Análisis

Crítica doble de Hércules, con Dwayne "La Roca" Johnson

Por Fátima Elidrissi
-

CRÍTICA DE Hércules (2014) - DIRIGIDA POR Brett Ratner- PROTAGONIZADA POR Dwayne "La Roca" Johnson, Rufus Sewell, Ingrid Bolsø Berdal, Aksel Hennie, Ian McShane, Joseph Fiennes, Rebecca Ferguson, Askel Hennie, John Hurt, Irina Shayk. ESTRENO el 5 de septiembre.  ARGUMENTO: Atormentado por su pasado Hércules, mitad hombre, mitad dios, vende sus servicios junto a su leal gurpo de mercenarios. Todo cambiará cuando, atraido por la leyenda, el rey de Tracia contrate al héroe para poner fin a la guerra que asola su país.

La épica de sandalias regresa con Hércules, una película dispuesta a recordarte porque un relato de aventuras protagonizada por un héroe mítico puede ser un espectacular entretenimiento, en este caso erigido sobre los enormes y aceitosos músculos de Dwayne "La Roca" Johnson. Así que preparaos primero, para la crítica más cinéfila, y un pelín más tarde para el análisis comiquero, firmado por nuestro experto Jesús Delgado. Porque esta nueva cinta sobre las aventuras del poderoso semidiós lleva a la gran pantalla la oscura novela gráfica de Steve Moore Hércules: Las Guerras Tracias. Pero no nos adelantemos.

Aviso a espectadores a modo de guía de uso. Hércules es una película de aventuras y acción. Lo grita el tráiler, sus carteles, su protagonista, y desde el minuto uno la propia película. Así que adaptad vuestras expectativas al género y no sólo seréis gratamente complacidos por sus sangrientas batallas, sus inadaptados protagonistas y el esperado advenimiento del héroe, sino que disfrutaréis con sorpresa de una interesante revisión sobre la creación de los mitos en un sólido y entretenido relato.

La película comienza recordando la legendaria historia de Hércules, desde su nacimiento como el hijo del dios Zeus y la mortal Alcmena hasta la realización de los míticos 12 trabajos, convenientemente representados. Pero tras la muerte de su mujer y sus hijos nuestro héroe vive atormentado y vaga por las tierras de Grecia ofreciendo sus servicios al mejor postor. Por el camino ha reclutado una banda de leales y feroces mercenarios (sí, a lo Sylvester Stallone), cada uno especializado en el uso de unas armas como veremos en las espectaculares batallas que están por venir.

En un interesante giro la veracidad de la leyenda de Hércules se pone en duda desde el principio de la cinta, cuando descubramos que las impresionantes hazañas del héroe son más bien fruto del talento como narrador de su sobrino. Conscientes todos ellos de que una buena historia puede derrotar a más enemigos que una espada, aprovecharán cualquier ocasión para alimentar el mito.

La fama de Hércules atraerá la atención del rey de Tracia, que por medio de su atractiva hija solicitará la ayuda del héroe para poner fin a la guerra que asola su país y vencer al malvado Rhesus. ¿La recompensa? Su peso en oro.

A partir de este momento la película se desarrolla por los cauces habituales del género. Épicas batallas, alguna derrota. Entrenamiento del ejército, gags cómicos. Presentación de los personajes, flash-backs explicativos. Y he aquí el momento que imagino muchos de los espectadores de la cinta estarán esperando: la aparición de Irina Shayk.

La modelo da vida a Megara, la mujer de Hércules en la película. No sería justo juzgar su labor como actriz porque la novia de Cristiano Ronaldo pronuncia una frase en toda la película (cuatro palabras en la versión original). Pero un bellezón así nunca está de más al lado de La Roca, más cuando aprovecha para mostrar algo de carne, aunque sea brevemente. Pero sigamos con la película.

Lo bueno, si breve, dos veces bueno

Vista la tendencia a la eternización en los relatos de (super)héroes el ajustadísimo metraje del Hércules de Brett Ratner (director, recordemos, de X-Men: La decisión final, la trilogía de Hora Punta o El dragón rojo) se agradece enormemente. En sus 90 minutos el protagonista arrea con su maza a diestro y siniestro al tiempo que traiciones, secretos y engaños vienen a demostrar que los buenos no son tan buenos y los malos no son tan malos en una narración que no decae en ningún momento. Cierto es que la trama puede resultar en ocasiones predecible, los personajes planos o sus motivaciones un tanto simplonas. Pero hemos venido a ver cómo un héroe se redime a base de mamporros, y esto lo consigue magistralmente.

