Análisis

Crítica gamberra de Ted

Por Raquel Hernández Luján
-

ARGUMENTO: El pequeño John pide el deseo de que su oso de peluche cobre vida y sea su mejor amigo. 27 años después, el oso Ted sigue lastrando la vida de John, que se ve arrastrado por las ganas de juerga del peluche. Con 35 años se planteará, al fin, sentar la cabeza.2012 – DIRIGIDA POR Seth MacFarlane – PROTAGONIZADA POR Mark Wahlberg, Mila Kunis y el propio MacFarlane como la voz de Ted. En la versión doblada al castellano, Santi Millán presta su voz al peluche.

Este viernes llega a la cartelera Ted, el osito de peluche más deslenguado que hayas visto jamás. Por cortesía del portal SensaCine pudimos acudir al preestreno para contarte con antelación qué puedes esperar del salto a la pantalla grande del creador de Padre de familia, Padre made in USA y El show de Cleveland.

Como tarjeta de visita, ha arrasado en la taquilla estadounidense recaudando 54 millones de dólares el primer fin de semana, a pesar de la calificación “R” que alerta del contenido sexual, violento y de consumo de drogas en la película. La página oficial de la película, sin ir más lejos tiene un área de contenidos restringidos para adultos.

En España el estreno se ha adelantado al día diez y no está recomendada para menores de 16 años, así que, por favor, ¡que nadie lleve a un niño a la sala!

Un osito muy animado

A medio camino entre el drama suave y la comedia gamberra, MacFarlane realiza un trabajo de dirección bastante correcto, sobre todo teniendo en cuenta la complejidad que entraña mezclar personajes reales con animaciones por ordenador.

Creado con tecnología CGI, Ted tiene una asombrosa capacidad expresiva. Para los que tengan más entrenada la mirada, atención a la escala, porque en algunos momentos el osito parece bastante más grande… De hecho en postproducción tuvieron que usarse más ositos... Y es que Ted es capaz de hacer DE TODO. Os aseguro que no volveréis a mirar a vuestros peluches con inocente ternura.

La actriz de origen ucraniano Mila Kunis parece siempre atrapada en el mismo tipo de papeles secundarios, pero está correcta sin destacar excesivamente. Sin duda es la relación entre Ted y John (Mark Wahlberg) la que mueve los engranajes de la película.

Moviéndose entre luces y sombras, Ted representa la reducción al absurdo de los sueños infantiles, mostrando de alguna forma la imposibilidad de la eterna juventud y la necesidad de evolucionar para alcanzar nuevas metas. Es adorable pero incorregible, como un pequeño Jekyll y Hyde.
 
La trama es más compleja de lo que parece ser y detrás del “caca, culo, pedo, pis”, se intuye una defensa de la diversión y de la amistad pero también de una búsqueda del lugar de cada uno en el mundo. Le sobran vueltas de tuerca, eso sí, a lo escatológico y lo soez que parecen ser la excusa para albergar un mensaje más profundo y llegan en ocasiones a la náusea. Virtud del director es saber reconducir esos momentos para que te arranque una carcajada o un “cómo se pasa” que no pierde comicidad. Si se libera de ese complejo de culpa en la previsible segunda parte, dará un salto importante

¿De quién es la culpa?

Es lo que uno se pregunta cuando ve a un osito de peluche hablando de “felpudos”, “chirlas” y “lumis”. Pues del propio MacFarlane, cuya experiencia como guionista se remonta a 1995. Entre el 96 y el 98 trabajó también en las series de animación Vaca y Pollo, El Laboratorio de Dexter y Johnny Bravo, pero en esta ocasión cuenta con la colaboración de Alec Sulkin y Wellesley Wild, dos de sus coguionistas y coproductores de Padre de familia.

Para la versión en castellano muchos gags se han adaptado a expresiones, personajes y nombres españoles para no perder fuerza. Esta libertad produce sensaciones agridulces: que el protagonista se llame John y la novia de Ted “la Vane”, por ejemplo chirría en los oídos, pero hay que reconocer que el tono cómico no se pierde.

Esta cara me suena

Un variado elenco de actores aparece en pequeños papeles mostrando la flor y nata de la pequeña pantalla. Desde Ted Danson (Cheers, Daños y Perjuicios), hasta Giovanni Ribisi (Friends, Me Llamo Earl), Patrick Warburton (Reglas de Compromiso), Jessica Barth (Melissa & Joey), Bill Smitrovich (The Event), Laura Vandervoort (V, Smallville), Jessica Stroup (Sensación de Vivir: la Nueva Generación)…

La cantante Norah Jones también reaparece en el cine después de que protagonizara My Blueberry Nights de Wong Kar-Wai en 2007. En Ted se interpreta a sí misma introduciendo un pasaje musical diferente en la banda sonora. ¡Menudo cambio de registro!

Atrapados por las redes

Parece ser que MacFarlane es otro amante de los 80, como los que cuelgan fotos en Facebook de la mano loca o vídeos de Parchís. Su nostalgia se plasma en películas míticas como Indiana Jones, Star Wars o Flash Gordon y en elementos de atrezzo brutales como juguetes oficiales, merchandising de coleccionista y juguetes que arrasaron en su día como las Cabbage Patch Kids.

Como anécdota podemos comentar que este verano, el osito Ted inauguró su perfil en la red social de microblogging Twitter: @TedEsReal desde la que durante todo el verano ha estado vertiendo sus afilados comentarios. Aquí va una muestra: “Nunca me he quejado de ser bajito. Pero cuando tienes mi estatura y un caniche te mira con lascivia…” o “Que no os engañen, Mila Kunis no está contando TODA la verdad sobre el rodaje de la peli… De lo nuestro no dice nada”.

Valoración

Una visión retorcida y actual del cuento de hadas clásico. No obstante le vence cierta sensiblería entre taco y taco. El osito hará las delicias de los seguidores de Padre de familia, al resto querrá lavarle la boca con lejía.

Hobby

60

Aceptable

Lo mejor

La nostalgia por los años 80 que propulsa la película.

Lo peor

Un alegato a las drogas un poco fuera de lugar, aunque en algunos momentos haga gracia.