Análisis

Crítica de The East

Por Raquel Hernández Luján
-

ARGUMENTO: En The East seguiremos las pesquisas de Sarah Moss, la empleada de una poderosa compañía a la que se le encarga infiltrarse en un grupo anarquista de ecologistas radicales que están creando problemas a algunas empresas. Su cometido será detenerlos y delatarlos, pero eso no le resultará tan fácil después de convivir con ellos.2013 - DIRIGIDA POR: - PROTAGONIZADA POR: Brit Marling, Alexander Skarsgård, Ellen Page, Toby Kebbell, Shiloh Fernandez, Aldis Hodge. Danielle Macdonald, Hillary Baack, Patricia Clarkson, Jason Ritter, Julia Ormond. Ya en cines.

Dirigida por Zal Batmanglij, que coescribe el guión junto a Britt Marling, la protagonista de la cinta, The East tiene un arranque muy poderoso que lleva al espectador a removerse en su silla. Asistimos a una de las acciones del grupo ecologista que da nombre a la cinta y que pone de manifiesto dos cosas, en apenas unos minutos de metraje: que están tan cargados de razones que cuesta trabajo no comprender que sean capaces de grandes barbaridades para "restablecer el orden" y a la vez que su punto de vista está tan errado que no se dan cuenta de que terminan haciendo exactamente lo mismo que critican.

El primer arco de la película resulta brillante en ese sentido porque consigue introducir al espectador en esa encrucijada (bien explotados los elementos narrativos tales como imágenes cuasi documentales, planos cámara en mano...). Efectivamente las grandes y poderosas compañías no deberían encontrar tantas facilidades para contaminar a cambio de beneficios y es así porque no lo sufren en sus carnes ni ven el propio planeta como si fuera su hogar. Pero ¿realmente llenar la casa de un petrolero de chapapote es la solución? Desde luego les lleva a dejar de sentirse impunes, como comprobará entre otros Julia Ormond.

En estas aguas se mueve The East, una organización prácticamente secreta que se vive de una forma un tanto hippie: sus miembros se alimentan de lo que tiran los supermercados, dan golpes muy mediáticos de cuando en cuando y tratan de "equilibrar la balanza". Su lema: si espías, te espiaremos; si haces daño a la naturaleza, te haremos daño a ti.

Sarah Moss, (la sobria y bella Britt Marling de la que yo me quedé totalmente prendada en Otra Tierra, una cinta que os recomiendo bastante), es una antigua agente del FBI que ha iniciado una nueva carrera profesional en Hiller Brood, una elitista e implacable agencia de investigación privada cuyo objetivo es salvaguardar los intereses de su clientela, compuesta principalmente por empresas que temen ser víctimas de las acciones de The East.

 

 

Escogida para llevar a cabo una codiciada misión, Sarah adopta una falsa identidad con el fin de infiltrarse en la organización que pretende vengarse de grandes corporaciones a las que responsabiliza de enriquecerse a costa de hacer daño a los demás ya sea vertiendo productos tóxicos en las aguas, distribuyendo vacunas perniciosas o sirviendo de tapadera de actividades que degradan el medio ambiente.

 

Sarah enseguida logra el beneplácito del grupo formado, entre otros, por una radical Ellen Page (Origen) y un carismático líder al que da vida el atormentado Alexander Skarsgård (True Blood), uniéndose a ellos en su siguiente acción de sabotaje. Pero al convivir estrechamente con sus comprometidos miembros Sarah inicia una paulatina evolución que la llevará a replantearse sus principios y hasta a (literalmente) no reconocerse en las fotos.

 


 

Aunque la cinta pierde en varias ocasiones la fuerza del comienzo tomando partido en una determinada dirección, el guión tiene el acierto de finalizar con una inesperada sorpresa. Quizás hay un modo diferente de hacer las cosas, quizás no todo es blanco o negro. Sarah Moss se decanta por la escala de grises, y, aunque habrá quien encuentre cierta ingenuidad en su forma de encauzar su trabajo, desde luego sí es ejemplarizante. Mucho más que el de aquellos que solo buscan enriquecerse a cualquier precio o de los que persiguen una revancha personal aplicando una ley del Talión salvaje.

 

Seis millones y medio de presupuesto son los responsables de que el espectador se haga grandes preguntas. Ojalá cunda el ejemplo.

Valoración

La moralidad de las grandes compañías y de los grupos ecologistas que aplican la ley del Talión se pone en duda en una película que, con sus defectos, consigue invitar al espectador a plantearse su punto de vista.

Hobby

72

Bueno

Lo mejor

Brit Marling, sin lugar a dudas.

Lo peor

En ciertos momentos de la película, se toma partido en una dirección de forma manifiesta.