 

La ambientación y ejecución de las batallas, carros de combate incluidos, recuerda a clásicos como Espartaco o Ben-Hur: más allá de la satírica mirada sobre la historia del legendario héroe, la película apuesta por el “realismo”, dentro de lo que el género permite. Así que no esperéis nada de oscuras y modernas ambientaciones a los 300.

La construcción de sets (obra del diseñador de producción Jean-Vincent Puzos) llama la atención en la era del CGI, del que por otro parte se abusa en ocasiones a la hora de multiplicar a los soldados. Todo esto acompañado por una magnífica banda sonora firmada por Fernando Velazquez, que consigue acompañar las escenas de acción y subrayar los momentos épicos sin resultar excesiva. Algo encomiable en el género.

Mención especial merece el elenco que rodea al protagonista, que consiguen elevar la película y sus personajes. Ian McShane y su poderosa voz dan profundidad al relato y ayudan al héroe a romper sus cadenas. Rufus Sewell como el pragmático y ambicioso amigos de Hércules Autólico. John Hurt como el rey Cotis de Tracia. Ingrid Bolso Berdal, la mercenaria del grupo pegada a un arco. Joseph Fiennes con una melena digna de ser expuesta como el rey Euristeo. Un increíblemente expresivo a la par que mudo Aksel Hennie. O el casi desconocido pero impresionante Tobias Santelmann como el enemigo de Hércules.

En lo que respecta a Dwayne Johnson, el actor vuelve a combinar sus evidentes cualidades para las escenas de acción con ciertos momentos cómicos, abundantes en toda la película y muy de agradecer.

La sensación que deja Hércules es la de un poderoso entretenimiento donde monstruos y héroes son desmitificados. Incluso en los créditos. La pregunta que lanza la película quizá sea cuál es la cantidad necesaria de realidad y ficción necesaria para construir un héroe. ¿La respuesta? Qué más da. El héroe, aunque suene ñoño, está dentro de ti.

La crítica comiquera, por Jesús Delgado

Bueno, y ahora vamos a la otra crítica, la friki-comiquera. Como muchos ya sabréis a estas alturas (y si no, os lo cuento en un momento),  el guion de esta nueva película de Hércules que nos ocupa hoy no es un producto original, sino que está basada en un cómic que salió únicamente en Estados Unidos allá por 2008: Hercules: The Tracian Wars

El cómic, al igual que la película, narra cómo Hércules y sus banda de mercenarios son reclutados por un rey de Tracia para apaciguar a unos insurgentes, encabezados por Reso, un misterioso caudillo que pretende destronarle. Sin embargo, además del dramatis personae y la sinopsis, la película y el cómic no guardan más semejanza, salvo quizá el hecho de que ambas versiones bien pudieran parecer una partida de Dungeons & Dragons, ambientada en la Grecia mitológica y dirigida por un Master especialmente benévolo y blando. 

Siendo honestos, la historia que al final nos cuenta el cómic y la que nos muestra la película son muy distintas. El primero es bastante canalla y ofrece otro retrato de los personajes mucho más profundo y radical, valiéndose de una violencia que a veces roza en lo gratuito. Paralelamente, la cinta, aunque también tiene violencia, la enfoca de una manera mucho más contenida y dosificada, que se traduce en una interpretación distinta de los mismos hechos. En el cómic lo que tenemos es algo que trata de ser un “Capitulo perdido” de los mitos, con toda su crudeza, frente a este Hércules de “La Roca”, quien lejos de ser un dios, es un mortal con una gran leyenda convenientemente exagerada a sus espaldas. De ahí que el tono sea, con diferencia, algo más amable.

¿Es por ello un bodrio de cinta? ¿Acaso la película debería ser más fiel al cómic? Pues a esta cuestión, diré que sobre gustos colores. Lo cierto es que la película se deja ver… bueno, ¡más que eso!, si te olvidas de tus prejuicios y vas sabiendo que vas a ver una de aventuras y batallas, entonces la disfrutarás como un enano.  Que esta cinta no sea un calco exacto del cómic original no la hace perder puntos, sino al contrario.  Sus productores no pretendían seguir la estela de Sin City ni 300 en ningún momento. Y demos gracias de ello, ya que aunque el cómic es una rara y hermosa obra, que desgraciadamente no ha llegado a España, la historia no se presta para hacer una interpretación literal de su trama. 

