Tom Cruise, Emily Blunt
Análisis

Al filo del mañana. ¡Crítica doble!

Por Raquel Hernández Luján
-

CRÍTICA DE: Al filo del mañana (Edge of Tomorrow) - DIRIGIDA POR: Doug Liman - PROTAGONIZADA POR: Tom Cruise, Emily Blunt, Bill Paxton y Jeremy Piven. EN CINES A PARTIR DE: 30 de mayo.ARGUMENTO: Adaptación del la novela de Hiroshi Sakurazaka "All You Need Is Kill" en la que nos presenta un futuro en el que la Tierra está siendo asediada por unos extraterrestres capaces de anticiparse a los movimientos de las tropas humanas. El comandante Will Cage será degradado por no querer saltar al terreno de combate y se verá obligado a permanecer en un bucle temporal que se reinicia cada día.

ACTUALIZADO 31-05-2014: Completamos nuestra crítica de Al filo del mañana con una segunda perspectiva de la película, en relación a la novela original. Podéis leerla al final del artículo.

TEXTO ORIGINAL: Al filo del mañana es una de las películas de ciencia-ficción más interesantes de los últimos meses y cualquier fan del género agradecerá su llegada a las carteleras como propuesta preveraniega por su ingente cantidad de acción y sus pinceladas de humor.

Doug Liman firma probablemente su película más interesante hasta la fecha extrayendo de la novela "All You Need is Kill" lo que le interesa, para crear un relato convincente y suficientemente entretenido, aunque también hay que decir que el guión de Chistopher McQuarrie, Jez y John-Henry Butterworth tiene su bajoncillo en el tramo final, entre otras cosas porque deriva en algo totalmente diferente a la novela.

Puliendo la roca

Quizá uno de los puntos más interesantes de la película a nivel argumental es que el héroe se va haciendo a fuego lento porque al comienzo es un hombre al que desde luego la guerra le interesa más bien poco. Acusado de deserción cuando rehúsa exponerse en el campo de batalla, es degradado y enviado a una misión suicida en la que su vida da un giro de 180 grados.

Atrapado en un bucle temporal, se verá cíclicamente obligado a morir para revivir una y otra vez el mismo día hasta ir perfeccionando sus técnicas de combate gracias a su compañera Rita Vrataski, una guerrera de las fuerzas especiales implacable a la que no le tiembla el pulso a la hora de hacer frente al enemigo.

Trío de lujo

Tom Cruise realiza un buen trabajo mostrando correctamente la evolución de su personaje y consiguiendo que sus líneas más agudas brillen con luz propia, pero yo reseñaría especialmente el papel de Emily Blunt (Looper), una actriz que tiene varias cualidades fabulosas: por un lado ese aspecto dulce y sensual a la par que elegante que no desdice sino que enfatiza sus facultades como guerrera. Es contundente, dura, física y te crees perfectamente a su personaje.

Y en un segundo plano pero con un papel que viene a servir en cierta forma de desahogo cómico está un magnífico Bill Paxton (2 Guns) que se hace querer en su papel de sargento mandón y ponepilas.

Los bichos y sus técnicas de combate

Como ya hemos visto en los abundantes adelantos de Al filo del mañana, los Mimics o "mímicos" son unas criaturas con una especie de inteligencia colectiva que les permite trabajar como una colmena e incluso manipular el tiempo adelantándose a los acontecimientos. Realmente parecen imbatibles y están a punto de ganarle el pulso a los humanos en Europa.

Los exoesqueletos o jackets que utilizan las tropas contra los Mimics son molones y están cargados de armas bestiales que le dan una gran crudeza a los enfrentamientos, pero me sigo quedando con los de Elysium, que eran más estilizados.

Su forma de moverse es bastante innovadora, porque, entre otras cosas, su movimiento aparentemente desordenado y aleatorio es letal y la sangre de algunos de ellos tiene propiedades inusitadas. ¿Cuál es el problema de base de la película? Pues que no son tratados como seres inteligentes o comunicativos... Nada, son bichos y hay que cargárselos... No hay más poesía detrás de este hecho: desconocemos sus motivaciones para atacar, su propósito o su organización. Una pena, le podrían haber sacado más partido.

Y pesando en la balanza...

Lo que le resta más puntos a la película es el final, que parece de fórmula química (A+B=C), que además de súbito es bastante poco enjundioso. No conseguimos acceder del todo a esa parte íntima de los personajes que nos habría podido llegar a emocionar aunque puntualmente sí hay algunos momentos que cuentan con algo más de calidez.

Por contra, la cinta sale favorecida si tenemos en cuenta la velocidad y el ritmo que Liman le imprime a la parte central del relato, que podría habernos introducido en un tedioso proceso y que, por el contrario, es no solo digerible sino de lo más movido. La progresión temporal de la cinta, con bucles incluidos es en ese sentido muy certera. La mejor secuencia de la película: la primera vez que Cage se tira del vehículo de transporte aéreo por la complejidad de los planos y lo bien que está rodada la acción (e insertados los efectos especiales).

Al filo del mañana tiene más atractivos que problemas que reseñar: es en general una buena película que, contando con Cruise como cabeza de cartel, será un éxito seguro de taquilla a pesar de que nos deje con la sensación de que podría haber sido mucho mejor.

Crítica de la película en relación a la novela original

Por Daniel Quesada

El concepto de "novela ligera" está muy arraigado en Japón. Se trata de historias relativamente cortas, sencillas, basadas puramente en el texto y en un par de ilustraciones que nos ayudan a imaginar lo que se está narrando. Pero claro, hablamos de Japón, donde hablar de héroes épicos o de cyberpunk es tan normal como novelizar una historia de amor o una investigación detectivesca. El formato es tan normal que resulta difícil destacar entre el mar de alternativas. All you need is kill de Hiroshi Sakurazaka consiguió esa hazaña gracias a una historia muy bien contada, personajes perfectamente definidos y, sobre todo, una premisa central que resulta irresistible.

