Análisis

Crítica de Fast & Furious 6 (A todo gas 6)

Por Raquel Hernández Luján
-

ARGUMENTO: En Fast & Furious 6 (A todo gas 6), Hobbs ha estado siguiendo la pista por doce países a una banda de letales conductores mercenarios. Hobbs le pide a Dom que reúna a su equipo y le ayude a atraparlos a cambio de un indulto. Tiene una poderosa razón para hacerlo: Letty está con ellos.   2013 - DIRIGIDA POR: Justin Lin - PROTAGONIZADA POR: Vin Diesel, Dwayne Johnson, Gina Carano, Michelle Rodriguez, Paul Walker, Luke Evans, Jordana Brewster y Elsa Pataky. Ya en cines.

Dirigida por Justin Lin (que ya se había encargado de tres de las películas anteriores de la saga), Fast & Furious 6 (A todo gas 6) viene bien surtida con un poco de todo lo que te esperas y lo que no: espectaculares carreras, explosiones, muchos coches rugiendo furiosamente, tanques y hasta aviones militares... Esta película es a la comida rápida lo que una gigantesca hamburguesa con extra de ketchup y una grande de patatas fritas. Una vez al año no te matará, pero es suficiente con eso: una vez al año.

 

En esta ocasión la película sitúa a Luke Hobbs (Dwayne Johnson) y Riley (Gina Carano) tras la pista de una organización de pilotos mercenarios dirigida por Owen Shaw (Luke Evans) junto a Letty (Michelle Rodriguez), a quien Dominic Toretto (Vin Diesel) creía muerta. Para atraparla intentará que Dom y su equipo, entre los que se encuentran Brian O'Conner (Paul WalkerLadrones) y Mia Toretto (Jordana BrewsterDallas), se unan a él para ayudarle. En contrapartida, les promete conseguir el indulto por todos sus delitos.

 

 

Momentos fabulosos y momentos horrorosos

Podría ponerme gafapasta y deciros que la película es bochornosamente machista o que el guión no tiene ni pies ni cabeza, pero creo que os haría un flaco favor porque todos perderíamos nuestro precioso tiempo. La cuestión es si la peli merece pagar la entrada y ya os digo rotundamente que sí, y que vayáis preparados para ver lo que ya sabéis que encontraréis: unas carreras de infarto, unas escenas de acción apabullantes y un guión, que, bueno, es lo que es, pero no engaña tampoco. Y al que no le guste, que elija otro título de la cartelera y no pasa nada. Esto es 100% entretenimiento: no cambiará vuestra vida pero os hará vibrar en la butaca y pasar un rato de lo más divertido.

 

 

 

Justin Lin es un verdadero maestro a la hora de rodar acción y tira de absolutamente todos los recursos que le da la gana, como ya nos contaron ayer los chicos de Autobild. El diseño de producción es bárbaro contando con localizaciones en Reino Unido o España (en las Islas Canarias en concreto, ¿me lo parece a mí o se ha puesto de moda meter dos párrafos en castellano en todas las pelis de Hollywood?).

 

Como el propio director comenta, "necesita un ejército" para rodar ciertas escenas, ya veréis por qué... Entre las novedades, además de que la saga cruza el charco para rodar en Europa, está la inmensa variedad de coches, rancheras, camiones, ¡un tanque! y hasta un avión militar ruso cuyo despegue se impide de la forma más espectacular posible. Sobre todo la primera hora de película en la que se presentan los mercenarios te deja alucinando.

 

 

 

 

 

Junto a escenas fantásticas que incluyen a un cada vez más interesante Luke Evans como villano pilotando un coche de carreras tuneado que corre que se las pela (mira que los coches no me interesan demasiado, pero te engancha la vista el juguetito), hay también momentos videocliperos con guapas en minifalta y Vin Diesel derrochando encanto viril, que, qué decir, se lo podrían haber ahorrado y tampoco lo habríamos echado de menos.

Queda caña para rato

Ya desde mucho antes de que se estrenara la película la confianza está siendo tanta en el producto que venden que sabemos que habrá una séptima entrega y al final del metraje Lin suelta la caña de pescar desvelando la identidad de la persona que pondrá en apuros de nuevo a "la familia" de Toretto. O lo que queda de ella, porque ya os adelanto que hay bajas. Hasta aquí puedo leer, que no quiero reventaros ninguna sorpresa.

 

 

 

En general la acción es adrenalina pura, muy disfrutable y las tramas personales un trámite de transición entre peleas, carreras y explosiones. Especialmente reseñable es la paliza que se pegan Gina Carano y Michelle Rodríguez en el metro londinense, ¡lo nunca visto! Olvídate de las peleas ñoñas en las que dos tías lucen palmito mientras gimen y se tiran del pelo, estas dos contundentes mujeres son creíbles y el trabajo de dobles, que lo habrá, es casi imperceptible.

 

Sí, ha sido necesario un regimimiento para poner en pie esta sexta película, pero el disfrute palomitero está más que asegurado.

Valoración

Acción a tope para una película trepidante que resucita una saga que parecía agotarse, pero ¡qué va! ¡Menudo final! Nos queda gas para rato...

Hobby

70

Bueno

Lo mejor

La pelea entre Gina Carano y Michelle Rodríguez en el metro y lo risible de las piruetas en el aire.

Lo peor

Las machotadas y que nos sigan vendiendo a Vin Diesel como un tío bueno irresistible ¿?