Gracias a estas "libertades creativas" , la adaptación nos regala una narración ligera, pero con las suficientes vueltas de tuerca para que nos llevemos alguna que otra sorpresa; un reparto de buen nivel que sin romperse la cabeza retrata a una serie de personajes míticos en un contexto pseudo-histórico de forma más que correcta; y, sobre todo, a Dwayne Johnson, interpretando a un Hércules rudo pero entrañable, bruto pero con un buen corazón, que llena él sólo la pantalla.  Esto último, claro, es un valor seguro para sus fans, pero un punto negativo para sus detractores.

Pero si todo lo dicho no os convence, atentos a la banda sonora, compuesta por el español, Fernando Velázquez (El Orfanato,  Ocho Apellidos Vascos). La música de Hércules es, posiblemente,  uno de los puntos fuertes de la película.  Rara vez una BSO compuesta por alguien “de aquí” ayuda a crear atmosferas épicas con tal maestría como la de Velázquez. 
¿Pero es todo bueno en Hércules? Bueno, falta Kevin Sorbo haciendo un cameo. Quizá que las fechas no bailen tanto y que los Tracios sean retratados como el pueblo indoeuropeo que eran y no como griegos al uso… En fin, los típicos dislates de Hollywood a los que nos tienen tan acostumbrados los grandes estudios.  Y, por supuesto,  que los efectos digitales en ocasiones fueran un poco más discretos.  Pero vamos, nada que no se pueda perdonar salvo si el espectador va con pretensiones de ver la película que redefinirá el género. 
Resumiendo, que le doy también un 78. Correcta película de acción y aventuras, pseudo-mitológica con la que despedirnos de las vacaciones. Si después de taquillazos del verano no teníais muy claro qué película de acción ver ahora, en septiembre, entonces tranquilos que Hércules no  os decepcionara: acción, humor, monstruos, batallas e Irina Shayk en pelo…. diciendo dos frases.  Una apuesta segura de palomitas, refresco y diversión cinematográfica.

Claro que si todo lo dicho no os convence, la banda sonora sí debería hacerlo. Compuesta por el español Fernando Velázquez (El Orfanato,  Ocho Apellidos Vascos), la música de Hércules es posiblemente  uno de los mayores puntos fuertes de la película.  Rara vez una BSO compuesta por alguien “de aquí” ayuda a crear atmosferas épicas con tal maestría como la de Velázquez. Y si no nos creéis, atentos a la escena de la segunda batalla...

¿Pero es todo bueno en Hércules? Bueno, falta Kevin Sorbo haciendo un cameo, lo que hubiera sido un puntazo de fanservice muy gratuíto y maravilloso. También hay que decir que en ocasiones sería deseable que los efectos digitales fueran un poco más discretos. Y que, quizá, las fechas "históricas" bailan un poco, haciendo que los Tracios sean tomados como griegos al uso y no como otro pueblo aparte... En fin, los típicos dislates de Hollywood a los que nos tienen tan acostumbrados los grandes estudios. Pero vamos, nada que no se pueda perdonar salvo si el espectador va con pretensiones de ver la película que redefinirá el género.  

Resumiendo, que le doy también un 78. Correcta película de acción y aventuras, pseudo-mitológica con la que despedirnos de las vacaciones. Si después de los taquillazos del verano no teníais muy claro qué película de acción ver en septiembre, entonces tranquilos que Hércules no os decepcionara: aventuras, humor, monstruos, batallas e Irina Shayk enseñando el…. esto... diciendo dos frases.  Vamos, una apuesta segura y palomitera. 


Valoración

Hércules cumple con lo que promete, es decir, batallas, acción y a La Roca, y algo más con esta épica revisión del mítico héroe de la antigua Grecia.

Hobby

78

Bueno

Lo mejor

La relectura del mito. ¿Qué cantidad de leyenda y realidad hace falta para construir un héroe?

Lo peor

El escaso desarrollo de los personajes. Pero qué demonios, ¡es una peli de acción!

Lecturas recomendadas