su derrota.

 

 

Pero eso sucede al final. ¿Qué hay en el "núcleo" de la película? De nuevo tenemos una estructura clásica: héroes pasando un relajado día en el campo (¿otra vez?), esbirros del supervillano atacan, personajes secundarios se defienden como pueden, Goku llega para salvar el día. Nada nuevo, aunque es cierto que esta vez se economiza mucho en aliados y todos tienen un papel más activo que en otras películas. Sobre todo Piccolo, que acababa de fusionarse con Nail en el manganime y era particularmente poderoso, por lo que da buena cuenta de la mayoría del comando especial.

 

Krilin, Gohan y el "dragoncito" (ay, qué gordo me cae) también ayudan un poco, aunque no están a la altura de la pelea y se pasan más tiempo heridos que en forma. Llama la atención la presencia fundamental de Yajirobee y el duende Karin, que protagonizan uno de los pocos momentos de humor de la película.

 

A pesar de todo ello, Goku vuelve a ser el motor de la historia y el único capaz de derrotar al gran villano. Esta vez sí, consigue transformarse en súper saiyano. Su proceso de transformación también intenta seguir un paralelismo con el que experimentó en Namek, pero claro, no es lo mismo. En la historia original, fue la brutal muerte de Krilin la que hizo saltar la chispa, pero aquí, simplemente, se enfada mucho debido a que todos sus aliados han sido derrotados porque él no los ha ayudado a tiempo. ¡Pero hijo, si eso es lo que te pasa en todas las películas!

 

 

En cualquier caso, es una gozada volver a ver su transformación y ese estado de ira e hieratismo tan propios de sus primeras transformaciones. Cooler tampoco es manco y demuestra tener una transformación más que su hermano Freezer (curiosamente, no llegamos a ver su forma original ni su primera transformación en ningún momento). Esa última transformación, con las aletas y esa cara de monstruo-robot es muy propia de las películas de kaijus japonesas, pero hay que reconocer que resulta imponente e intimidatoria. ¡Menudas "leches" pega el amigo!

 

Su ataque final, con una death ball gigantesca y, la respuesta de Goku, con un kamehameha que lo manda al sol (habría que evaluar en nuestra sección Realidad vs Ficción a qué velocidad va para llegar al astro rey en unos segundos) suponen un muy convincente cierre para una película con un desarrollo sencillito, pero imprescindible para el buen seguidor de las aventuras saiyanas.

 


 

Recuerda, puedes ver las críticas del resto de películas de Goku en nuestro especial Dragon Ball.

Valoración

Mejor resuelta que otras películas "Z" en su narrativa, aunque como película de acción es bastante convencional.

Hobby

70

Bueno

Lo mejor

El flashback y el arrepentimiento final de Cooler. La transformación de este último.

Lo peor

Las peleas no tienen una coreografía especialmente interesante.

Lecturas recomendadas