Precisamente esa premisa (el protagonista ha de revivir la misma batalla una y otra vez hasta dar con la solución), tan propia de un videojuego, es de las pocas cosas que se han mantenido en la muy digna adaptación de Doug Liman. La otra sería, en parte, el brillo de Rita Vrataski. Pero mejor comencemos por las diferencias, sin "spoilear nada".

El protagonista en la novela es Keiji Kiriya, un recluta novato, aunque entrenado en el uso de los jackets (llamados chaquetas en la película). Entiende lo que está haciendo y dedica tiempo a explicar al lector por qué resultan tan letales y peligrosos de usar los jackets (de hecho, se comenta que si alguien lo usa sin disciplina podría destrozarse el cuerpo). La película pasa bastante de puntillas por la complejidad del dispositivo y, de hecho, en ella el personaje de Tom Cruise vive ajeno al ejército y nunca lo había usado.

Este personaje, William Cage, es bastante diferente al Keiji del original. No solo por ser americano en lugar de japonés, sino porque es un poco más resabiado y locuaz, frente al carácter reservado del héroe de la novela. Vamos, que es más americano que japonés, también en su carácter. Se nota que en la película se busca una mayor implicación del espectador con el héroe, mientras que en la novela se prioriza el contexto.

Y de ahí pasamos a su contrapartida, la heroína de guerra Rita Vrataski. Tengo que decir que tenía mis dudas sobre la elección de una actriz tan "dulce" como Emily Blunt para el rol. Al leer la novela, te imaginas a una chica pequeña, pero dura, con presencia. En ese sentido, tengo que decir que la artista ha cumplido sobradamente con la tarea, en su mirada, sus poses y su presencia física, realmente contundente. Sin duda, una gran elección de casting y un trabajo perfecto por parte de Blunt.

El problema es que, por motivos de guión, el personaje pierde algo del aura de la novela, a varios niveles. En el más superficial, da un poco de pena que se haya sustituido su hacha de guerra de la novela por una especie de mandoble. El hacha resultaba más salvaje, pero también tenía un peso dramático mucho más interesante. El mandoble apenas se muestra en la película. Y esto nos lleva a la principal diferencia de Rita.

En la novela, Keiji cuenta cómo se queda embelasado viendo combatir a la chica, la cual parece bailar mientras descuartiza miméticos. Rita parece una diosa, alguien inalcanzable. Por su parte, en la película, se dice que ella supone un icono para los demás, pero a la hora de combatir su rendimiento es un poco más accidentado. Pasa de ser la figura referente a , hasta cierto punto, la "damisela en apuros" frente a un Cage cada vez más eficaz. Esa evolución es mucho más sutil en la novela. Incluso el jacket de Rita tiene un sombolismo que directamente se obvia en el film. Su color rojo estridente expresa uno de los mayores conflictos de Rita, conflicto que no existe en la aventura de Cruise.

Por su parte, los miméticos son descritos en la novela como sapos hinchados y desagradables, mientras que en la película son una especie de máquinas de matar de aspecto "calamaresco" similar a la de los centinelas de Matrix. Se hace más hincapié en lo letales que resultan y, de hecho, muchas de las muertes del héroe se cuentan con detalle: cómo se desangra, cómo una lanza lo atraviesa, cómo se le salen las tripas... Por su parte, la película usa rápidos fundidos a negro para expresar cada muerte. El montaje es rapidísimo y muchas veces opta más por el humor que por la violencia para marcar esos momentos.

Quedan los personajes secundarios. El espíritu del sargento Ferrell está muy bien trasladado a la película, mientras que el resto de personajes se han creado expresamente para el film. Shasta ha sido sustituida por el doctor Carter (seguramente, para no difuminar el interés romántico del protagonista), mientras que todo el pelotón tiene un peso que no existía en las páginas. Ya no se habla tan solo del protagonista y Rita, el pelotón se "cuela" más en la narrativa. Eso ha servido para agilizar el ritmo.

Por último, hay ciertas diferencias en el final de la película (mejor no destriparlas aquí para no fastidiar a nadie) que son cruciales y que modifican enormemente la reflexión que uno extrae. Para mí, ese es el principal defecto del filme.

El resto de cambios, la verdad, me parecen justificables de cara a crear una experiencia cinematográfica rápida, rítmica y atractiva. La prueba es que la mayoría de los espectadores con los que vi Al filo del mañana quedaron muy satisfechos e incluso sorprendidos ante su originalidad. No culpo a Liman por modificar tantas premisas de la historia, porque una película no es una novela. Ni se "lee" igual, ni se exhibe en el mismo contexto, ni sigue las mismas normas comerciales. Una novela puede ahondar más en detalles extremos. El filme ha hecho un gran trabajo de extraer la esencia de la historia y concebir algo nuevo que pueda funcionar en las salas de exhibición, por lo que estoy bastante de acuerdo con el 79 de Raquel. Pero ya sabéis lo que suele decirse: la novela es mejor.

Valoración

Valiente reinterpretación de la novela de Sakurazaka con un evidente aire yanqui que, si bien no le hace mal, tampoco le aporta demasiado. El ego de Tom Cruise sigue quedando por encima de la historia. Otra vez.

Hobby

79

Bueno

Lo mejor

El ritmo del tramo central, que podría haber sido tedioso y sin embargo "va como un tiro".

Lo peor

El abrupto final no arriesga nada de nada.

Lecturas recomendadas