Análisis

Cine de ciencia ficción: E. T. El extraterrestre

Por Raquel Hernández Luján
-

ARGUMENTO: Un niño encuentra en las inmediaciones de su casa a un extraño ser de otro planeta que se convertirá en su mejor amigo. Mientras intentan contactar con su planeta, tendrán que zafarse de científicos y agentes del gobierno que quieren apresar al alienígena.1982 (Remasterización 2002) - DIRIGIDA POR: Steven Spielberg - PROTAGONIZADA POR: Henry Thomas, Drew Barrymore, Dee Wallace, Peter Coyote, Robert MacNaughton. A la venta desde el 31 de octubre.

ACTUALIZADO 25-4-2014: Con motivo de nuestro especial de cine de ciencia-ficción, recuperamos la crítica de E.T. El extraterrestre que hicimos cuando se lanzó su nueva edición en Blu-Ray. Para más inri, mañana es la mítica fecha en la que intentarán desenterrar los cartuchos de E.T. de Atari 2600. ¿Lo conseguirán? Mientras tanto, disfrutad, terrícolas.

Siempre es interesante ver el material extra que incluyen ediciones como esta E.T. El extraterrestre para poder ver cómo trabaja el director sobre el terreno y cómo planifica las tareas de todo el equipo (tiro de cámara, movimiento, encuadre, luz, etc.). También permiten comprobar cuál es el clima de rodaje y ver cómo se solventan los imprevistos del día a día.

Pero, en este caso en concreto, los diarios de rodaje permiten ver más allá, aportando la visión personal de Steven Spielberg cuando dirige a actores, y, en este caso, cómo trabaja con los niños para conseguir lo que quiere. Ni que decir tiene que a pesar de ser muy pequeños, sobre todo Drew Barrymore, que era la más pequeña del reparto principal, eran auténticos profesionales, plenamente capacitados para expresar un sin fin de sentimientos con el plus añadido de ser incluso capaces de mejorar la película, como comenta el propio Spielberg.

Cuando E.T. robó el corazón a Spielberg

Está claro que E.T. una película de autor, en la que hay mucho de autobiográfico y así lo hace notar el director en las entrevistas realizadas a lo largo de los años. El drama familiar que se esconde detrás de un divorcio, la repercusión de esa separación en niños y preadolescentes, la necesidad de tener un amigo de verdad...

E. T. retrata un mundo infantil/juvenil en el que los protagonistas son los más pequeños: su forma de comunicarse, de sentir, de conectar emocionalmente. Y una gran parte de la experiencia vital de Spielberg se ve reflejada en la película, quizás por eso resulta tan emotiva y a la vez tan realista.

Aportando un poco de color con un pincel muy fino

Spielberg considera E. T. El extraterreste una de sus películas más completas y perfectas. De hecho, con gran acierto, decidió en su día no ceder a la presión para realizar una segunda parte. No obstante y con motivo del 20 aniversario de su estreno, decidió realizar ciertos retoques para poder tener una cinta aún mejor. No es que considerase que la película precisara retoques sino que ya que podía disponer de tecnología que en su momento no tuvo, quería aportar un plus de calidad sin quebrar el recuerdo de los fans de la película.

En sus propias palabras, quería "aportar un poco de color con un pincel muy fino". El resultado: la inclusión de dos nuevas escenas que detallaremos a continuación, el descarte definitivo del breve cameo de Harrison Ford, una estilización digital de E. T. y ciertos retoques por motivos de sensibilidad del director.

Cuando menos es más

En total, son solo cuatro minutos más de metraje, pero la verdad es que completan muy bien la película porque ponen el peso en dos grandes momentos: el primero sucede el día en que Elliott engaña a su madre para quedarse en casa y alarga un poco más el tiempo que pasan a solas conociéndose y midiendo su altura. El niño le enseña al alien el baño mientras su madre llama por teléfono. Mientras atiende la llamada, el travieso E. T. se mete en la bañera y bucea un poco bajo el agua. Esta escena se descartó por motivos técnicos en primera instancia ya que el animatronic que se utilizó tenía la parte trasera de la cabeza llena de agujeros y al salir del agua no se podía disimular que parecía una fuente. Sin embargo y gracias a la digitación de su cabeza, la escena funciona perfectamente en la versión remasterizada y resulta muy simpática y divertida. Y todo eso sin contravenir los bocetos del ilustrador Ed Verreaux ni los efectos especiales de Carlo Rambaldi.

La segunda escena se produce en la noche de Halloween, cuando la madre de Elliott se dirige a Gertie para preguntarle dónde está su hermano y ella, con toda su inocencia infantil responde dando más información de la que desearía.

Por el contrario, la escena en la que Elliott es llevado ante el director del colegio (un Harrison Ford sumido en sombras del que solo escuchamos su voz) tras haber protagonizado un incidente con las ranas y haber somatizado el estado de embriaguez de E.T., fue descartada definitivamente en este nuevo montaje porque Spielberg consideraba que era introducir demasiados cambios en la película.

En este caso, la secuencia se puede ver dentro de los materiales extra, pero no se incluyó porque se consideró que "menos es más". Ésta es la misma premisa que se siguió a la hora de introducir esa "cirugía estética digital" en el alienígena: se le aportó mayor libertad de movimiento en la secuencia inicial (basándose en la forma de correr de los gorilas) y una mayor expresividad, sin que resulte demasiado evidente el cambio.

También se han corregido cielos, se ha aportado color a la nave extraterrestre y se han introducido retoques para mejorar la factura final de la película. Pero sin duda, uno de los cambios más curiosos es el hecho de que se hayan eliminado las armas, siendo sustituidas por walkie-talkies. ¿La razón? La sensibilidad de Spilberg respecto a las armas ha cambiado desde que fue padre por primera vez en el 85 y siempre quiso eliminarlas, de modo que ¿qué mejor ocasión para hacerlo?

Una banda sonora de Oscar

Uno de los puntos fuertes de esta edición es sin duda el sonido en castellano DTS 5.1 conservando el doblaje original de 1982 al que se le ha añadido el audio multicanal con increíbles resultados. Hay que hacer mención especial al esfuerzo que se puso en realizar la voz de E. T. así como por generar un vínculo emocional entre él y Elliott a través de la modulación del tono de la voz del niño, por lo que recomiento encarecidamente que se vea la versión original.

Pero, sobre todo, la fabulosa banda sonora de John Williams, que suena a coro celestial y es sin duda uno de los ingredientes fundamentales para que E.T. sea tan emotiva y perdurable en el tiempo. El material extra permite ver cómo trabajaron juntos Williams y Spielberg y cómo éste último atajó los problemas de sincronización de la orquesta con el montaje dándole total libertad al compositor para acoplar luego la imagen, algo inaudito pero que sin duda le hizo un gran favor a la película.

En resumen, se trata de una edición sumamente recomendable, por no decir imprescindible para los amantes del cine y para todos los que una vez soñaron con volar hacia la luna...

Otros clásicos de la ciencia ficción para llevar a caaasa

¿Os habéis quedado con más ganas de viajes en el tiempo, futuros apocalípticos o viajes espaciales? Podéis ver el resto de críticas de clásicos ci-fi en nuestro recopilatorio especial de ciencia ficción.

Valoración

Fabulosa edición, muy mimada, que incorpora una calidad de sonido excelente y cuenta con la remasterización que realizó Spielberg con motivo del 20 aniversario.

Hobby

95

Excelente

Lo mejor

El abundante material extra de los diarios de grabación y la entrevista a John Williams.

Lo peor

Algunos contenidos se repiten y son redundantes.

Lecturas recomendadas