Análisis

Crítica de Hércules: el origen de la leyenda

Por Raquel Hernández Luján
-

ARGUMENTO: En Hércules: el origen de la leyenda, asistimos a la plegaria desesperada de Alcmena hacia los dioses, para pararle los pies a Anfitrión. Fruto de este deseo nace Hércules, engendrado por Zeus, padre de los dioses y los hombres. Ajeno a su verdadera identidad, Hércules sufre el desprecio del rey, quien favorece siempre a su hijo legítimo Ificles.2013 - DIRIGIDA POR: - Renny Harlin - PROTAGONIZADA POR: Kellan Lutz, Liam McIntyre, Scott Adkins, Roxanne McKee, Liam Garrigan, Rade Serbedzija, Johnathon Schaech, Luke Newberry, Jukka Hilden y Rick Yudt. En cines a partir del 24 de enero.

Renny Harling, que inició su andura profesional en el 81 con una TV movie y desde entonces ha centrado mucho su carrera en el cine fantástico y de terror con títulos como Infierno en el Ártico, Pesadilla en Elm Street 4, Cazadores de mentes o El exorcista: el comienzo, firma una cinta con alma de serie B que perfectamente podría haberse estrenado de forma directa en DVD a la luz del acabado final.

Sin despeinarse demasiado, hasta cuatro guionistas: Daniel Giat, Renny Harlin, Sean Hood y Giulio Steve han puesto en pie una versión del todo bastarda del mito griego de Heracles tomando como referencia al semidios nacido de la unión de Zeus y la humana Alcmena (Roxanne McKee), decidida a liberar a su pueblo de la tiranía de su sanguinario marido Anfitrión (Scott Adkins), aunque nada sucede como debería ni por lo que debería... Un verdadero despropósito que se podría haber salvado por el ritmo o la originalidad pero que no encuentra redención en los laaaargos 99 minutos de cinta.


Por el contrario, Hércules: el origen de la leyenda, hunde sus raíces en la relación amorosa del tan mazado como inexpresivo Kellan Lutz y la bella de turno, Hebe, a la que da vida Gala Weiss, y que se convertirá en el objeto de confrontación con su hermano mayor Ificles (Liam Garriganquien, favorecido siempre por el favor de su padre, anuncia su boda con ella antes de mandar a Hércules a la guerra en inferioridad de condiciones.

Entre las interpretaciones que destacan un pelín más, tenemos a Liam McIntyre (Spartacus, sangre y arena) como Sotiris, quizás el único que parece tomarse en serio su papel, y que protagoniza con Lutz el tramo de la película de tipo Gladiator (de bajo presupuesto, eso sí).


A pesar del comienzo in media res que nos presenta a Anfitrión en plena batalla al más puro estilo 300, pronto nos damos cuenta de que algo falla en la película, ¿dónde está la sangre? No esperéis encontrarla en una cinta dirigida a un público menor de 13 años... Tampoco la fuerza de Hércules se revela hasta que proclama mirando al cielo creer en Zeus, ¿os suena a mentalidad judeocristiana? Pues a eso sumadle un látigo de fuego azul y un par de paridas por el estilo que ya habréis visto en el tráiler y las escenas románticas tópicas de turno.

El apartado de caracterización es tan pobre que hasta en un momento dado se les cuelan los pendientes de una de las actrices en un fallo de continuidad entre planos... Además en el transcurso de veinte años desde que Hércules es engrendrado hasta que se convierte en un hombre, sus padres apenas envejecen...

Las faltas de coherencia son tantas que es difícil defender la película en alguno de sus apartados porque incluso los efectos especiales cantan a pesar de los 70 millones de dólares que ha costado rodarla y postproducirla.

En fin, la película deja mucho que desear en casi todos los sentidos, pero sobre todo por su falta de enjundia y de identidad propia. Para echarse a temblar si pensamos que se titula "el origen de la leyenda", o, lo que es lo mismo, que aspira a continuar en el tiempo... Que Zeus nos pille confesados.

Veremos qué tal se las apaña el proyecto gemelo de Hercules: The Thracian Wars, que al menos cuenta en el background con una novela gráfica que le sirve de base y con un reparto bastante más interesante.

Valoración

Cuatro guionistas para destrozar el mito de Hércules en una mala digestión de Gladiator y 300 sin identidad propia y con poco que ofrecer al espectador. Si el peplum va a regresar así, mejor que no vuelva.

Hobby

40

Malo

Lo mejor

Poco se puede rescatar... curioso el cameo del director como soldado griego y poco más.

Lo peor

Las interpretaciones, los efectos especiales y las patadas a la mitología griega.

Lecturas recomendadas